Ads 468x60px

Cristo es quien nos libra del lago de fuego eterno - Sermones cristianos

Sermones cristianos: Cristo nos libra del fuego eterno. Bosquejos bíblicos
Sermones cristianos
(Sermones cristianos y bosquejos). Introducción: Sin duda la muerte de Jesús en la cruz del calvario fue una muerte horrible, mucho más si tenemos en cuenta que él no cometió pecado, sino que tomó el lugar nuestro allí. 

Fue castigado y torturado como el peor criminal, todo eso lo soportó el Señor para librarnos del más terrible destino: el lago de fuego para siempre. Cristo es nuestro bendito y poderoso salvador…   



Sermón cristiano: Cristo es quien nos libra del lago de fuego eterno.

Apocalipsis 20:14-15 “Y la muerte y el Hades fueron lanzados al lago de fuego. Esta es la muerte segunda. Y el que no se halló inscrito en el libro de la vida fue lanzado al lago de fuego”.

El juicio del gran trono blanco es un juicio al final de los tiempos para aquellos cuyo corazón impío nunca se acercó a Dios. En primer lugar se nos habla de la muerte segunda, y nos dice el texto que ésta consiste en ser lanzados al lago de fuego. Entonces los muertos sin arrepentimiento ni fe en Jesucristo salen del Hades y son lanzados a aquella región de fuego y juicio eterno.     

Esa región llamada “Lago de fuego” es un terrible lugar al que la misma Escritura le añade algunas características como: azufre, tormento eterno, castigo; también en Apocalipsis 14:11 se nos dice que “el humo de ese tormento sube por los siglos de los siglos”, es un lugar preparado para el diablo y sus ángeles, Jesús mismo lo dijo en Mateo 25:41

“Entonces dirá también a los dela izquierda: Apartaos de mí, malditos, al fuego eterno preparado para el diablo y sus ángeles”.

Es decir, el lago de fuego es también el ámbito de tormento eterno para el diablo y sus ángeles, por eso nos dice Apocalipsis 20:10 “Y el diablo que los engañaba fue lanzado en el lago de fuego y azufre, donde estaban la bestia y el falso profeta; y serán atormentados día y noche por los siglos de los siglos”.

Por todo esto aún los mismos demonios temen ir a ese lugar. Lamentablemente allí también irá toda persona que no se acoge a la gracia de Dios en Cristo Jesús.       




El versículo quince nos enseña claramente que aquella persona cuyo nombre esté inscrito en el libro de la vida no irá al lago de fuego eterno. La pregunta aquí es ¿Cómo es inscrito el nombre de una persona en aquel libro de la vida? 

Apocalipsis 21:27 nos enseña algo muy importante: “No entrará en ella ninguna cosa inmunda, o que hace abominación y mentira, sino solamente los que están inscritos en el libro de la vida del Cordero”.

El contexto nos viene hablando de las virtudes maravillosas y sobrenaturales de la ciudad celestial, una ciudad que resplandece como una piedra preciosa; el material de la ciudad es oro puro semejante al vidrio limpio; sus puertas son perlas; no tiene sol ni luna, pues la gloria de Dios la ilumina; y “sólo entrarán en ella los que estén inscritos en el libro de la vida del Cordero”.

Nótese que aquí en la parte final de éste versículo (Apocalipsis 21:27) al libro de la vida se le llama: “el libro de la vida de Cordero”.

Es muy interesante tener en cuenta que la Biblia Nueva Versión Internacional traduce Apocalipsis 21:27 así: “Nunca entrará en ella nada impuro… sino sólo aquellos que tienen su nombre escrito en el libro de la vida, el libro del Cordero”, la parte final de este versículo en la RV nos dice “el libro de la vida del Cordero”, pero aquí se le llama también “el libro del Cordero”.

El término “Cordero” nos hace referencia a Jesucristo, el cordero de Dios que quita el pecado del mundo, nos recuerda el sacrifico de Jesús en la cruz, el cordero que derramó su sangre, el cordero que puso su vida por nuestros pecados.

El castigo por nuestros terribles pecados lo sufrió Jesús en su carne y los borró con su sangre derramada, porque sin derramamiento de sangre no hay perdón de pecados.

En los libros celestiales estaban escritos todos nuestros pecados, pero cuando creímos en Jesús, cuando creímos en el poder de su sangre, aquella sangre fue aplicada en aquellas páginas llenas de nuestro pecado y fueron limpiadas y así ya no hay pruebas en contra nuestra, todos los pecados fueron borrados.     




Jesús sabía del destino que nos esperaba, Dios sabía que nuestro destino era el lago de fuego, así que envió a su precioso y único Hijo a morir por nosotros, Jesús murió para darnos vida, Jesús pagó el precio de nuestra entrada a la ciudad celestial.          

Conclusión: Este es un momento para reflexionar, sí tú no estás seguro de que tu nombre está escrito en el libro de la vida, este es el tiempo para que le entregues tu vida a Jesucristo y te acojas a su perdón. Sí sabes que tu nombre está escrito en el libro de la vida, este es un momento para dar gracias a Dios por enviar a su Hijo Jesucristo a dar su vida por nosotros.  

Escrito por Pastor Gonzalo Sanabria.                                 

Te invitamos a leer: POR QUÉ DEBEMOS PERDONAR 

 Sermones cristianos y bosquejos.

3 Comments:

  1. Gloria a Dios pastor hermosa reflexion
    Dios le bendiga hoy mañana y siempre..

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por dejarnos tus comentarios. Dios bendiga tu vida y familia.

      Borrar
  2. Gracias Señor,porque mi nombre esta escrito en el libro de la vida

    ResponderBorrar