Ads 468x60px

Cristo venció la muerte

Sermón: Cristo venció la muerte
Hay personas a quienes no les gusta hablar de la muerte, evitan el tema, les da temor o creen que la están llamando si hablan de ella. La muerte es también una gran incógnita para el ser humano, pero la Biblia nos enseña que Jesús ha venido a darnos vida y vida en abundancia...


1) Recordemos en primer lugar que en Jesucristo el Señor estamos seguros, por eso di ce la Escritura que ni la vida, ni la muerte, ni ángeles, ni potestades, ni ninguna otra cosa creada nos podrá separar del amor de Dios, que es en Cristo Jesús Señor nuestro. El Señor Jesús resucitó al tercer día y en breve volverá por su iglesia.       

2) En segundo lugar la Biblia nos enseña también que la muerte es además una región espiritual. Job 38:17 "¿Te han sido descubiertas las puertas de la muerte, y has visto las puertas de la sombra de la muerte?". 

La muerte es una condición, es la cesación de la vida; pero es también una región espiritual. En segundo lugar como nos enseña el principio de éste capítulo treinta y ocho de Job es Dios quien está hablando y convenciéndolo de su ignorancia, pues ante su crisis él hace preguntas y conclusiones equivocadas.  

En el versículo diecisiete Dios le pregunta a Job: “¿Te han sido descubiertas las puertas de la muerte, y has visto las puertas de la sombra de la muerte?”. El Señor nos habla aquí primero de las puertas de la muerte, entonces hay una región o zona espiritual llamada “muerte” y tiene puertas de acceso o entrada. 

En la segunda frase Dios dice: “y has visto las puertas de la sombra de la muerte”, entonces hay una segunda región espiritual llamada “sombra de muerte” la cual a su vez tiene puertas.



3) En tercer lugar esta región es mencionada en Mateo 4:16 “El pueblo asentado en tinieblas vio gran luz; y a los asentados en región de sombra de muerte, luz les resplandeció” donde podemos ver la influencia espiritual que tenía en Galilea, influencia que generaba muerte, ruina, aflicción demoníaca, fracaso, etc; y que fue desplazada por el poder del ministerio del Señor Jesucristo.   

La “sombra de muerte” es mencionada también en el Salmo 23:4 en donde dice: “Aunque ande en valle de sombre de muerte, no temeré mal alguno, porque tú estarás conmigo; tu vara y tu cayado me infundirán aliento”.

Cuando seguimos la dirección de Dios, cuando permitimos que él nos pastoree (por eso éste Salmo se llama “el Señor es mi pastor”) entonces aunque pasemos por lugares afligidos por aquel ambiente de muerte, no temeremos porque el Señor está con nosotros, su vara y su cayado nos darán aliento y fortaleza para avanzar y vencer.  

4) En cuarto lugar nos enseña Apocalipsis 1:18 “y el que vivo, y estuve muerto; mas he aquí que vivo por os siglos de los siglos, amén. Y tengo las llaves de la muerte y del Hades”. 

Cuando Cristo resucitó derrotó el poder de la muerte, y por tanto tomó las llaves de la muerte y del Hades, asunto que nos confirma que éstos son lugares espirituales con puertas y llaves.


Recordemos que el mismo Señor Jesucristo dijo: “las puertas del Hades no prevalecerán contra mi iglesia”, es decir, los poderes infernales no podrán derrotar ni dominar mi iglesia (Mateo 16:18). Cristo venció a la muerte y al Hades, y por eso también nosotros venceremos. 

Te invitamos a leerEL PODER DE LA GRATITUD 


"Para que todo aquel que en él cree, no se pierda, más tenga vida eterna" Juan 3:15. 

5 Comments:

  1. gracias a Dios por estos devocionales , Dios siga derramando de su gracia sobre usted pr Gonzalo Zanabria , desde Bs As Argentina lo saludamos con un cariño fraternal

    ResponderEliminar
  2. Todo lo que este muerto en nuestra vida...limpualo señor

    ResponderEliminar
  3. Q afortunados de que el Señor pagase el precio de nuestro rescate.

    —— **** —— ��
    Las cadenas de la muerte me quitó
    Para mi ya no hay condenación
    Hay libertad, libertad

    Siendo esclavo del pecado me libró
    En la cruz compró mi redención
    Y libertad, libertad

    Rompió mis cadenas, me dio vida nueva
    Y al fondo del mar echó mi maldad
    Lavó mis pecados, y me ha perdonado
    Sólo en el nombre de Jesús hay libertad

    ResponderEliminar