Ads 468x60px

Sermón cristiano: El poder de la oración

Estudios bíblicos. El poder de la oración. Sermones cristianos
Sermones cristianos
(Sermones cristianos – Estudios bíblicos). Introducción: A veces ante algún obstáculo, problema o amenaza del enemigo podemos entrar en angustia o depresión. Podemos buscar soluciones terrenales y rápidas, y quizá dejamos la oración como última opción. Pero al considerar la vida de Jesús en la tierra, vemos que el Señor le dio gran importancia a la oración

Sermón cristiano: El poder de la oración.

Es necesario retomar la oración como arma contra el enemigo y como instrumento de Dios en la transformación de nuestra vida, recordemos que la transfiguración de Jesús se dio en un tiempo de oración. Mediante la oración el cristiano logra grandes cosas, el Señor dijo: “buscad y hallareis, tocad y se os abrirá, pedid y se os dará”.       

Una oración con humildad de corazón. 2 Crónicas 33:9-13 “Manasés hizo más mal que las naciones que Jehová destruyó… y habló Jehová a Manasés y al pueblo, mas ellos no escucharon; por lo cual vino el ejército asirio y aprisionaron a Manasés con grillos y fue llevado a Babilonia.

Más luego que fue puesto en angustias, oró a Jehová su Dios, humillado grandemente en la presencia del Dios de sus padres. Y habiendo orado a él, fue atendido, y Dios lo restauró a su reino, entonces Manasés reconoció que Jehová era Dios”.  

Lamentablemente el rey Manasés es reconocido por su gran maldad, y por haber promovido el ocultismo y la idolatría en Judá, de hecho se conoce como uno de los reyes más sanguinarios y paganos, pero alcanzó la misericordia de Dios.   

La dureza de su corazón, así como su rebelión podemos verlas en la Biblia cuando dice que “hizo más mal que las naciones que Jehová destruyó delante de Israel” es decir su conducta fue peor que la de los mismos pueblos cananeos. 

El amor de Dios es infinito y utiliza todos los medios posibles para librarnos del dolor y de la angustia, pues nos dice el pasaje que Dios envió profetas y siervos a su pueblo para advertirles pero ellos no escucharon.

(Adquiere ahora sin costo alguno nuestro libro cristiano, un texto que edificará tu vida y la de aquellos que te rodean. Aquí en: GRATIS LIBRO CRISTIANO).  

Dios permitió entonces que vinieran los asirios, quienes sometieron a Judá y aprisionaron al rey Manasés con grillos y cadenas, y cuando él se vio en aquella difícil situación, entonces “oró a Jehová su Dios”.

La Biblia nos destaca un calificativo en su oración: “humillado grandemente”. Es decir él decidió desechar su orgullo y soberbia para aceptar delante de Dios que se había equivocado, que había pecado delante del Señor. Dios atiende al corazón que se humilla delante de él.   

Por eso el versículo trece nos dice: “Y habiendo orado a él, fue atendido; pues Dios oyó su oración y lo restauró a su reino en Jerusalén”. Probablemente nosotros lo perdonamos, pero no lo ponemos de nuevo en el trono; pero Dios sí lo hizo, el Señor no sólo lo perdonó sino que lo puso nuevamente en el trono de Judá.

Dios es bueno, soberano y todopoderoso. Él escucha y atiende la oración del corazón humilde, y responde de maneras maravillosas con las que nos enseña y nos sorprende.


Escrito por Pastor Gonzalo Sanabria.        

Te invitamos a leer: 
.

Sermones cristianos – Estudios bíblicos.


4 Comments:

  1. Gracias a Dios por esta buena palabra que llena mi vida y me da fortaleza,pido a el Señor mi Dios que lo llene de mucha sabiduría y oro por este hermoso ministerio

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Evelio por tu apoyo, tus palabras y oraciones tan necesarias. Dios te bendiga.

      Eliminar
  2. Amén. El Señor se goza con un corazón humilde. Yo siento lo mismo q Evelio.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Sara, su apoyo y palabras son muy importantes para este servicio a Dios. El Señor les bendiga.

      Eliminar