Ads 468x60px

El amor de Dios en nuestro corazón se evidencia cuando perdonamos


El amor de Dios en nuestro corazón se evidencia cuando perdonamos. El amor de Dios en el corazón del cristiano es su arma más poderosa, Lucas 7:47-50... 


“Por lo cual te digo que sus muchos pecados le son perdonados, porque amó mucho; más aquel a quien le perdona poco, poco ama. Y a ella le dijo: Tus pecados te son perdonados. Y los que estaban juntamente sentados a la mesa, comenzaron a decir entre sí ¿Quién es éste, que también perdona pecados? Pero él dijo a la mujer: Tu fe te ha salvado, ve en paz”.

Ante la genuina adoración de aquella mujer pecadora, Jesús dice: “Tus pecados te son perdonados”. En aquel momento sobre aquella mujer vino libertad, y de sus hombros cayeron aquellos sentimientos de culpa, ella fue libre y restaurada. El perdón sana y libera.   

No todos están de acuerdo con el amor de Dios, no todos perdonan como el Señor lo desea, aquellos fariseos comenzaron a pensar dentro de sí: ¿Quién es éste, que también perdona los pecados? Pero Jesús dijo a la mujer: “Tu fe te ha salvado, ve en paz”.

Aquella mujer entró ante Jesús herida, cargada, cansada, afligida, acusada, frustrada, pero al acercarse a Jesús y al entrar en su presencia recibió perdón de pecados, salvación y paz en su corazón. Nunca saldrás de la presencia de Dios con las manos vacías. 

(Te invitamos a adquirir gratis nuestro nuevo libro:Cómo arrancar la amargura del corazón” Promo del 9 al 13 de nov. de 2018. Hay un obstáculo que estorba las bendiciones por la gracia de Dios en Cristo, se llama raíz de amargura. Este pequeño texto nos enseña a la luz de la Biblia este tema, y cómo podemos superar todo resentimiento y herida emocional del corazón, y disfrutar las bendiciones de Dios en Cristo. Adquiere sin costo alguno este libro aquí: GRATIS LIBRO: CÓMO ARRANCAR LA RAÍZ DE AMARGURA DEL CORAZÓN).

Perdonar es un acto que evidencia que Cristo vive en nosotros, perdonar demuestra que tenemos la naturaleza de Cristo en nosotros. Amar es perdonar, amar es abrazar de verdad, es dar genuinas palabras de valoración y afecto, amar es servir al otro, amar es servir y vivir agradecido toda la vida porque Cristo dio su vida por nosotros en la cruz.   

Miremos a nuestra familia con los ojos de Dios, amemos a nuestra familia con el amor de Dios, porque el amor terrenal falla, es inconstante, es egoísta, no permanece. Perdona y bendice a los tuyos, esa es la voluntad de Dios, y si es difícil hacerlo, este es el momento para que le digas a Dios: “Señor, ayuda a amar como tu amas”. 

(Si deseas estar actualizado(a) en cuanto a nuestros nuevos libros y promociones, te invitamos a seguir nuestra página de escritor, haz clic en el botón naranja debajo de nuestra fotografía, donde dice: “+Follow” (seguir) aquí en: ESCRITOR PASTOR GONZALO SANABRIA). 



Escrito por pastor Gonzalo Sanabria.  

Te invitamos a leer:  
 .

8 comentarios:

  1. Muchas gracias por el libro! Seguro q será de gran bendición en nuestras vidas su lectura.
    Q pongamos nuestro corazón al servicio de nuestro precioso Señor para q lo transforme de modo q sólo amemos como Él.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Sara por tus valiosos comentarios. Dios te bendiga.

      Eliminar
  2. Cuando uno perdona,se libera de muchas cargas

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es Evelio, gracias por tus aportes. Bendiciones.

      Eliminar
  3. Amén Amén Dios es único y verdadero Padre que nos da un corazón de compasión

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Dios te bendiga Edegledis, gracias por dejarnos tu comentarios.

      Eliminar
  4. Amén gracias por permitir que sea parte de SU empresa. Gracias por todo el servicio que prestan y su Exelente trabajo:Soy mujer cristiana y me gozo en gran manera.disfutar de todo lo que me gusta.todo lo que se relaciona .con las cosas para Dios.Muchas bendiciones : en Cristo Jesús.
    Les DECEO UNA semana BENDECIDA por Dios :

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tus valiosas palabras. Dios bendiga tu vida y familia.

      Eliminar