Ads 468x60px

A veces el tiempo se convierte en nuestra prueba de fe - Predicas y bosquejos

Predicas y bosquejos: El tiempo es nuestra prueba de fe. Predicación.
Predicas y bosquejos bíblicos
(Predicas y bosquejos bíblicos). Con frecuencia el tiempo se convierte en nuestra prueba de fe. Hay circunstancias en nuestra vida donde esperar y confiar en Dios es nuestra más grande desafío...   


Marcos 8:24-25 “El, mirando, dijo: Veo a los hombres como árboles, pero los veo que andan. Luego le puso otra vez las manos sobre los ojos, y le hizo que mirase; y fue restablecido, y vio de lejos y claramente a todos”.

A Jesús han traído un hombre ciego para que él le imponga las manos y lo sane. El Señor impone sus manos sobre él, pero como podemos ver este milagro de Jesús se desarrolló en dos fases o tiempos. Después de que Jesús oró por él y lo ministró por primera vez el hombre veía parcialmente, él veía a los hombres como árboles que andaban.

Por segunda vez el Señor impuso sus manos sobre sus ojos y oró, y entonces aquel hombre pudo ver claramente a todos. El hecho de que este milagro se haya realizado en dos etapas nos recuerda la importancia de no renunciar, sino de perseverar, pues llegará el tiempo en el que veremos la gloria del Señor. 

Si aquel hombre se molesta porque la primera vez las cosas no salieron bien y se marcha en esa condición se habría perdió la bendición de Dios. Algunas veces ante los malos resultados iniciales nos podemos ver tentados a renunciar, pero Dios premia la fe que persevera.

(Adquiere ahora sin costo alguno nuestro libro cristiano, aquí en: GRATIS LIBRO CRISTIANO).  

El versículo 25 nos dice que aquel hombre “fue restablecido”. Es una palabra muy importante porque aquí vemos el poder de Dios en acción restaurando al ser humano.

La palabra “restablecido” aquí se traduce del término griego “apokathistemi” que además significa: restaurar, restituir, reponer, devolver. Reconstituir en salud, hogar u organización.

Estos significados nos permiten ver el gran poder de nuestro Señor Jesucristo para restaurar lo dañado, restituir lo perdido, devolver lo que el enemigo se ha llevado, restaurar la salud y el hogar, no hay nada imposible para Dios.          

Conclusión: En muchas ocasiones vivimos circunstancias en las que no podemos comprender lo que está sucediendo, pero Dios si lo sabe, y nuestra mejor decisión es buscar a Cristo y confiar en él. Dios se manifestará y hará lo mejor para nuestras vidas, y seguramente como él lo sabe hacer nos sorprenderá con su múltiples formas.


Escrito por Pastor Gonzalo Sanabria.                                 

Te invitamos a leer: LA VIDA Y PODER DE SANSÓN 

(Predicas y bosquejos bíblicos).


4 Comments: