Ads 468x60px

Nuestra adoración debe ser exclusivamente para Dios

Nuestra adoración debe ser exclusivamente para Dios
Nuestra adoración debe ser sólo para Dios. La Biblia nos enseña que el diablo procura de muchas maneras desviar al cristiano para que no adore al Señor, por eso pone delante de él muchos negocios o muchas actividades, de esa manera el creyente se concentra en otras cosas olvidándose que el mandamiento más importante es "Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, con toda tu alma y con toda tu mente"...


Nuestra adoración debe ser exclusivamente para Dios: 

2 Crónicas 20:33 “Con todo eso los lugares altos no fueron quitados; pues el pueblo aún no había enderezado su corazón al Dios de sus padres”.

Aunque el rey de la nación (Josafat) era piadoso, temeroso de Dios y buscaba la presencia del Señor, el pueblo de Judá seguía adorando a los ídolos cananeos en los lugares altos. Estos eran lugares ubicados en las cimas de los montes o eran altos altares de piedra construidos en los valles donde se llevaban sacrificios y ofrendas a los dioses de Canaán, por lo general.    

La expresión “el pueblo aún no había enderezado su corazón al Dios de sus padres” contrasta con el recto andar de su rey delante de Dios, y aunque el rey Josafat siguió al Dios de su padre, los judíos no estaban haciendo lo mismo, ellos no estaban siguiendo al Dios de sus padres.  

En el 1 Reyes 22:43 se nos enseña que a pesar del ejemplo del rey Josafat, y sus convocatorias para buscar al Dios de Israel, la nación todavía sacrificaba en los lugares altos, y quemaba incienso en ellos. Lo que nos recuerda que buscar a Dios y vivir para él, es una decisión personal. 

(Te invito a leer:  La adoración genera cielos abiertos.). 

Cuando la Biblia nos dice que Dios es un Dios celoso nos indica que espera de su pueblo una exclusiva adoración para él, por eso dice la Escritura: “Porque no te has de inclinar a ningún otro dios, pues Jehová, cuyo nombre es Celoso, Dios celoso es” Éxodo 34:14.

Por eso también, el gran mandamiento citado por el Señor Jesús dice: “Amarás al Señor tu Dios, con todo tu corazón, con toda tu alma, con toda tu mente y con todas tus fuerzas”.


Nuestra adoración y vida es exclusivamente para Dios, pues él nos creó para la alabanza de su gloria, y además nos compró a precio de sangre en la cruz del Calvario, somos enteramente de su propiedad, y existimos exclusivamente para él.   

Te invitamos a leer:






Escrito por Pastor Gonzalo Sanabria.

7 Comments:

  1. Amén, toda gloria y toda honra al Rey de Reyes.

    ResponderBorrar
  2. DIOS bendiga Pastor:Sanabria
    Usted me puede ayudar enviando un estudio sobre las primicias.
    Mucho sabré agradecer.

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. Dios te bendiga Javier, puedes leer aquí el tema: EL PRINCIPIO DE LAS PRIMICIAS. http://www.estudiosysermones.com/2013/12/el-principio-de-las-primicias.html -
      Bendiciones.

      Borrar