Ads 468x60px

La oración inevitablemente nos transforma - Predicas y bosquejos

Predicas y bosquejos: La oración nos transforma. Bosquejo bíblico
Predicas y bosquejos
(Predicas y bosquejos). La oración nos expone a la presencia de Dios y allí somos transformados. Reflexionemos por ejemplo en la transfiguración del Señor Jesús, Lucas 9:29 “Y entre tanto que oraba, la apariencia de su rostro se hizo otra, y su vestido blanco y resplandeciente”... 


Predica cristiana: La oración inevitablemente nos transforma.

La Biblia nos enseña que mientras Jesús oraba fue transformado su rostro y su vestido. Definitivamente no hay nada imposible para Dios, el Señor puede transformar nuestra vida, nuestro carácter, nuestro corazón y cualquier situación. 

Es Dios quien hace los milagros, es él quien tiene el poder para hacer aquello que es imposible para nosotros, el texto también nos enseña que la oración juega un papel fundamental para la obra de Dios.

El pasaje nos dice que la transfiguración ocurrió mientras Jesús oraba, entonces mientras oramos Dios hace cosas maravillosas, su poder se activa para transformar aquello que él se ha propuesto hacer.

Los cielos requieren de nuestra oración, Dios interviene en la vida natural de los hombres como resultado de la oración, la Biblia enseña esto de principio a fin.  

(Adquiere ahora sin costo alguno nuestro libro cristiano, aquí en: GRATIS LIBRO CRISTIANO).  
 
Por ejemplo cuando Israel oraba Dios se manifestaba a su favor y les daba grandes victorias, o hacia poderosos milagros de provisión. La oración de Elías por dirección de Dios hizo cerrar los cielos y mediante la oración del mismo profeta fueron abiertos; mientras Jesús oraba al salir del agua de su bautismo descendió el Espíritu Santo en forma corporal como paloma, como resultado de la oración de Ana nació el profeta Samuel, etc.

Mientras Jesús oraba su rostro y su vestido experimentaron una poderosa transformación, el Señor resplandecía, esto nos recuerda que la vida de oración hace resplandecer la gloria de Dios en nosotros.       

Es necesario renovar y fortalecer nuestra vida de oración. Si observamos la Escritura desde la perspectiva de la oración, podemos concluir que las grandes victorias y los grandes milagros estuvieron precedidos de oración, y las personas que impactaron el mundo para la gloria de Dios fueron personas de oración.   


Conclusión: Oremos confiados en que Dios nos escucha y nos fortalece para caminar de su mano todos los días de nuestra vida. Oremos creyendo que el Señor actuará de acuerdo a su amor y poder para cumplir en nosotros su propósito. No hay nada difícil para nuestro Dios.


Escrito por Pastor Gonzalo Sanabria.                       

Te invitamos a leer: 


Predicas y bosquejos bíblicos.  

9 Comments:

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar

  2. Q bendición conocer la oración. Algunas veces, miro a mi alrededor y pienso ... cómo podrán vivir sin Dios ? Si Él es el mayor de los regalos q alguien puede tener. Qué suerte haber recibido la gracia De Dios en nuestras vidas. Bendiciones pastor para toda la familia, me encantan sus estudios.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Sara por tus comentarios. Definitivamente por la gracia de Dios, hoy somos lo que somos: hijos de Dios. El Señor te bendiga.

      Eliminar
  3. La oración es nuestro diario a vivir sin la oración nuestra vida espiritual se seca

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es, por eso nos dice la Escritura: "Orad sin cesar". Dios te bendiga y gracias por tu comentario.

      Eliminar
  4. LA ORACIÓN ABRE LAS PUERTAS DEL CIELO PARA QUE CAIGAN LAS BENDICIONES DE DIOS A NUESTRAS VIDAS,SALUDOS Y BENDICIONES

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es Evelio, muchas gracias por tus comentarios. Dios bendiga tu vida y familia.

      Eliminar
  5. Gracias ministro por esos devocionales que han sido de mucha bendición para mi vida de la congregación te amamos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por dejarnos tus valiosos comentarios. Dios bendiga tu vida y la de toda la congregación.

      Eliminar