Ads 468x60px

Cuidado con las obras de las tinieblas

Origen del hallowen
Cuidado con las obras de las tinieblas.

Origen del Halloween: Fiesta irlandesa que celebra el fin de las cosechas y el comienzo del año nuevo celta. Durante esa noche (creían ellos) los espíritus de los difuntos caminaban entre los vivos, y se realizaban fiestas y ritos para comunicarse con los muertos... 

Los espíritus ancestrales eran invitados y homenajeados mientras que los espíritus malos eran alejados, precisamente por eso usaban los disfraces y las máscaras, eran figuras monstruosas para asustar (según ellos) a los espíritus malos y así no harían daño a los vivos.      

Los celtas ponían una vela encendida en las ventanas de las casas para que los muertos encontraran el camino (por eso las calabazas con luz por dentro). Aquella noche según los celtas:

a) Las brujas gozaban de mayor vitalidad,
b) A los sacerdotes druidas o chamanes celtas se les concedía el don de adivinar el futuro,
c)  La línea entre los muertos y los vivos desaprecia,
d) Los fantasmas venían del otro mundo a llevarse a los vivos, 
e) Por eso se hacían conjuros y grandes fogatas para ahuyentar  los a los malos espíritus.

Esta fiesta es fuertemente celebrada en Irlanda, Canadá, Australia, Inglaterra y USA. Convirtiéndose  en una noche de misterio, brujas, fantasmas, duendes, espíritus, disfraces, películas de terror, en donde las personas celebran con un ánimo festivo y de buen humor.     

Es interesante tener en cuenta que este día es una fecha muy importante en el calendario satánico. El 31 de octubre es para ellos el inicio del año satánico; noche principal para invocar los poderes de los demonios.

Se convoca asamblea de satanistas y requiere sacrificio humano, así como un sacrificio sexual a los demonios. Considerado por ellos como un momento ideal para alcanzar sus planes mediante rituales, conjuros y hechizos.     

(Nota: Te invitamos a adquirir gratis el libro cristiano de ésta semana. En éste libro basado completamente en la palabra de Dios encontrarás temas de edificación y fortaleza espiritual. Adquiere este libro sin costo alguno aquí en: GRATIS LIBRO CRISTIANO). 

Somos templo del Dios viviente. 2 Corintios 6:14 – 7:1.

No os unáis en yugo desigual con los incrédulos; porque ¿qué compañerismo tiene la justicia con la injusticia? ¿Y qué comunión la luz con las tinieblas? ¿Y qué concordia Cristo con Belial? ¿O qué parte el creyente con el incrédulo? ¿Y qué acuerdo hay entre el  templo de Dios y los ídolos? Porque vosotros sois el templo del Dios viviente… Así que, amados, puesto que tenemos tales promesas, limpiémonos de toda contaminación de carne y de espíritu, perfeccionando la santidad en el temor de Dios”.

La iglesia de Corinto estaba en medio de una ciudad desordenada e inmoral, allí estaba el famoso templo a Afrodita, diosa del amor. Su culto era completamente inmoral y desenfrenado. La ciudad se destacaba por su gran comercio, era además muy importante por su ubicación geográfica, pero su más grande característica era precisamente su desorden moral.   

Las palabras del apóstol Pablo son una exhortación para que la iglesia no participe del desorden de la ciudad de aquel entonces.

Son palabras que nos recuerdan muchas cosas hoy día: Somos templo del Espíritu Santo, por tanto no debemos participar de aquello que desagrada a nuestro Dios y que no está de acuerdo a nuestra naturaleza. Nuestra actitud debe ser apartarnos y no participar de lo que el mundo hace, pero Dios no aprueba.      

Reflexión final: Somos hijos de Dios, Jesucristo vino a darnos vida y vida en abundancia. Para nada tenemos que celebrar una fiesta  los muertos o a los espíritus malos. Somos llamados a adorar  Dios en espíritu y en verdad. Permitamos pues que el Cristo que vive en nosotros sea visto por el mundo que está en oscuridad y necesita luz para ser libre.  


Escrito por por pastor Gonzalo Sanabria.  

Te invitamos a leer:  
  • . 

0 Comments:

Publicar un comentario