Ads 468x60px

Valora a los miembros de tu hogar

Valora a los miembros de tu hogar. Pues a veces cometemos el error de no expresarles nuestro amor. A veces no apreciamos a quienes están en nuestra casa, Lucas 7:44-46

Y vuelto a la mujer,  dijo a Simón: ¿Ves esta mujer? Entré en tu casa, y no me diste agua para mis pies; mas ésta ha regado mis pies con lágrimas, y los ha enjugado con sus cabellos. No me diste beso; mas ésta, desde que entré, no ha cesado de besar mis pies. No ungiste mi cabeza con aceite; mas ésta ha ungido con perfume mis pies”.... 

Según las palabras de Jesús Simón no atendió al Maestro como era debido. Es fundamental ver en el otro a Jesús y así atenderlo como es debido. Simón no veía a Jesús como el Mesías, como el Hijo de Dios, lo invitó probablemente porque quería demostrar a los demás fariseos su influencia, o quería tener en su casa la figura del momento.  

La ausencia de ciertos detalles y ciertas palabras de Simón nos permite ver varias cosas y actitudes que no debemos albergar en el hogar, Simón no hizo tres cosas puntuales cuando Jesús llegó: 

a) No lavó sus pies”: Por lo general el siervo de la casa se encargaba de lavar los pies de los visitantes al banquete. En esta ocasión nadie se ocupó de lavar los pies a Jesús, sin duda el más ilustre y distinguido. Simón fue indiferente a este detalle.

Lavar los pies nos recuerda lo que Jesús hizo a sus discípulos enseñándoles sobre la importancia de tener un corazón manso, humilde con el cual debemos servir a Dios. A veces en la casa no valoramos el servicio del otro, ni su esfuerzo, y con frecuencia se nos olvida servir a los demás.     

(Nota: Te invitamos a adquirir nuestro libro gratis de esta semana:  Cómo vencer la preocupación” Promoción del 4 al 8 de nov. de 2018. La preocupación genera una visión oscura y caótica del presente y del futuro. El miedo se multiplica y no sabemos exactamente cómo actuar. Éste libro expone la realidad de la preocupación, su impacto en nuestra humanidad, las diversas afectaciones en nuestra salud, y por supuesto estrategias para enfrentar y superar dicha circunstancia. Adquiere sin costo alguno este libro aquí: GRATIS LIBRO: CÓMO VENCER LA PREOCUPACIÓN).        


b) No le dio el beso de bienvenida”: Era una expresión de bienvenida, de acogida, era un saludo de cortesía, pero tampoco lo hizo el fariseo. Los besos, los abrazos, las caricias afectuosas son también un lenguaje, mediante ellas expresamos a nuestros seres queridos que en realidad lo son.  

c) No ungió la cabeza del Maestro”: En los banquetes el judío anfitrión tenía preparado para sus visitantes aceite con perfume, un ungüento especial, lo que por supuesto daba un agradable aroma a la persona y a la mesa donde estaba todos sentados. Pero esto tampoco lo hizo Simón. Aquel perfume seguramente tenía un costo económico, pero Simón no quiso hacerlo.

La omisión de todos estos detalles nos permiten ver que para Simón no era tan importante quien estaba allí en su hogar, y surge aquí la pregunta: ¿Qué tan importantes son para nosotros aquellos que conforman nuestro hogar? ¿Qué cosas hacemos valorando aquellos que están en casa? Aprecia los miembros de tu casa, ellos son un regalo de Dios.  

(La próxima semana concluiremos con la visita de Jesús al hogar de Simón el fariseo).


Escrito por pastor Gonzalo Sanabria.  

Te invitamos a leer:  
   .

6 comentarios:

  1. Además de verdad, la familia es un bendición del Señor.
    Gracias pastor por recordarnos hacer siempre lo q el Señor quiere q hagamos.

    ResponderEliminar
  2. hermosa reflexión que debemos poner en práctica en todo momento.

    ResponderEliminar
  3. Muy bonito mensaje gracias por recordar nos la importancia de valorar nuestra familia y la iglesia

    ResponderEliminar
  4. Buenos días desde Medellín Colombia que hermosa enseñanza nos muestra la humildad de Jesús y aprendemos que debemos ser mansos y humildes como lo fue Jesús. El cual no hizo pecado ni se allo engaño en su boca. Un abrazo

    ResponderEliminar
  5. Bendiciones wow muy LInda reflexion muchas veces en la casa y nuestra iglesia no valoran

    ResponderEliminar