Ads 468x60px

Cuidado con el espíritu fariseo


Cuidado con el espíritu fariseo. El espíritu fariseo es aquella actitud que acusa, condena, no perdona y cuestiona la obra de Jesús. Lucas 7:39, 49.   

Versículo 39 “Entonces una mujer de la ciudad, que era pecadora, al saber que Jesús estaba a la mesa en casa del fariseo, trajo un frasco de alabastro con perfume”  

Versículo 49 “Y los que estaban juntamente sentados a la mesa, comenzaron a decir entre sí: ¿Quién es éste, que también perdona pecados?”... 

El versículo 39 nos permite ver que Simón el fariseo no invitó a Jesús porque creyera en él como el Mesías, por eso dijo en su corazón: “Sí este fuera profeta…”. Mediante aquellas palabras en su corazón podemos ver su orgullo espiritual y la manera en que menosprecia a aquella mujer, él desde su corazón la acusa y la condena.       

El versículo 49 nos enseña que en aquella comida había otros sentados en la misma mesa con Jesús, quienes en su corazón cuestionaban la obra, autoridad y palabras de Jesús. Eran sin duda otros fariseos amigos de Simón, quienes con su espíritu “fariseo” condenaban a las otras personas.

Son aquellos que no creen que los otros merecen perdón; no ven el gran potencial que hay en las otras personas, solo ven sus errores y debilidades; son aquellos que observan tanto el pecado de otros para acusarlos, que no ven los suyos propios; y por tanto desde su orgullo religioso consideran que no necesitan a Cristo.    

A veces en el hogar nos equivocamos, ofendemos, y nos dejamos llevar por el espíritu fariseo y por eso no toleramos ni perdonamos como Dios lo hace con nosotros, sino que ponemos condiciones y tercamente defendemos nuestra manera de pensar. Es necesario desarrollar un corazón manso y humilde para buscar a Dios y para perdonar al otro.   

(Te invitamos a adquirir gratis el libro cristiano de ésta semana. En éste libro basado completamente en la palabra de Dios encontrarás temas de edificación y fortaleza espiritual. Adquiere este libro sin costo alguno aquí en: GRATIS LIBRO CRISTIANO). 

Con amor Jesús nos enseña y corrige, Lucas 7:40-43.

Entonces respondiendo Jesús, le dijo: Simón, una cosa tengo que decirte. Y él le dijo: Di, Maestro. Un acreedor tenía dos deudores: el uno le debía quinientos denarios, y el otro cincuenta; y no teniendo ellos con qué pagar, perdonó a ambos. Di, pues, ¿cuál de ellos le amará más? Respondiendo Simón, dijo: Pienso que aquel a quien perdonó más. Y él le dijo: Rectamente has juzgado”.  

Es muy interesante ver que Jesús no se enoja con Simón, ni le llama la atención por sus malos motivos, por el contrario le enseña como hace el mejor Maestro con su discípulo. Le dice a Simón: “Escúchame, porque una cosa tengo que decirte” y el fariseo prepara sus oídos y le dice: “Di, Maestro”.

Mediante un ejemplo de la vida diaria le enseña sobre el amor y el perdón; aquellos hombres no tenían como pagar su deuda y el acreedor les perdonó todo lo que ellos le debían. Esto nos recuerda que nosotros no teníamos como pagar nuestros pecados, no había como saldar esa cuenta con Dios, pero por amor Jesús dio su vida para que nuestras deudas y pecados fuesen perdonados.

Simón no estaba feliz por tener  a Jesús allí, tampoco derramó su corazón a sus pies, ni se postró en la presencia del Señor, porque él no era consciente de su deuda, ni del alto valor que Jesús pagaría por él. El corazón consciente del perdón divino no sólo agradece, sino que se convierte en un altar de adoración a su Salvador.

(Puedes leer la continuación de este tema aquí en: Valora a los miembros de tu familia También puedes leer la primera parte aquí en: Jesús visita el hogar de Simón el fariseo).  



Escrito por pastor Gonzalo Sanabria.  

Te invitamos a leer:  
   .

4 comentarios:

  1. Gracias por este alimento,espero el resto para ser lleno espiritualmente

    ResponderEliminar
  2. Muy bueno el mensaje sobre todo el amor y perdón que Cristo hizo con mi vida gracias pastor que Dios lo guarde y lo bendiga

    ResponderEliminar
  3. hermosa palabra...me hace pensar mucho; mucho mas cuando tengo un grave problema . creo que tengo ese espiritu. ayudeme por favor pastor. en mi iglesia ponen a servir a Dios a gente que esta practicando el pecado, me fui, a uno de sus anexos, para ver si podia escapar de esta situacion la cual me siento muy triste; cantan en el pulpito y aun estan en concubinato sin casarse, son misioneros sin casarse. lastimosamente sigue la misma forma la filial o anexo. estoy triste por que no se que hacer. me paso salir con mi familia entera descompuesta de las reuniones de la opresion , y uno de la iglesia al minuto publico lo mismos sintomas. luego de orar en casa eso se fue. y bueno yo los critico si, x que creo que esta mal. pero , me siento una farisea. me podrian dar su opinion por favor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No debes juzgar a tu prójimo, tu debes ir a la iglesia por tener un encuentro con el señor, si tu prójimo peca es un tema entre él y Dios, si ellos están cerca del señor yendo a la iglesia es bueno, peor sería que no fueran y no lograran conocer a Jesús, al juzgar pecas y también tienes otros pecados diferentes pero pecados al fin y al cabo, no eres mejor que ellos por tanto, logra una experiencia con Dios, buscalo a él. Y no olvides que Jesús vino por los pecadores, sino amas a tus enemigos que gracia tiene amar a tus seres queridos? Ahí está tu amor por el prójimo, en lo que cuesta. Bendiciones para ti.

      Eliminar