Ads 468x60px

Es Dios quien va delante de ti


Es Dios quien va delante de ti
(Es Dios quien va delante de ti). Sabemos que nuestro Dios siempre será más grande y poderoso que todo enemigo, pero esta verdad es fundamental cuando enfrentamos adversidades, obstáculos o grandes desafíos en nuestro caminar de fe.

Cuando Israel estaba a punto de entrar en la tierra prometida, Dios le habló confirmando su presencia con ellos, pues había enemigos gigantes y murallas muy fuertes y altas rodeando aquellas ciudades, pero lo que les daría la victoria sería el poder de Dios con ellos. Veamos este interesante estudio




Es Dios quien va delante de ti.

Deuteronomio 9:1-2 “Israel, tú vas a entrar a desposeer a naciones más poderosas que tú, un pueblo grande y alto, hijos de los anaceos, de los cuales tiene tú conocimiento, y has pido decir: ¿Quién se sostendrá delante de los hijos de Anac?”.    

1) En primer lugar ubicándonos geográficamente, Israel estaba a punto de iniciar la conquista de la tierra prometida antes de pasar el río Jordán, y Dios les recuerda que deben derrotar pueblos grandes y numerosos, deben superar grandes y altas murallas, pero lo más importante es que él iba con ellos. Lo que marca la diferencia es que Dios va con su pueblo.   

Como podemos observar en este pasaje bíblico el Señor les habla en especial del pueblo de Anac. Los anaceos, según registra la misma Escritura, eran descendientes de los gigantes y eran famosos por su gran tamaño y fuerte carácter. Además de ser poderosos guerreros.    

2) En segundo lugar debemos destacar que los anaceos eran un pueblo de grande y alto que Israel mismo conocía, por eso les dice el Señor: “De los cuales tienes tú conocimiento”. Eran tan grandes y poderosos en la batalla que existía en aquel tiempo un refrán o dicho que Dios mismo lo cita: “¿Quién se sostendrá delante de los hijos de Anac?”. Esto nos permite ver que ellos eran temidos y poderosos en batalla.

A través de la Escritura vemos que Dios mismo iba con su pueblo y aunque hubo batallas intensas y extensas, y aunque muchas veces Israel enfrentó el miedo para ir a la batalla contra los gigantes, el Señor siempre les dio la victoria; porque nuestro Dios siempre será más grande y poderoso que todo enemigo. Lo más importante no es el tamaño del gigante, sino el poder de nuestro Dios.  



3) En tercer lugar, es fundamental creer y tener la certeza de que es Dios quien va delante de nosotros. Deuteronomio 9:3 “Entiende, pues, hoy, que es Jehová tu Dios el que pasa delante de ti como fuego consumidor, que los destruirá y humillará delante de ti; y tú los echarás, y los destruirás en seguida, como Jehová lo ha dicho”.  

Lo más probable es que ante la realidad de la batalla contra pueblos grandes y fuertes de la tierra prometida, Israel tenía temor y prevención, pero Dios les habla recordándoles que es su presencia y su poder lo más importante en estas batallas. Dios mismo marcha delante de ellos.        

4) En cuarto lugar se destaca la palabra que Dios declara con firmeza: “Entiende”, pues es un término mediante el cual Dios les llama la atención para que no se enfoquen en el gran tamaño de aquellos pueblos, sino en el poder inmenso e infinito de nuestro Dios. por eso nos dice la Escritura: “Puestos los ojos en Jesús”.   

Luego Dios añade una poderosa expresión: “Jehová tu Dios va delante de ti como fuego consumidor” no sólo los afirma y fortalece, sino que les enseña que él actuará como fuego consumidor, es decir, el enemigo caerá como la paja o la hierba seca ante el fuego que los consume, no quedando nada a su paso. No hay nada en toda la creación, natural y espiritual, que pueda detener el poder de Dios.   



5) En quinto lugar Dios declara que aunque estos pueblos son numerosos, grandes en tamaño y expertos en la guerra, serán derrotados y humillados, y Dios lo hará delante de su pueblo.

Israel entonces podrá expulsarlos y destruirlos, como Dios lo dijo. El Señor es fiel y todopoderoso, por eso podemos decir: Sí sigues a Dios, sí permites que él dirija tu vida, él será por tanto quien vaya delante de ti, no habrá obstáculo, ni gigante que te pueda detener, y los planes del Señor en ti se cumplirán totalmente.   

Te invito a leer: Sermones escritos para predicar.  



Escrito por Pastor Gonzalo Sanabria. 

4 Comments:

  1. Amén
    Aunque ande en valle de muerte, no temeré mal alguno, porque tú estarás conmigo Salmos 23:4

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. Así es Sara, no debemos tener temor, Dios mismo va con nosotros. Dios te bendiga.

      Borrar
  2. Así es, lo creo totalmente. Él es mi poderoso gigante. Amén.

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. Dios te bendiga Haydee, muchas gracias por dejarnos tu valioso comentario.

      Borrar