Ads 468x60px

Dios desea lo mejor para tu casa

Ante toda la bendición de Dios en el Edén que la Biblia registra surge entonces la pregunta ¿Qué fue lo que sucedió? ¿Por qué todo eso se perdió? Debemos recordar que Dios entregó unas instrucciones a Adán y a Eva... 

Dios estableció leyes para la familia. Génesis 2:15-17 “Tomó, pues, Jehová Dios al hombre, y lo puso en el huerto de Edén, para que lo labrara y lo guardase. Y mandó Jehová Dios al hombre, diciendo: De todo árbol del huerto podrás comer; más del árbol de la ciencia del bien y del mal no comerás;  porque el día que de él comieres, ciertamente morirás”.

Este pasaje nos enseña que Dios puso en el huerto al hombre “para que lo labrase y lo guardase”. Entonces el hombre debía labrar el huerto (arar, cultivar), sus cosechas eran seguramente abundantes en extremo, y debía guardarlo (que desde el idioma hebreo significa: proteger, cuidar).

El enemigo siempre está intentado dañar tu huerto (familia), pero sólo la negligencia del cristiano le da el poder de hacerlo, pues en Cristo somos vencedores. Es muy importante entender el diseño de Dios para caminar en él y la cosecha será bendición.

Nos dice el versículo 16 “Mandó Jehová Dios al hombre…”, Los mandamientos de Dios procuran mantener el orden divino y la bendición sobre su creación. 

El Señor le advierte a Adán que no tome del árbol del bien y del mal, pues el resultado será la muerte, es decir vendrá el fracaso, la ausencia de fruto y bendición, se perderán los privilegios, y se afectará la relación con Dios, pues el pecado trae separación de Dios. La desobediencia afectó también el diseño divino, es decir el matrimonio.   

Dios conoce el resultado de la desobediencia, así que procura por muchos medios que el hombre camine en su palabra, así no vivirá el dolor, ni la frustración, ni el fracaso, ni la muerte, sino que tendrá vida y vida en abundancia.

(Adquiere ahora sin costo alguno nuestro libro cristiano, un texto que edificará tu vida y la de aquellos que te rodean. Aquí en: GRATIS LIBRO CRISTIANO).   


Además Dios estableció el diseño para el hogar, se llama matrimonio y es aquel formado por un hombre y por una mujer: Génesis 2:22, la mujer fue formada del interior del varón (una costilla del hombre) para tener una unidad inseparable y un compañerismo para toda la vida.

Recuerdo siempre aquí la hermosa y poderosa simbología: La mujer fue creada de una costilla del varón; no de un hueso de la cabeza para que lo gobierne, ni de un hueso del pie para que sea maltratada; sino de una costilla debajo del brazo para ser protegida y cerca al corazón para ser amada.   


La bendición de la familia empieza con la unión entre un hombre y una mujer; el matrimonio entre personas del mismo sexo no está en el diseño de Dios, y no hay bendición así. Es cuando seguimos el modelo y consejo de Dios que la vida y la bendición fluyen en abundancia. Es el modelo de Dios un modelo de vida que preserva al ser humano de la muerte eterna.      


Escrito por por pastor Gonzalo Sanabria.  

Te invitamos a leer:  
  • .

5 comentarios:

  1. Cuando pasa el tiempo siempre nos damos cuenta q el Señor ha elegido lo mejor para nosotros, así q quedaremos a la espera de recibir las promesas del Señor, a su tiempo.
    Bendiciones pastor! Siempre geniales los libros y estudios

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Dios te bendiga Sara. Es cierto Dios todo lo hace bien y perfecto en su tiempo. Saludos.

      Eliminar