Ads 468x60px

Dios te libra de tus enemigos

Introducción: David tuvo que huir del rey Saúl por varios años, se escondía en el desierto en diferentes cuevas y montañas, y aunque el ejército que lo perseguía era numeroso Dios no permitió que ningún hombre lo tocará ni le hiciera daño, pues el Señor es nuestro escudo y fortaleza. Por eso aunque el enemigo se levante no debemos renunciar ni huir, mayor es el que está con nosotros... 

Dios te libra de tus enemigos. 

1) Cuidado con el desánimo. Nehemías 4:6.   

Edificamos, pues, el muro, y toda la muralla fue terminada hasta la mitad de su altura, porque el pueblo tuvo ánimo para trabajar”.

Como nos dice el libro de Nehemías el pueblo de Israel venía del cautiverio babilónico y estaba reconstruyendo la ciudad de Jerusalén. Específicamente en este momento estaban reconstruyendo el muro que protegía a la ciudad de sus enemigos.     

El versículo seis nos permite ver que todo el  muro fue reconstruido hasta la mitad de su altura, porque el pueblo tuvo ánimo para trabajar. Es decir, cuando apareció el desánimo la reconstrucción se detuvo, y todo quedó a la mitad.

El ánimo es un estado emocional importante, pues mientras éste estuvo latente Israel fue diligente y esforzado en su trabajo, pero cuando el ánimo decayó se detuvo la obra.

En éste versículo seis la palabra “ánimo” se traduce del término hebreo “leb” que además significa: corazón, centro de vitalidad. Entonces el ánimo es aquello que impulsa el centro de tu ser para hacer algo, en contraste, el desánimo es la perdida de ese impulso o fuerza. De hecho ellos perdieron el ánimo y por eso llegaron hasta la mitad del muro.     

Nuestras emociones y sentimientos, como el enojo, el desánimo, la tristeza, el resentimiento, etc, debemos llevarlos a la presencia de Dios, pues de lo contrario van a afectar nuestra vida, nuestra visión, nuestra fe, nuestro emprendimiento y nuestra capacidad de trabajo.

Ante el desánimo y el agotamiento podemos renunciar a la batalla: Nehemías 4:10. Finalmente Judá (tribu líder) expresa su cansancio y fatiga, así como destaca el gran tamaño de los escombros y concluye diciendo: “no podemos edificar el muro”. Aunque esa era la voluntad de Dios, ellos llegan a la conclusión de que eso no se va a poder lograr.

Por eso cuando Dios le habla a Israel respecto a ir a conquistar la tierra prometida les dice: “Esforzaos y cobrad ánimo; no temáis, ni tengáis miedo de ellos, porque Jehová tu Dios es el que va contigo; no te dejará, ni te desamparará” Deuteronomio 31:6.

Entonces nuestras fuerzas, nuestro ánimo y nuestra valentía vienen de la certeza de que Dios va con nosotros, y que él nunca nos dejará ni nos desamparará. Entonces lo que debemos hacer es fortalecer la fe en la presencia de Dios, y alimentarnos de su palabra. 

(Nota: Te invitamos a adquirir nuestros libros de sermones y estudios bíblicos, has clic en la imagen del libro que deseas ver: 

:..:.  :.  :.


2) Cuando decides hacer la voluntad de Dios, él te respaldará. Nehemías 4:7-8.   

Pero aconteció que oyendo Sanbalat y Tobías, y los árabes, los amonitas y los de Asdod, que los muros de Jerusalén eran reparados, porque ya los portillos comenzaban a ser cerrados, se encolerizaron mucho; y conspiraron todos a una para venir a atacar a Jerusalén y hacerle daño”.

Vemos en primer lugar que los enemigos se unen para atacar a los israelitas. Nos dice la Escritura que Sanbalat, Tobías, los árabes, los amonitas y los de Asdod se llenaron de ira al saber que los muros eran reparados y los portillos comenzaban ser cerrados.   

Los muros se levantaban como la protección contra los enemigos, y los portillos eran aquellos espacios o aberturas por donde podían entrar y salir sin ningún problema, pero aquellos portillos ya no estarían más abiertos, y por eso su enojo.   

La reacción de los enemigos fue conspirar para atacar Jerusalén y hacerle daño. Ellos planearon como dañar la ciudad, cómo dejarla vulnerable y acabar con la reconstrucción, su objetivo era no permitir que la ciudad se levantará de nuevo.    

Cuando el cristiano decide buscar al Señor y su poder, cuando decide servir a Dios y permitir que el Espíritu Santo le use para su gloria, entonces el reino de las tinieblas procura oponerse.

El diablo utiliza personas, dardos de fuego, la duda, el desánimo, el cansancio, etc; procurando hacer que el hijo de Dios renuncie o abandone lo que el Señor le ha encomendado: familia, matrimonio, ministerio, adoración a Dios, etc. 

(Adquiere gratis nuestro libro cristiano. Un texto que edificará tu vida y la de aquellos que te rodean. Haz clic ahora aquí en: GRATIS LIBRO CRISTIANO).    

3) Consideremos el significado de estos personajes que se levantaron contra el pueblo de Dios:

Sanbalat: su nombre significa “La diosa Lunar, Sin, ha dado vida” - “La diosa Sin ha sanado”. Samaritano (por eso su fe mezclada), posiblemente gobernador de Samaria,  enemigo de Jerusalén. Representa la oposición y los obstáculos que el reino de las tinieblas pone para detener la obra de Dios.    

Tobías: su nombre significa: “Bondad de Dios” “Jehová es bueno”. Nombre que nos deja ver alguna influencia piadosa de sus padres, pero en esencia es malvado. De origen amonita, no era hebreo, no era del pueblo de Dios pero aparentaba serlo.

Los amonitas son recios enemigos del pueblo de Dios. Representa a aquel que con palabras “piadosas” en su boca, es enemigo de la obra de Dios y de su buena voluntad. 

Los árabes: pueblos al sur de Israel, descendientes de Ismael, por eso llamados inicialmente “ismaelitas”. Enemigos antiguos de Israel (enemistad que nace entre Ismael e Isaac, quienes eran hermanos por parte de su padre Abraham). Representa a aquellos que siendo familia (natural o espiritual) se oponen a la obra de Dios.   

Amonitas: la Biblia nos enseña que las dos hijas de Lot lo emborracharon, cometieron incesto y quedaron embarazadas, de la mayor vienen los moabitas y de la menor vienen los amonitas.

Esto es figura o símbolo de aquellas relaciones que Dios no bendice ni respalda. Hay amistades, noviazgos, negocios, entre otros, que no deben ser porque no cuentan con la aprobación ni bendición de Dios, y más bien terminarán afectando el plan del Señor sobre la persona.     

Los de Asdod: Su nombre significa “fortaleza”. era una ciudad filistea, centro del culto a Dagón. Podemos decir entonces que Asdod era la fortaleza del dios filisteo Dagón, cuyo nombre quiere decir: grano, cereal, pez. Para ellos, Dagón era el dios de la agricultura y la pesca. Era quien enviaba o no la provisión para los filisteos.

Representa a aquel que quiere desplazar a Dios en su papel de proveedor y protector de su pueblo. Al estar relacionado con la agricultura y la pesca, es un ser que genera ruina, escases, ansiedad, preocupación y miedo ante la ausencia de provisión. Aspectos que usa para que el cristiano sólo se enfoque en lo material, descuidando así su vida espiritual. 

El cristiano debe ejercer el discernimiento para percibir los ataques del enemigo, y con fe orar y reprender los dardos del maligno, pues siempre en Cristo somos más que vencedores, de hecho sabemos por el contexto que Nehemías venció y terminó la obra que Dios le había encomendado (reconstruir los muros de la ciudad de Jerusalén). El Señor siempre está de nuestro lado y respalda la fe y la perseverancia de sus hijos.   


Escrito por Pastor Gonzalo Sanabria.                                 

Te invitamos a leer: Dios te fortalece Persevera 

.     
“As an Amazon Associate I earn from qualifying purchases.”

“Como Asociado de Amazon, gano de compras calificadas”

1 Comments:

  1. El Señor pone la palabra en el momento adecuado. Hoy es día de desánimo y el Señor ha puesto este estudio para q lo comparta con nosotros y de ese modo alentarme a vencer al enemigo. Gracias, muchas gracias pastor

    ResponderEliminar