Ads 468x60px

Hay sanidad para el corazón quebrantado

Introducción: La palabra de Dios enseña contundentemente que él es nuestro sanador. Así se manifestó en el Antiguo Testamento, y se hizo mucho más evidente en el ministerio terrenal de Jesucristo el Señor, y al partir delegó su poder y autoridad en la iglesia.

Entonces la iglesia de Cristo se convierte en un instrumento de Dios para traer sanidad y libertad de toda opresión demoníaca. Por eso el Señor envió al Espíritu Santo, porque la unción pudre el yugo y quebranta la aflicción causada por el reino de las tinieblas... 


Hay sanidad para el quebrantado de corazón. 

1) La unción del Espíritu Santo genera libertad y sanidad. Hechos 10:38.

“Cómo Dios ungió con el Espíritu Santo y con poder a Jesús de Nazaret, y cómo éste anduvo haciendo bienes y sanando a todos los oprimidos por el diablo, porque Dios estaba con él”.

Respecto al ministerio terrenal de Jesús en Israel la Escritura nos dice en Hechos 10:38 varias cosas muy importantes que debemos tener en cuenta hoy:

a) “Jesús fue ungido con el Espíritu Santo y con poder”. Uno de los símbolos del Espíritu Santo en la Biblia es el aceite, y Jesús fue ungido con el poder del Espíritu Santo, lo que lo hizo efectivo en el ministerio. Aquella unción se mantuvo sobre él en la medida en que él mantuvo la relación con el Espíritu Santo.

b) “Jesús anduvo haciendo bienes”. La unción del Espíritu Santo te convierte en un generador de bendición para otros. A donde Jesús iba llevaba bendición y vida eterna, cuando la presencia de Dios fluye cosas maravillosas suceden. 

c) “Jesús anduvo sanando a todos los oprimidos por el diablo”. Esta expresión nos permite ver que la sanidad está relacionada también con la libertad de la opresión demoniaca, es decir hay sanidad física y hay sanidad espiritual.

d) “Porque Dios estaba con él”. Vemos pues que la presencia de Dios hace huir toda opresión y aflicción demoníaca, ante la gloria de Dios las tinieblas retroceden. Los poderes de las tinieblas no resisten la presencia de Dios y por eso las cadenas y las ataduras demoniacas caen y son destruidas.        

(Nota: Te invitamos a adquirir gratis dos nuevos libros: “Jesús oró toda la noche” y “El juicio ante el gran trono blanco”. Promoción del 26 al 30 de agosto 2019. Libros que fortalecerán tu fe y tu confianza en la salvación y poder de Dios a tu favor. Temas para estudiar y compartir en grupos e iglesias. Adquiere sin costo alguno estos dos nuevos libros aquí en: GRATIS DOS NUEVOS LIBROS CRISTIANOS).    

2) Jesús desarrolló un ministerio sobrenatural por la unción del Espíritu Santo. Lucas 4:18-19.   

“El Espíritu del Señor está sobre mí, por cuanto me ha ungido para dar buenas nuevas a los pobres; me ha enviado a sanar a los quebrantados de corazón; a pregonar libertad a los cautivos, y vista a los ciegos; a poner en libertad a los oprimidos; a predicar el año agradable del Señor”.

Como podemos ver el Señor está predicando en la sinagoga de Nazaret y se presenta allí, apoyado en la Escritura, como el ungido de Dios. El Espíritu del Señor, el cual es otro título para el mismo Espíritu Santo, está sobre él y por eso puede entonces ministrar sanidad y libertad, y predicar el año de la gracia de Señor (“año agradable”) es decir ha llegado el tiempo de perdón y libertad.      

El Señor ha sido enviado para dar y anunciar libertad, y para sanar a los quebrantados de corazón. ¿Quiénes son los quebrantados de corazón? La palabra “quebrantado” en Lucas 4:19 se traduce del término griego “suntribo” que además significa: estropeado, hacer pedazos, romper, aplastado.    

Entonces hablamos de aquellas personas que han sido lastimadas o cuyo corazón ha sido herido fuertemente; un corazón fracturado o herido vive con dolor y su capacidad o potencial se ve disminuido altamente.  

Desde el punto de vista natural cuando una herida o un golpe no son sanados ni se presenta la restauración del trauma, la afectación aparecerá más adelante y seguramente será peor, pues habrá quizá infección o tal vez otros órganos serán afectados.

Por esto es que para el Señor Jesús fue muy importante esa faceta de su ministerio: La sanidad de los quebrantados de corazón.   

3) Algunos ejemplos bíblicos de quebrantados de corazón:  

En el Salmo 69:20 se nos dice: “El escarnio ha quebrantado mi corazón, y estoy acongojado. Esperé quien se compadeciese de mí, y no lo hubo; y consoladores, y ninguno halle´” y vemos las palabras de David con las que expresa que se encuentra con su corazón quebrantado, y en ese tiempo de tribulación no encontró quien le diese consolación. 

Algunos versículos como el 4, el 8 y el 19 nos enseñan que David vivía una fuerte oposición y persecución, además su propia familia lo rechazaba y otros levantaban contra él calumnias y mentiras, y todo esto había traído sobre él quebrantamiento y congoja, es decir decepción, frustración, angustia.

A veces vivimos tiempos difíciles de manejar porque son circunstancias dolorosas, o recibimos ofensas y traiciones, calumnias se levantan sin dar motivo, y todo esto causa tristeza o dolor en el corazón, esto debemos manejarlo correctamente para que no se convierta en amargura de corazón.    

También en Nehemías 2:2 el rey Artajerjes le dice a Nehemías “tú tienes quebranto de corazón” y le explicó Nehemías porque estaba triste, le dijo: “la ciudad de mis padres (Jerusalén) está desierta y destruida”. El rey Artajerjes decide que Nehemías vaya con su autorización y ciertos recursos a reconstruir la ciudad.     

Esto nos recuerda que a veces caemos en la depresión, tristeza o angustia, es decir entramos en un quebrantamiento de corazón, y lo que debemos hacer es:

Ir a la presencia de Dios y permitir que su poder nos levante,
Procurar que la unción del Espíritu Santo traiga sanidad,
Allí en la presencia de Dios también recibiremos su sabiduría y favor para actuar correctamente y superar la crisis (como lo hizo Nehemías).   

No debemos caer en la frustración, ni cerrarnos al obrar de Dios, Jesús sigue sanando, él sigue transformando nuestro corazón, él sigue liberando y rompiendo las ataduras y cadenas que el enemigo quiere imponer al pueblo de Dios.  

David, Nehemías, Job y muchos otros experimentaron el quebrantamiento de su corazón por diferentes circunstancias dolorosas de la vida, pero también buscaron a Dios y el Señor sanó sus corazones y los levantó con su poder y bendición. Jesucristo el Señor ha venido a sanar a los quebrantados de corazón y poner en libertad a los cautivos.    

Conclusión: No es tiempo de afligirse es tiempo de libertad. Jesucristo el Señor dio su vida para redimirnos de la condenación eterna y para que hoy vivamos una vida en abundancia, rechacemos pues lo que no es de Dios y disfrutemos la bendición de la vida nueva en Cristo Jesús.   


Escrito por Pastor Gonzalo Sanabria.                                 

Te invitamos a leer: POR LA FE ES POSIBLE  

.

4 Comments: