Ads 468x60px

Dios recompensa a quien se preocupa por su casa - Estudio bíblico

Estudios bíblicos: Dios recompensa a quien se preocupa por su casa. Sermones cristianos
Estudios bíblicos
(Estudios bíblicos). Dios recompensa a aquel que se preocupa por su casa.  1 Crónicas 29:25 “Y Jehová engrandeció en extremo a Salomón a ojos de todo Israel, y le dio tal gloria en su reino, cual ningún rey la tuvo antes de él en Israel”. Como nos enseña la Biblia es Dios quien bendice y pone en lugares de privilegio.

En este caso nos dice la Escritura que Dios engrandeció a Salomón y le dio tal gloria que ningún rey de Israel la tuvo antes de él... 

Recordemos que en la mano de Dios está la fuerza y el poder, y es él quien hace grande a quien él quiere y le da poder. Al Señor le plació honrar y bendecir a Salomón, y no sólo le dio una gran prosperidad, sino que además le dio una sabiduría única en el mundo. Fue este rey el que se dedicó a construir el templo para Dios.      

Dios recompensó también a David, 1 Crónicas 29:26-28. David quiso construir la casa para Dios y el Señor le dijo: “Será tu hijo el que me haga casa”.

Entonces el rey David se dedicó a ahorrar para la casa de Dios, nos dice la Escritura que él preparó oro para las cosas de oro, plata para las cosas de plata, de igual manera bronce, hierro, madera, piedras preciosas, y piedras de mármol en abundancia.    

Todo aquel que se ocupa de la casa de Dios, verá la recompensa de Dios en su casa. El principio de la siembra y la cosecha es inevitable. Cuando hacemos lo correcto delante de Dios bendición, victoria y vida cosecharemos.   

La Biblia nos enseña que el rey David murió en buena vejez, lleno de días, de riquezas y gloria; y reinó en su lugar Salomón su hijo. Dios recompensa a aquel que se preocupa por su casa.  
(Adquiere ahora sin costo alguno nuestro libro cristiano, un texto que edificará tu vida y la de aquellos que te rodean. Aquí en: GRATIS LIBRO CRISTIANO).   
Debemos valorar el lugar o auditorio en el que como iglesia local nos reunimos. Es casa de Dios, como lugar en el que nos congregamos para adorar al Señor, estudiar su palabra y ser ministrados por su poder.

Salomón se dedicó a la casa de Dios y él lo bendijo con abundancia (1 Reyes 6:1, 7:1-2 y 2 Crónicas 8:1-2, observe la secuencia, primero fue la Casa de Dios. Luego la casa propia. Después la casa del Líbano, y posteriormente reedificó ciudades. Dios ha prometido bendecir y prosperar a aquella persona que bendice su casa.


Escrito por Pastor Gonzalo Sanabria.                  

Te invitamos a leer: LA FE ES PREMIADA POR DIOS 


Estudios bíblicos – Sermones cristianos. 

2 Comments: