Ads 468x60px

Confía en Dios aunque todo esté en tu contra

Introducción: Cuando David enfrentó a Goliat no tenía realmente posibilidades de vencer, a no ser por un milagro de Dios. David no era un hombre grande de estatura, tampoco había sido entrenado como guerrero, además era un joven con poca experiencia; pero tenía era una fe sólida en el nombre de Jehová de los ejércitos. Con aquella confianza en Dios avanzó y derrotó al gigante, porque todo aquel que en Él cree nunca será avergonzado... 


Confía en Dios aunque todo esté en tu contra.  

Confía en Dios aunque otros no crean en ti. Mateo 13:54-58.  

“Y venido a su tierra, les enseñaba en la sinagoga… y decían: ¿De dónde tiene éste esta sabiduría y estos milagros? ¿No es éste el hijo del carpintero?... y se escandalizaban de él. Pero Jesús les decía No hay profeta sin honra, sino en su propia tierra y en su casa. Y no hizo allí muchos milagros a causa de la incredulidad d ellos”.

El Señor Jesús decide ir a predicar y ministrar en Nazaret, el lugar donde se había criado. En la sinagoga de allí Jesús comenzó a predicar y quienes estaban presentes se maravillaban de su sabiduría y poder, pero lo cuestionaban pues lo habían visto crecer desde niño y no podían creer que fuera el Mesías.     

Nos dice el versículo cincuenta y siete que “se escandalizaban de él”. La palabra “escandalizar” se traduce aquí del término griego “skandalizo” que además quiere decir: ofenderse, rechazar, provocar ira.

Los asistentes a la sinagoga quizá se sintieron ofendidos de ver a uno de los suyos con esa sabiduría y poder de Dios ¿sería quizá envidia? Probablemente se enojaron al ver que Dios estaba engrandeciendo a Jesús y no a alguno de ellos.      

Lo cierto es que rechazaron el mensaje, las bendiciones y los milagros que Dios tenía para ellos a través del Señor Jesús. Esto nos recuerda que la dureza de corazón, la soberbia y el egoísmo nos hacen perder bendiciones que Dios nos ha preparado.   

Allí fue donde Jesús dijo: “No hay profeta sin honra, sino en su propia tierra y en su casa”. La palabra “honra” indica: respeto, honor, valoración, estima. Recordemos que Pablo les dijo a los maridos que deben dar honor a su esposa como a vaso más frágil, y la verdad es que esto se olvida con frecuencia y se ve ausencia de respeto y valoración en la familia.

El hecho de que sea tu esposa no significa que puedes ofenderla, y el hecho de que sea tu esposo no significa que puedes irrespetarlo, más bien esa realidad nos motiva a amar y respetar al cónyuge.

Es muy importante destacar lo que nos dice el versículo cincuenta y ocho: “Y no hizo allí muchos milagros, a causa de la incredulidad de ellos”.

Lamentablemente el Señor Jesús sólo pudo hacer allí algunas pocas cosas, la incredulidad de sus corazones actuó como una muralla que impidió el fluir del Espíritu Santo en sus vidas, aunque el Señor había ido para llevar múltiples bendiciones.

Debemos tener en cuenta que aunque éste momento fue triste para Jesús, pues los suyos lo estaban rechazando, esto no lo detuvo, el Maestro siguió adelante con su ministerio porque esa era la voluntad de Dios.

Tengamos en cuenta que esto sucedió en Nazaret, ciudad de Galilea. El nombre “Nazaret” significa: vástago, retoño, brote que reverdece. Nos recuerda que allí el Señor Jesús creció y fue formado como hombre antes de comenzar su ministerio.

Aquel desprecio y rechazo vivido por Jesús en la sinagoga de Nazaret nos recuerda que estos son eventos que nos ayudan a madurar, quizá sean momentos difíciles y dolorosos, pero todo esto forma en nosotros el carácter de Cristo.   

Aquel que sigue y sirve a Dios encontrará obstáculos en el camino, incluso hallará personas que no creerán en lo que hace, ni creerán en Aquel que predica, pero lo más importante no son los obstáculos del camino sino hacer la voluntad del Señor, lo más importante es que Dios, quien lo envió va con él.         

(Nota: Te invitamos a adquirir gratis nuestro libro: Qué es el gozo de Dios y por qué es tan importante. Promoción del 5 al 9 de agosto 2019. A través de este texto se expone el significado bíblico del gozo de Dios, sus beneficios e importancia en la vida del creyente. Además de la experiencia de varios hombres de Dios respecto al gozo del Señor. Esperamos que puedas leerlo y ser edificado personalmente y para bendición de otros. Adquiere sin costo alguno este nuevo libro aquí en: GRATIS LIBRO QUÉ ES EL GOZO DE DIOS Y SU IMPORTANCIA).    


Confía en Dios aunque la oposición sea intensa. Mateo 14:1-5.    

“En aquel tiempo Herodes el tetrarca oyó la fama de Jesús, y dijo a sus criados: Este es Juan el Bautista, ha resucitado… porque Herodes había prendido a Juan y le había encarcelado, porque Juan le decía: No te es licito tener a Herodías, la mujer de tu hermano. Y Herodes quería matarle…”.

Nos dice este pasaje que en aquel tiempo Herodes el tetrarca había encarcelado y encadenado a Juan el bautista. La razón era que Juan le decía que no estaba bien haber dejado a su esposa para tener por mujer a Herodías, pues era la mujer de su hermano Felipe.    

Herodes al rechazar a su esposa legítima, hija del poderoso rey Aretas, rey de los nabateos, provocó una guerra que estaba perdiendo y fue el gobernador romano de Siria, Vitelio, quien evitó su derrota total. Es decir, la decisión de Herodes provocó casi la caída y destrucción de su gobierno. Las malas decisiones producen malos resultados.   

Nos dice el versículo cinco que Herodes contemplaba la idea de matar a Juan, pero no lo hacía por temor al pueblo ya que ellos lo consideraban profeta de Dios. El mensaje de Juan el bautista no caía muy bien, pues era un mensaje de arrepentimiento.    

Herodes el tetrarca, representa al que persigue a los profetas, uno que se opone a los ministros y enviados del Señor. Uno que usa su poder e influencia para impedir el avance del reino de Dios. Por supuesto, detrás de él estaba operando el reino de las tinieblas.    

Recordemos que Herodes el tetrarca, era hijo de Herodes el grande quien ordenó la matanza de los niños menores de dos años en Belén y en sus alrededores en su afán por darle muerte al niño Jesús. Vemos pues en estos “Herodes” unos instrumentos de muerte y oposición contra la obra de Dios.

A pesar de que el profeta Juan bautista estaba preso y con una probable sentencia de muerte sobre él, el Señor Jesús seguía predicando el evangelio del reino y ministrando sanidad y liberación.

Esto nos recuerda que la fe en Dios nos hace prevalecer sobre la oposición. Confía en Dios aunque el enemigo ponga obstáculos y diseñe planes para detenerte, más grande es el que está en ti que el que está en el mundo.    

Confía en Dios aunque se levanten los enemigos. Mateo 14:6-12.

“Herodes celebraba su cumpleaños y fascinado por el baile de la hija de Herodías le prometió darle todo lo que le pidiese, y ella instruida por su madre pidió la cabeza de Juan Bautista en un plato, y éste ordenó decapitar a Juan en la cárcel… sus discípulos tomaron su cuerpo y lo enterraron y fueron y dieron aviso a Jesús”.

Este pasaje nos enseña que en uno de los cumpleaños de Herodes el tetrarca la hija de Herodías, llamada Salomé, danzó delante de todos un baile sensual y agradó a Herodes, quien como acostumbraban los reyes persas le prometió con juramento darle lo que pidiera, hasta la mitad de su reino.     

El nombre “Salomé” es la forma griega del término hebreo “Shalom” que significa paz, por eso su nombre “Salomé” quiere decir: tranquila, pacifica ¿Cómo es posible que una persona de paz, solicite la cabeza de Juan el bautista en un plato?   

Nos dice la Escritura que ella había sido instruida por su madre Herodías al respecto. Herodías era una esposa dominante que gobernaba a su marido e imponía sus deseos y voluntad. Herodes el tetrarca obedecía los deseos de Herodías, era un esposo sometido al carácter de su esposa; esta pareja Herodías-Herodes, nos recuerda a la pareja Jezabel y Acab.    

Esta esposa, Herodías, usó a su hija Salomé (porque una de las características del espíritu de Jezabel es la manipulación) para lograr su malvado plan: quitarle la vida al profeta Juan el bautista.

Recordemos que el profeta Isaías, nos enseña la tradición, murió aserrado en un tronco hueco por orden del rey manases, el apóstol Pablo murió decapitado por orden del Imperio Romano, Jacobo el apóstol murió a espada, entre otros, pero ellos nunca negaron a Dios ni dejaron de confiar y creer en el Señor.  

Finalmente Juan el bautista fue decapitado y su cuerpo fue enterrado por sus discípulos, quienes fueron a Jesús y le dieron la noticia. Estos discípulos seguramente se añadieron al Señor.

Es muy importante tener en cuenta que Jesús había sido rechazado en Nazaret y que por la incredulidad de ellos no pudo hacer allí muchos milagros; ahora su primo y precursor (uno que anuncia la llegada de otro más importante) Juan el bautista ha sido decapitado. Seguramente en su humanidad Jesús experimenta dolor y tristeza, pero esto no lo llevó a renunciar. Jesús siguió adelante con su ministerio.  

Nuestra fe en Dios nos hace fuertes, nuestra fe en Jesucristo nos hace ver las cosas con la perspectiva de Dios, nuestra fe en Dios nos permite ver el tamaño real delos obstáculos y no como el diablo los quiere presentar, nuestra fe en Dios nos permite perseverar y alcanzar lo que el Señor nos ha preparado.

Confía en Dios, su poder siempre hará que sus planes se cumplan. Confía en Dios aunque los demás no confíen en ti. Confía en Dios aunque la oposición sea fuerte, él siempre te librará. Confía en Dios, él es proveedor por excelencia.             

(Adquiere ahora sin costo alguno nuestro libro cristiano, aquí en: GRATIS LIBRO CRISTIANO).       

Confía en Dios, él sigue haciendo milagros. Mateo 14:13-21.

“Jesús se fue a un lugar desierto y apartado pero multitudes lo seguían… y sanó a los que de ellos estaban enfermos… Jesús tomó cinco panes y dos peces, levantado los ojos al cielo, bendijo, y partió y dio los panes a los discípulos y éstos a la multitud, y comieron como cinco mil hombres, sin contar mujeres y niños”.

Eran tiempos difíciles, la persecución se escuchaba venir, ya no contaba Jesús con Juan el bautista, y se apartó a un lugar desierto y solitario; aun así la gente se enteró de donde estaba y lo siguió a pie desde las ciudades.  

De pronto el Señor Jesús se vio rodeado por una gran multitud y lleno de compasión por ellos sanó a quienes estaban enfermos. Así que muchas personas salieron de las ciudades con la esperanza de recibir un milagro de Jesús, y superaron su malestar o dolor hasta llegar a donde estaba el Maestro.     

Aquel esfuerzo para llegar hasta donde estaba Jesús fue una evidencia de su fe y confianza en el poder del Señor Jesucristo. Él no cambia él sigue haciendo milagros. Jesús no permitió que la tristeza por la pérdida de su primo y colega de ministerio detuviera el plan de Dios. 

La fe en Dios puede verse afectada por la tristeza, por las preocupaciones, por la angustia, etc, pero todo eso debemos llevarlo a Cristo, pues estas cosas debilitan la fe y a la persona afligida le cuesta creer en el milagro.      

En aquel mismo día cuando empezaba a anochecer sus discípulos le dijeron al Señor que despidiera a la multitud para que fuera a las aldeas a comprar pan. Jesús les dijo: “dadles vosotros de comer”, ellos respondieron: “sólo tenemos cinco panes y dos peces”.

Jesús tomó aquellos pocos recursos, levantando los ojos al cielo los bendijo y dio a sus discípulos para que repartieran a la multitud y todos comieron, incluso sobraron doce cestas llenas.   

Mediante un gran milagro el Señor Jesús alimentó a unas quince  mil personas. Jesús es proveedor por excelencia; el lugar era desierto, el día estaba terminando, había muy pocos recursos, pero Jesús tiene el poder para tomar lo poco y multiplicarlo. Cuando no sabemos qué hacer, debemos acudir a Cristo él sigue haciendo milagros.    

Probablemente todos enfrentamos momentos críticos y difíciles; en otras ocasiones es la incertidumbre la que toca nuestros corazones y entonces la preocupación nos quita el sueño y la paz.


Es allí cuando debemos ir a Jesús, él nos dará la fuerza para avanzar y vencer, él hará el milagro cuando nosotros no podemos hacer nada más. Confía en Dios aunque todo esté en tu contra, la fuerza que viene de él te hará avanzar y vencer. 


Escrito por Pastor Gonzalo Sanabria.                                 

Te invitamos a leer: CON DIOS TODO LO PODEMOS 

.

5 Comments:

  1. Con Él todo lo podemos. Permaneceremos a sus pies avanzando a su lado.
    Bendiciones pastor !!

    ResponderEliminar
  2. Bendiciones pastor<Dios Bendiga su vida y su familia me encanto esta ensenanza

    ResponderEliminar
  3. Gracias por compartir. El tema y estudio da en el blanco . Precisamente ayer era un dia se sentia tan pesado que era dificil avanzar. Aunque no pude terminar de leer el estudio ayer sabia que confirmaba lo que se estaba sintiendo.
    Bendiciones.

    ResponderEliminar
  4. DOS TE BENDIGA DE GRAN MANERA HERMANO PASTOR EXCELENTE MENSAJE

    ResponderEliminar