Ads 468x60px

Reconoce que todo viene de Dios

Reconoce que todo viene de Dios
(Reconoce que todo viene de Dios). Introducción: Para caminar con Dios es muy importante desarrollar un corazón humilde, pues el Señor mira de lejos al altivo. La presencia de Dios habita en el humilde de corazón, esto significa depender del consejo divino, y no moverse ni actuar en las propias fuerzas, sino seguir la dirección de Dios, esto implica rendir nuestro corazón al Señor, despojarnos del orgullo y reconocer que todo viene de la mano de Dios…


Reconoce que toda bendición viene de Dios.

2 Reyes 5:1, 9-11 “Naamán, general de ejército del rey de Siria, era varón grande delante de su señor, y lo tenía en alta estima, porque por medio de él había dado Jehová salvación a Siria. Era este hombre valeroso en extremo, pero leproso…

Y vino Naamán con sus caballos y con su carro a la casa de Eliseo, quien envió a su mensajero, diciendo: Vé y lávate siete veces en el Jordán, y tu carne se te restaurará… Y Naamán se fue enojado, pues pensaba: Saldrá él y en pie invocará a su Dios, y alzará su mano y tocará el lugar y sanará la lepra”.  

1) En primer lugar se destaca la influencia y poder que Naamán tenía. Como podemos ver en este pasaje bíblico Naamán era un general del ejército sirio, y nos dice textualmente: “era varón grande delante de su señor… lo tenía en alta estima… era valeroso en extremo”, sus virtudes eran notorias y reconocidas, incluso por el rey mismo.     

Además nos dice el versículo uno: “pero leproso”, no todo estaba bien, él tenía una enfermedad incurable (la lepra puede tratarse hoy día en sus primeras etapas), por lo tanto, todo su poder, influencias y virtudes eran impotentes e insuficientes ante aquella enfermedad.   

2) En segundo lugar vemos a un hombre orgulloso. Este general sirio se entera de que en Samaria hay un profeta de Dios y que por el poder del Señor podía sanarlo. Entonces usando su poder e influencia habló con el rey de Siria quien le dio carta para ir al rey de Israel para que fuera sanado.

Vemos aquí a Naamán usando de nuevo su influencia y poder; él estaba acostumbrado a que debido a su posición de privilegio conseguía todas las cosas.   



3) En tercer lugar se nos recuerda que Dios es Todopoderoso. Nos enseña este capítulo de la Biblia que cuando el rey de Israel recibe la carta, rasga sus vestidos en señal de lamento, diciendo que el rey de Siria estaba buscando ocasión para la guerra, pues él no era Dios para sanar o para dar vida. Cuando el profeta Eliseo escuchó esto le envió a decir al rey de Israel:  

“¿Por qué has rasgado tus vestidos? Venga ahora a mí, y sabrá que hay profeta en Israel”. La Escritura nos dice que Naamán fue a Eliseo con su carro y sus caballos, pero Eliseo no salió, sino que le envió un mensajero que le dijo que se fuera a lavar siete veces en el río Jordán y sería sanado así de su lepra.       

Sin embargo el general Naamán se fue enojado, nos dice la Escritura, pues él esperaba que el profeta Eliseo saliera a él, e hiciera una oración especial en el nombre de Dios y que luego lo tocará y así fuese sanado. Pero nada de esto sucedió. El orgullo de Naamán había sido ofendido, y por eso se fue de aquel lugar con su lepra nuevamente.  

4) En cuarto lugar vemos que Dios bendice la humildad. El orgullo y la soberbia anteceden la caída; el orgullo y la soberbia nos alejan de Dios y de sus bendiciones, pues la Biblia dice que Dios mira de lejos altivo, más su presencia y favor con el humilde de corazón.

Es necesario, y diría yo: Fundamental, reconocer siempre que toda bendición, capacidad, privilegio y don, vienen de Dios por su gracia y misericordia, y por lo tanto la gloria y honor sólo le pertenecen a él. Cuando Naamán se sometió a la dirección de Dios fue sanado, él fue la río Jordán se lavó allí y fue limpiado de aquella lepra. Dios bendice la humildad. 

Te invito a leer:





Escrito por Pastor Gonzalo Sanabria. 

9 Comments:

  1. Excelente reflexión. Muy interesante y recomendable. Gracias por la invitación a la humildad . Dios siga usando sus vidas y ministerio .

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. Dios bendiga tu vida y familia. Muchas gracias por dejarnos tus valiosos comentarios.

      Borrar
  2. Gracias Pastor por tan Hermosa Reflexión...El Señor te continúe Bendiciendo

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. Dios te bendiga Dayira, tus comentarios y palabras son muy importantes para nosotros. Gracias.

      Borrar
  3. Gracias pastor por recordarnos con sus estudio lo q el Señor quiere de nosotros.

    El deseo de los humildes oíste, oh Jehová; Tú dispones su corazón, y haces atento tu oído,
    Salmos 10:17

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Sara por tus aportes y valiosos comentarios. Dios te bendiga.

      Borrar
  4. Exelente reflexion, sera que por el orgullo las iglesias no avansan, muchas personas no aceptan que estan mal y les cuesta dejar todo y ser humildes..

    ResponderBorrar