Ads 468x60px

Confianza en tiempos difíciles

Confianza en tiempos difíciles  -
Introducción: Con frecuencia nos encontramos viviendo tiempos difíciles de entender y otros son de gran adversidad, son sin duda tiempos en donde confiar en Dios es nuestro desafío. Pero podemos hacerlo, él es bueno y cumple sus promesas, él nunca nos desamparará... 


Confianza en tiempos difíciles. Salmo 46:2-3.

“Por tanto no temeremos aunque la tierra sea removida; aunque se traspasen los montes al corazón del mar; aunque bramen y se turben sus aguas; aunque tiemblen los montes a causa de su braveza. (Selah)”.  

Al mirar el mundo y sus acontecimientos, escuchamos de guerras, fenómenos naturales muy fuertes, crisis financiera mundial, etc, pero en medio de todo esto Dios es nuestro refugio y fortaleza. Si reflexionamos en los acontecimientos finales según la Biblia puede aparecer el temor, pero es claro también a lo largo de la Escritura que Dios siempre ha preservado a su pueblo.    

El temor genera incertidumbre, ansiedad y angustia por lo que vendrá, y eso afecta hasta la salud física; pero la fe en Dios genera confianza, esperanza y expectativa por la poderosa obra que el Señor hará. La fe en Dios produce paz en el corazón cristiano, lo cual beneficia además su salud física. Entonces confiar en Dios y en su cuidado también genera salud y bienestar. 

Este pasaje concluye con la palabra: “Selah”. Término que indica “pausa para escuchar” “detenerse para pensar” y también significa: “para siempre”.  Podemos considerarlo entonces como un momento para reflexionar, en este caso en el poder de Dios que nos ha guardado y nos seguirá protegiendo.

Fue un momento difícil para los tres los jóvenes hebreos cuando fueron lanzados al horno de fuego por no arrodillarse y adorar la estatua de Nabucodonosor, pero Dios poderoso y fiel no permitió que las llamas ni siquiera tocaran sus vestidos. Dios guarda a aquel que en él confía.  


Escrito por por pastor Gonzalo Sanabria.  

Te invitamos a leer:  
  • .

Y a Aquél que es poderoso para guardaros sin caída,
y presentaros sin mancha delante de su gloria con gran alegría,
al único sabio Dios Salvador nuestro, sea gloria y majestad,

dominio y potestad, ahora y siempre. Amén” Judas 1:24-25.
.

12 comentarios: