Ads 468x60px

Huir de Dios nunca es la solución

Introducción: Dios estableció su reino y su gobierno sobre leyes, cuando caminamos en ellas somos bendecidos y contamos con su respaldo. Por el contrario cuando hacemos las cosas a nuestra manera los resultados no son buenos, más bien hay dolor y frustración... 

Dios sabe muy bien cuál es el mejor camino, por eso rindamos nuestra voluntad al Señor y seremos bendecidos. Hacer la voluntad de Dios es el mejor camino.

Huir de Dios nunca es la solución.    

Jonás 1:1-3 “Vino palabra de Jehová a Jonás hijo de Amitai, diciendo: Levántate, y ve a Nínive, la gran ciudad, y pregona contra ella; porque su maldad ha subido delante de mí. Y Jonás se levantó para huir de la presencia de Jehová a Tarsis, y descendió a Jope; y halló un navío que partía para Tarsis; y pagando su pasaje, entró en él para irse con ellos a Tarsis de delante de Jehová”.

El profeta Jonás intenta escapar del llamado de Dios. El profeta recibe de Dios dos instrucciones: ir a Nínive y predicar allí el mensaje de Dios. Jonás debe ir entonces a una ciudad pagana y gentil, es decir allí no había temor de Dios ni eran israelitas, y debía llamarlos al arrepentimiento. 

La maldad y el pecado de aquella ciudad iba en aumento y esto había subido delante de Dios, y por eso eran candidatos al juicio divino, pero el Señor es bueno y se duele del castigo, por eso les da la oportunidad de arrepentirse.  

Pero Jonás se levantó para huir. Este pasaje nos permite preguntarnos ¿Qué motivos tenía Jonás para pretender escapar del llamado divino y no hacer lo que Dios le había dicho? Podemos considerar varias razones:  

a) Quizá pensó que era una labor muy difícil, pues era una ciudad llena de maldad, y a lo mejor su integridad estaba en peligro. 

b) Tal vez Jonás consideraba que aquellos asirios no merecían el perdón de Dios, al fin y al cabo eran sanguinarios y pecadores.

c) O a lo mejor el profeta tenía en su corazón un resentimiento por acciones de los asirios contra su pueblo Israel en el pasado, y deberían por eso recibir el juicio de Dios.     

Y quizá otras razones. Pero ante todo esto debemos tener presente que si Dios nos manda a hacer algo él mismo nos va a proteger del mal. Además nosotros no somos jueces para decidir quién merece el perdón de Dios y quien no.

(Adquiere ahora sin costo alguno nuestro libro cristiano, un texto que edificará tu vida y la de aquellos que te rodean. Aquí en: GRATIS LIBRO CRISTIANO).  

Como cristianos debemos caminar en perdón y orar por la salvación y bendición para los demás, incluso para nuestros enemigos, así lo enseñó nuestro Señor Jesucristo. Huir de Dios genera pérdidas, Jonás perdió el dinero que pagó por su pasaje, perdió el tiempo del viaje y se perdió la oportunidad de viajar en primera clase si hubiese obedecido a Dios.   

Sin embargo Jonás procuró huir a Tarsis, ciudad considerada como lugar que llevaba a los confines de la tierra, lugar muy distante en la región opuesta a Nínive. El profeta quería ir tan lejos como fuera posible. Independientemente de sus razones, Jonás estaba en gran manera equivocado.


Huir de Dios nunca es la solución. De hecho sabemos que el profeta entró en una gran tormenta y luego cayó al vientre de un gran pez para finalmente hacer la voluntad de Dios, es decir predicar en Nínive. Es mejor sin tanto dolor y caos obedecer a Dios.       


Escrito por por pastor Gonzalo Sanabria.  

Te invitamos a leer:  

17 comentarios:

  1. Amén que linda enseñanza siempre es mejor caminar en los caminos de Dios.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es, lo mejor es seguir el camino de Dios. El Señor te bendiga.

      Eliminar
    2. Muchas gracias por este mensaje a sido de mucha bendición a mi vida Dios le siga bendiciendo Hno.pastor

      Eliminar
  2. Buen mensaje!! Me identifico mucho con la historia de Jonás

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Dios es bueno y trabaja con nosotros todos los días. Dios te bendiga.

      Eliminar
  3. En mi caso, muchas veces desobedecemos a Dios porque estamos tan inmersos en nuestro día a día q no somos capaces de pararnos a lo q Él nos quiere decir. Tantas cosas por hacer que no le dedicamos el tiempo suficiente al q debería ser nuestra mayor prioridad

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es Sara, Dios debe ser nuestra prioridad. Dios te bendiga y gracias por tus comentarios.

      Eliminar
  4. buen mensaje,Dios es Bueno a veces no lo obedecemos,el tiene,Que ser nuestra proridad

    ResponderEliminar
  5. Me gusto esta enseñanza también tuve la misma situación que jonas en un tiempo huí de lo que Dios quería para mi Dlb pastor saludos

    ResponderEliminar
  6. Es una bendición amado pastor recibir sus enseñanzas me.son muy útiles Dios lo bendiga y seguiré.esperando como siempre este tan grande material saludos.desde Honduras.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tus palabras, son muy importantes para nosotros. Dios te bendiga Jose Adan.

      Eliminar