Ads 468x60px

Cómo puedo superar la depresión


Cómo puedo superar la depresión
(Cómo puedo superar la depresión). La depresión afecta a muchas personas en el  mundo; la depresión impacta al ser humano en toda su integralidad. Es muy importante saber entonces como hacer frente a la depresión. Veamos las actitudes correctas para superar aquellos tiempos de depresión y angustia en los que podemos caer.

Recuerda Dios te ama, él ha preparado para ti las mejores cosas y procura siempre tu bienestar, él está de tu lado para ayudarte y sostenerte. Jesús vino a darnos vida y vida y en abundancia, ora cosa no es su voluntad. Veamos este importante estudio 


  

Cómo puedo superar la depresión:

1) Debemos considerar en primer lugar la identificación del motivo de la depresión. Por lo general lo que causa mayor afectación en la vida de un cristiano es la desobediencia a la palabra de Dios. Esta condición genera malestar y tristeza en el corazón del creyente, pues el no estar bien con Dios se afectan todas las áreas de nuestra vida cristiana.      

Por eso debemos con la ayuda del Espíritu Santo examinar nuestra vida a la luz de la palabra de Dios y esto nos llevará a los pies del Señor Jesús, en él no sólo hallaremos perdón, sino ayuda para enfrentar los obstáculos y superar la dificultad. Esto podemos verlo por ejemplo en el Salmo 139:23-24

“Examíname, oh Dios, y conoce mi corazón; pruébame y conoce mis pensamientos; y ve si hay en mí camino de perversidad, y guíame en el camino eterno”.   

En muchas ocasiones la depresión en el creyente es el resultado de un sentimiento de culpa por algún pecado provocado o recibido, ante el cual no ha habido arrepentimiento sincero o no se ha aceptado el perdón de Dios y la persona sigue culpándose durante todo el resto de su vida.  

Por eso es muy importante que el cristiano crea que al confesar el pecado de corazón, el perdón de Dios le es otorgado, por tanto debe ser recibido y creer en la misericordia y fidelidad del Señor sobre cada uno de sus hijos.    

      

2) Ahora debemos considerar en segundo lugar  que la depresión es dañina. Es muy importante no sólo identificar que la depresión ha venido contra nosotros, sino ver de manera real y consciente cuan dañina es esta. La depresión es como aquella planta parásita que consume la vida de un árbol hasta llevarlo a la muerte.  

Como podemos verlo en la vida de alguien que cae en depresión, ésta no sólo afecta a quien la padece, sino que afecta a quienes le rodean. La depresión puede estancar, detener y hasta afectar profundamente los planes de Dios en una persona cuando este asunto no se atiende y supera. Debemos ser diligentes respecto a una situación de estas.   

Por eso es que la depresión es sinónimo de desánimo y tristeza, y es fundamental entonces nutrir y alimentar la fe en Dios, en sus promesas, en su fidelidad y poder para cumplir todo lo que ha prometido. Nada puede detener la voluntad de Dios.  

Sin duda alguna, es muy importante y necesario renovar nuestro gozo en la comunión con Dios, recuerda que la palabra del Señor dice en el Salmo 43:4 “Entraré al altar de Dios, al Dios de mi alegría y de mi gozo; y te alabaré con arpa, oh Dios, Dios mío”. Dios es la fuente de nuestra alegría y gozo.  


   
3) Es muy importante, en tercer lugar, fortalecer la alabanza al Señor. Decide alabar a Dios por encima de tus emociones y circunstancias.

Recordemos que el apóstol Pablo y Silas presos en la cárcel de Filipos pudieron haber escogido caer en la depresión y el desánimo, pero ellos decidieron adorar a Dios y mientras ellos cantaban himnos a Dios, el Señor envió un terremoto tan fuerte que abrió todas las puertas de la cárcel y sus cadenas cayeron de sus manos, Hechos 16:25-26

“Pero a medianoche, orando Pablo y Silas, cantaban himnos a Dios; y los presos los oían. Entonces sobrevino de repente un gran terremoto, de tal manera que los cimientos de la cárcel se sacudían; y al instante se abrieron todas las puertas, y las cadenas de todos se soltaron”.

Por todo esto entonces alabe a Dios, por su amor, por su cuidado y poder, alabe a Jesucristo el Señor por su obra en la cruz del Calvario, alabe al Señor por todos los  milagros que le ha hecho, y por su protección pasada, esto le ayudará a centrarse en el poder de Dios y esto fortalecerá tu fe y tu esperanza en el cuidado y poder divino.  

(Te invito a leer: Sermones escritos para predicar). 


4) Es muy importante, en cuarto lugar, tener presente que las circunstancias difíciles en nuestra vida son pasajeras o temporales, Dios no nos va a dejar abandonados, si lo buscamos y pedimos su ayuda él nos ayudará.

No te enfoques en el problema, mira el poder y amor de Dios. Reflexiona, identifica y valora el lado positivo de las cosas. A los que amamos a Dios todas las cosas nos ayudan a bien.   

5) Considera con diligencia, en quinto lugar, no enfocarte en tu vida solamente, participa en la vida de otros, especialmente de tus seres queridos. Ayudando a otros, nos ayudamos a nosotros mismos. Ama a Dios y ama también a tu prójimo, este es el gran mandamiento y resumen de toda la ley de Dios.      

6) Y en sexto lugar es muy importante tener en cuenta adicionalmente que el realizar algunas actividades nos pueden ayudar a superar y evitar la depresión en nuestra vida diaria, hablamos de algunas actividades como:  

a) Hacer ejercicio y visitar la naturaleza.

b) Salir y programar paseos con familiares y/ o amigos.

c) Haga cosas que sean de bendición o edificación para otros.

d) No tome decisiones apresuradas, tómese su tiempo.

e) Decida hacer cursos bíblicos.

f) Participe activamente en su iglesia local.  

Es muy importante tener en cuenta que Dios desea lo mejor para tu vida, y él siempre estará dispuesto a acompañarte para que esto sea realidad en tu vida: “Amado, yo deseo que tú seas prosperado en todas las cosas, y que tengas salud, así como prospera tu alma” 3 Juan 2.

Siempre ten presente que el amor de Dios es tan grande que envió a su Hijo a morir por tus pecados para salvarte y bendecirte. Él procura siempre tu bienestar.  

(Te invito a leer: Sermones escritos para predicar). 

Reflexión final: Como seres humanos tenemos debilidades y falencias, y cuando nos exponemos a crisis o a circunstancias dolorosas o difíciles, Dios siempre está allí para ayudarnos. Aunque nuestras emociones sean afectadas profundamente, Cristo sigue siendo nuestro sanador, nuestro salvador y siempre está dispuesto para ayudarnos.




Escrito por Pastor Gonzalo Sanabria. 

2 Comments:

  1. Relacionado con este tema, comparto una canción q es preciosa para escuchar : “al final “ de lilly goodman

    Siempre has estado aquí
    Tu palabra no ha fallado
    Y nunca me has dejado
    Descansa mi confianza sobre ti

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Sara por tu valioso aporte. Dios bendiga tu vida y gracias por tu apoyo.

      Borrar