Ads 468x60px

No temas, Dios está contigo

No temas, Dios está contigo
(No temas, Dios está contigo). La palabra de Dios nos enseña de manera contundente y calara que La presencia de Dios es nuestra fortaleza, él es nuestro escudo, Dios es nuestro refugio en todo tiempo. Salmo 23:4 “Aunque ande en valle de sombra de muerte, no temeré mal alguno, porque tú estarás conmigo”. 

1) En primer lugar podemos destacar la expresión “No temeré mal alguno” nos recuerda la importancia de no darle lugar al temor, el miedo no debe gobernar nuestra vida. Vivir bajo el temor hace que la persona sólo espere los peores resultados; el miedo actúa como un imán que atrae tristeza y fracasos.  

Como nos enseña aquí la Biblia los males pueden ser muchos, pero David dice: “No temeré mal alguno”, pues su fe en el poder de Dios y en su cuidado hace que él siga adelante, aunque el camino sea difícil y tenga grandes obstáculos.

Cuando confías en Dios, ni el enemigo, ni los obstáculos, ni el dolor te detendrán pues en Cristo eres vencedor, en él tu pie no tropezará.        

2) En segundo lugar se nos presenta el motivo de la seguridad de David. La razón fundamental para no temer mal alguno es que David está confiado en que Dios no lo va a desamparar, por eso él dice: “Porque tú estarás conmigo”, y si el Señor está contigo, nadie podrá detenerte, el maligno no podrá dañarte, tu pasarás en victoria el valle de la sombre de muerte, Dios no puede ser detenido por ningún hombre o ejército.  

(Te invito a leer: Jesús hace milagros por su poder y amor).    

Es importante recordar aquí que en tiempos de batalla y cuando asomaba el temor, Dios le habló a Abraham y le dijo: “No temas, Abram; yo soy tu escudo, y tu galardón será sobremanera grande” Génesis 15:1. Quizá hay en el mundo grandes y poderosos ejércitos, pero tu mejor escudo es la presencia misma de Dios, él es tu defensa, él pelea por ti.    

3) En tercer lugar siempre ten presente: Dios es tu fortaleza y escudo. Cuando Absalón se rebeló contra David su padre y lo persiguió, en su huida David oró diciendo en el Salmo 3:3: “Más tú, Jehová, eres escudo alrededor de mí; mi gloria y quien levanta mi cabeza”.

Estas palabras de David se dan en medio de un gran conflicto familiar, pero en toda situación Dios es nuestro refugio y fortaleza. Al final el Señor defendió a David. Dios siempre te sostendrá tu mano derecha y por eso te dice: “No temas, yo estoy contigo”.

Te invito a leer:





Escrito por Pastor Gonzalo Sanabria. 

5 Comments:

  1. Q promesa más preciosa ! Aunque hay veces q el miedo nos aparta por un momento del Señor. Él siempre vuelve a nuestro rescate y podemos sentir su presencia.

    ResponderBorrar
  2. Gracias un mensaje que fortalece mi deseo de avanzar en la fe.

    ResponderBorrar