Ads 468x60px

Cómo superar la preocupación


Sermones cristianos: Cómo superar la preocupación.
Introducción: Con frecuencia este mundo presiona al cristiano para que siga su corriente y estilo de vida que impone. Esto genera afanes, preocupaciones y aún situaciones en las que el creyente desobedece a Dios llevado por la presión del presente siglo. 

El Señor Jesús nos enseñó diciendo: “no os afanéis, cada día tiene su propio afán” pero muchas veces nos dejamos llevar por el afán y la preocupación. Debemos reflexionar y administrar nuestra vida correctamente... 

Sermones cristianos: Cómo superar la preocupación. 


1) Definición de la palabra “Preocupación”.

a) 2 Corintios 11:28 “Además de otras cosas, lo que sobre mí se agolpa cada día, la preocupación por todas las iglesias”.

Aquí la palabra “preocupación” se traduce del término griego “merimna” que además significa: afán, ansiedad, aflicción. La raíz del término indica distracción. Es aquello que genera en el corazón una emoción, que perturba y produce temor. También puede causar un vacío emocional ante la ausencia de seguridad.      

b) En el caso de 2 Corintios 11:28 el apóstol Pablo expresa su gran inquietud por la condición y salud de las iglesias. La persecución en el primer siglo fue muy fuerte, así como la oposición y otras amenazas como los falsos maestros. Esa inquietud debe ser bien administrada para tomar decisiones correctas y acciones apropiadas, pero la preocupación no debe gobernar el corazón.      

c) Notemos que el apóstol usa una expresión significativa en relación con la preocupación: “que sobre mí se agolpa cada día”. Otras versiones dicen: “la carga” “la responsabilidad”, entonces esto nace de la sana inquietud de Pablo por la condición de la iglesia pero generaba una carga o peso sobre él.   

(Te invitamos a adquirir gratis el libro cristiano de ésta semana. En éste libro encontrarás temas de edificación y fortaleza espiritual. Basado completamente en la palabra de Dios y con abundantes notas y enseñanzas para nuestra vida. Adquiere este libro sin costo alguno aquí en: GRATIS LIBRO CRISTIANO).     

d) La Biblia nos enseña la importancia de confiar en Dios y en su poder, él es nuestro protector y proveedor. Lamentablemente con frecuencia nos preocupamos, y esto genera confusión y debilidad en el cristiano, pues la fe nos fortalece y la ausencia de ésta nos hace vulnerables. 

e) La preocupación nos dibuja pinturas tristes y caóticas, nos hace ver imágenes de fracaso y dolor. El miedo surge con fuerza y genera angustia en el corazón de la persona. La preocupación es un sentimiento que se anticipa negativamente sin bases reales, es el resultado de la incredulidad, del temor y de la ausencia de confianza en Dios.

f) La preocupación en la persona puede tener bases en momentos dolorosos del pasado, o al contemplar las tragedias de las personas que le rodean, concluyendo que el dolor se repetirá en su vida. La preocupación y el miedo van de la mano.  

2) Jesús nos advierte acerca de la preocupación. Lucas 21:34

“Mirad también por vosotros mismos, que vuestros corazones no se carguen de glotonería y embriaguez y de los afanes de esta vida, y venga de repente sobre vosotros aquel día”. 

a) En éste versículo la palabra “afanes” se traduce del término griego “merimna” que también significa “preocupación”. El consejo de Jesús es cuidarnos de manera que nuestro corazón no se llene de preocupaciones generadas por ésta vida, ni de las conductas que el mundo practica y aprueba, pero que Dios no bendice.  

b) Las palabras: “glotonería, embriaguez y afanes” nos hablan de una vida tan natural y centrada en lo material que no levanta sus ojos al cielo. Es aquella vida ausente de temor de Dios, sólo desea vivir según los placeres del mundo, y según sus propios deseos.    

c) La Biblia nos enseña la importancia de ser luz en medio de las tinieblas, esto es vivir de manera que demos testimonio correcto del Cristo que vive en nosotros. Es decir debemos ser excelente en nuestras acciones y labores, diligentes en nuestro trabajo y responsabilidades, honestos en nuestros negocios y vivir una vida familiar que honre a Dios.   

d) No permitamos que lo que el mundo señala y aprueba sea lo mismo que nosotros aprobemos y procuremos. Dios es primero, y debe ser él nuestro anhelo cada día. Cuando éste es nuestro estilo de vida veremos que nuestra confianza en él es fuerte y segura, y por tanto la preocupación no gobernará nuestro corazón, pues es Cristo quien lo dirige.     

e) Debemos tener en cuenta el contexto en el que se da este versículo, pues el Señor Jesús está hablando de las señales de los últimos tiempos. Al leer Lucas 21:32 y 36, y recordar que la preocupación es una distracción, vemos que el reino de las tinieblas procurará tener a la humanidad preocupada y ocupada en exceso, así será más difícil pensar en Dios y tener el tiempo para buscar su presencia.

SUSCRÍBETE GRATIS y recibe los devocionales en tu e-mail, HAZ CLICK AQUÍ  

3) Estrategias y consideraciones para vencer la preocupación:

a) Ten presente que nuestra manera de pensar determina nuestra reacción ante las circunstancias. Es decir las emociones negativas son el resultado de una manera de pensar trágica. Por tanto debemos rediseñar nuestra manera de pensar respecto a las dificultades u obstáculos de la vida.

b) Cada adversidad es en realidad una gran oportunidad para crecer y alcanzar nuevos niveles de madurez personal, lo cual será de gran beneficio para todos aquellos que dependen de ti y te rodean.  

c) Reflexiona e identifica el panorama con tranquilidad. Esto nos ayuda a ordenar nuestros pensamientos, nos da una visión más real de la situación, y nos permite determinar que no todo es tan grave como inicialmente lo veíamos.

d) Escribe aquello que te preocupa. Este ejercicio te ayudará a ver mejor el panorama y momento que vives. También al escribirlos estarás de alguna manera sacando de ti la preocupación, y podrás tener mayor claridad para pensar y diseñar soluciones. 

e) Seguramente (con la ayuda del Espíritu Santo) podrás diseñar unas pautas a seguir, cuando la situación así lo requiera. El afán, la ansiedad, y el apresurarse no son buenos consejeros. Toda persona que reflexiona, tendrá ventaja sobre aquel que se apresura alocadamente.

f) Al reflexionar en la situación también vas a identificar las prioridades y asuntos reales. Esto nos permite actuar de la mejor manera, pues no nos ocuparemos de asuntos sin sentido o que en realidad no son importantes. Así descartamos cosas por las cuales no debe haber ninguna inquietud.    

g) Es necesario tomar decisiones firmes respecto a la preocupación, ya que ésta es una elección, ejercítate negándote a preocuparte. Más bien ocúpate en cosas que te van a edificar como la lectura de un buen artículo o un buen libro, o emprende una buena conversación con otra persona.

h) No consientas que los errores o tragedias del pasado vengan a determinar tu presente, y por tanto echen a perder tu futuro.

i) Es sin duda importante fortalecer tu espíritu ante la preocupación. Con razón San Pablo dijo: “Por nada estéis afanosos (“preocupados”) sino sean conocidas vuestras peticiones delante de Dios en toda oración y ruego, con acción de gracias; y la paz de Dios, que sobrepasa todo entendimiento, guardará vuestros corazones y pensamientos en Cristo” Filipenses 4:6,7.

j) Cuando levantamos nuestro corazón a Dios y exponemos nuestras preocupaciones en su presencia, entonces de él vendrá a nuestro corazón su paz, la cual nos capacita para tomar decisiones correctas y acertadas. 

k) Deposita en las manos de Dios toda preocupación o ansiedad porque Dios tiene cuidado de nosotros”. Él es nuestro Creador, Jesucristo dio su vida para salvarnos y lo hizo por amor, el amor de Dios fue derramado en cada uno de nuestros corazones por el Espíritu Santo que nos ha sido dado.

l) Fortalece tu comunión con Dios, afirma y alimenta tu fe en el Señor a través de su palabra, pide al Señor que llene tu corazón de su paz cada día. La confianza en Dios permite que tu corazón descanse y la preocupación poco a poco disminuirá hasta desaparecer. Dios va contigo y nunca te dejará en vergüenza.      

SUSCRÍBETE GRATIS y recibe los devocionales en tu e-mail, HAZ CLICK AQUÍ  

Escrito por pastor Gonzalo Sanabria.  

Te invitamos a leer: 

  .

12 comentarios:

  1. Bendiciones pastor, gracias por sus enseñanzas de las cuales el Espíritu Santo ha hablado poderosamente a nuestros corazones, me gustaría compartirle una enseñanza que El puso en mi corazón, un abrazoo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Dios te bendiga, muchas gracias por tus valiosas palabras. Puedes enviarme tu enseñanza por correo al azruizz@hotmail.com
      Bendiciones.

      Eliminar
  2. Muchas gracias pastor por tan bonito estudio. Es de gran aliento leer estas palabras. Bendiciones !!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias a ti Sara por tus comentarios y apoyo constante a este ministerio. Dios bendiga tu vida y familia.

      Eliminar
  3. Maravillosa enseñanza,,,,,bendiciones pastor,,,,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Ramon por dejarnos tu comentario. Bendiciones.

      Eliminar
  4. Gracias pastor Sanabria, son una Bendición sus estudios y sermones, que nuestro Señor Jesucristo lo siga iluminado con su espíritu Santo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Dios te bendiga y gracias por tus palabras y apoyo. Saludos.

      Eliminar
  5. soy bendecido al leer este maravilloso estudio,Dios les bendiga

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Dios te bendiga Evelio, gracias por tus comentarios. Saludos.

      Eliminar
  6. Buenas noches Pastor, este mensaje es una respuesta clara a nuestra situacion. Dios nos da de su palabra para vencer ¡!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Dios es bueno y poderoso. Muchas gracias Nancy por dejarnos tu comentario. Dios te bendiga.

      Eliminar