Ads 468x60px

Alaba a Dios por su buena voluntad


Introducción: Alabar a Dios es un mandamiento claro en las Sagradas Escrituras, y es muy importante reflexionar en las razones por las que debemos hacerlo. Jesús es nuestro bendito Salvador quien entregó su vida por nuestro pecado, enviado por el Padre celestial cumplió perfectamente su voluntad y hoy está con nosotros todos los días hasta el fin del mundo… 

Jesús alaba al Padre celestial por su soberana voluntad. 



Mateo 11:25 “En aquel tiempo, respondiendo Jesús dijo: Te alabo, Padre, Señor del cielo y de la tierra, porque escondiste estas cosas de los sabios y de los entendidos, y las revelaste a los niños”.

El pasaje anterior a este, es decir: Mateo 11:20-24, nos enseña que el Señor Jesús se lamenta por la dureza de corazón de los habitantes de ciudades de Israel, ante su predicación, la cual incluso iba acompañada de señales y milagros, y es en ese contexto que el Señor alaba a su Padre celestial.

Específicamente nos dice la Escritura que el Señor Jesús levantó una alabanza exaltando en primer lugar al “Señor del cielo y de la tierra”, expresión que nos recuerda que Dios es Creador y soberano dueño de todo lo que existe, su señorío o gobierno debe ser reconocido por toda su creación (lamentablemente este se trata con ligereza por parte de sus criaturas).       

Nos dice además el pasaje que Jesús alaba al Padre celestial porque “escondiste estas cosas de los sabios y de los entendidos”, es decir la revelación del Mesías, los secretos del reino de Dios viniendo a la tierra, los principios de vida y bendición por la fe, entre otras cosas, son dados no a los sabios y entendidos del mundo (el orgullo y la altivez son obstáculos para recibir con humildad los diseños y bendiciones de Dios).   



Por eso es que el soberano y sabio Dios, el Padre celestial, decide entregar los beneficios del evangelio del reino a los “niños”. La revelación de todas estas cosas Dios las da a los niños, es decir, a todo aquel que con sencillez y humildad de corazón acepta y reconoce su condición para acercarse a Jesús como Señor y Salvador. Alaba a Dios por su perfecta obra hoy, mañana y siempre.    

Te invito a leer: LIBRES PARA ADORAR



.

2 Comments:

  1. Exaltemos en todo tiempo al Rey. Alabémosle porque es grande en nuestras vidas. Somos totalmente dependientes de Él. Sin Él no somos nada

    ResponderBorrar
  2. Que Dios bendiga su santa palabra.

    ResponderBorrar