Ads 468x60px

No dejes de orar, tu respuesta viene en camino

No dejes de orar, tu respuesta viene en camino
(No dejes de orar, tu respuesta viene en camino). Jesús mismo nos enseña los secretos para pedir de manera correcta a Dios  de acuerdo a nuestras necesidades. Confía en la bondad del Señor y en su cuidado, pídele con fe y él responderá tus oraciones...   (Conoce nuestro listado de Sermones cristianos, aquí en: Sermones escritos para predicar)

No dejes de orar, tu respuesta viene en camino:

Nos dice Lucas 11:9-13 “Y yo os digo: Pedid, y se os dará; buscad y hallaréis; llamad, y se os abrirá. Porque todo aquel que pide, recibe; y el que busca halla; y al que llama, se le abrirá. ¿Qué padre de vosotros, si su hijo le pide pan, le dará una piedra? ¿O si pescado, en lugar de pescado, le dará una serpiente? ¿O si le pide un huevo, le dará un escorpión?

Pues si vosotros siendo malos, sabéis dar buenas dádivas a vuestros hijos ¿cuánto más vuestro Padre celestial dará el Espíritu Santo a los que se lo pidan?”.  

1) Vemos en primer lugar que apoyado el Señor Jesús en la ilustración de los dos amigos (Lucas 11:5-8), nos enseña ahora la necesidad de pedir a Dios y de hacerlo con perseverancia y con fe, pues todo aquel que pide, busca y llama tendrá respuesta, no saldrá de la presencia de Dios con las manos vacías, nunca será en vano tu oración.     

Como podemos ver no se hace un listado de virtudes o características que debe tener el que clama a Dios, se destaca aquí la perseverancia y fe con la que se debe levantar la oración.

Sin duda, hay dos componentes importantes en la oración que como hijos de Dios hacemos al Señor, y son: la fe y la perseverancia. De hecho la oración que insiste y persiste es una muestra de la fe en Dios y de la confianza en su amor y cuidado.
  
2) En segundo lugar el Señor Jesús nos invita a pedir, buscar y llamar, y creo que no sólo nos habla de formas diferentes para orar, sino además de la actitud ferviente y constante con la que debemos hacerlo, y todo aquel que lo haga recibirá poderosas y diversas respuestas del Señor.      

También podemos ver en los versículos once y doce que el Señor Jesús nos hace reflexionar en el amor terrenal de un padre, que aunque es un amor defectuoso y con vacíos, no cierra sus oídos al clamor de un hijo que pide alimento y provisión, y tampoco le responderá haciéndole mal alguno.  

(Te invito a leer: Sermones Escritos Listos Para Predicar).    


3) En tercer lugar el Señor Jesús en el versículo trece concluye su enseñanza diciéndonos que si el padre terrenal da buenas dádivas (regalos, dones) a sus hijos ¿cuánto más nuestro Padre celestial? Como son más altos los cielos que la tierra, así es mayor el amor de Dios por sus hijos, que el amor terrenal de un padre por los suyos. No hay amor más grande que el amor de Dios por sus hijos.       

Por todo esto es muy importante creer en el amor de nuestro Padre celestial por nosotros. Sí como padres terrenales deseamos lo mejor para nuestros hijos, mucho más Dios, quien desea lo mejor para cada uno de sus hijos. El hará todo lo posible para que ninguno se pierda.  
Te invito a leer: 



Escrito por Pastor Gonzalo Sanabria. 

5 Comments:

  1. Orando sin cesar en todo tiempo. A veces me levanto de madrugada a arrodillarme y pedirle esperando respuesta. Sé q me oye y q llegarán mis respuestas; pero también sé q Satanás está ahí para infundirme miedo y dudas.
    Aún así me levanto tarareando canciones de alabanza y confiando en su Palabra.
    Gracias pastor porque el Señor lo utiliza para publicar el estudio perfecto en el día idóneo.

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. Como siempre, muchas gracias Sara por tu acertados comentarios. Dios te bendiga. Recuerda: Poderoso es Dios para hacer mucho más de lo que pedimos y entendemos.

      Borrar
  2. Primero que todo quiero agradecer a mi Dios, que lo esté usando poderosamente pastor, sus bosquejos me han ayudado bastante en mis predicaciones, Dios le bendiga hoy y hasta que Jesús vuelva por su pueblo.

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Adrian por tus palabras, Dios bendiga tu vida, familia y ministerio. Tu comentario es muy importante para nosotros. Gracias.

      Borrar