Ads 468x60px

Sermón: VICTORIA SOBRE EL DESÁNIMO

Sermón: Victoria sobre el miedo
Introducción: Como hijos de Dios enfrentamos pruebas, dificultades, obstáculos, enemigos, etc. Es una lucha que vive dos frentes, uno externo y otro interno.  Luchamos contra los espíritus inmundos y contra nuestra propia naturaleza caída heredada de Adán.

Pero Cristo vino a morar en nosotros, y por él podemos vencer al enemigo externo e interno, en Cristo dice la Escritura “Somos más que vencedores… y mayor es el que esta en nosotros que el que está en el mundo”. Aunque a veces venga contra nosotros la duda o el desánimo podemos ver  siempre la gloria de Dios a nuestro favor... 

Victoria sobre el desánimo.


1) Posibles causas del desánimo. Lucas 22:54-62.

a) Fatiga o cansancio.

Debemos recordar que unas horas antes Pedro y los otros discípulos estaban cargados de sueño en el huerto de Getsemaní mientras Jesús oraba, nos dice la Biblia en Lucas 22:45 que “vino Jesús y los halló durmiendo a causa de la tristeza”. Seguramente por el repetido anuncio del Maestro respecto a su muerte y partida.  

Por diversas razones nos podemos cansar o fatigar, por exceso de actividades, por mucho esfuerzo físico, o por dedicarnos de continuo a una tarea sin descanso. Pero el cansancio o desgaste también puede ser emocional, es decir factores como el strees, problemas que afectan nuestra alma, la angustia y el miedo ante posibles problemas, etc.      

La ausencia del debido descanso puede generar un desgaste físico y los problemas no administrados debidamente pueden generar un caos en la salud y en el estado emocional de la persona. Uno de las evidencias es el desánimo, es decir la pérdida del ánimo, del optimismo, es la perdida de fuerzas para perseverar, es el decaimiento de la esperanza y de la fe.    

(Te invitamos a adquirir gratis nuestro libro aquí en: GRATIS LIBRO CRISTIANO).  


b) Los errores cometidos.

Como podemos ver el apóstol Pedro niega la Señor en tres ocasiones, como resultado de sus temores. Al final de esa negación en tres ocasiones y del canto del gallo, el Señor Jesús miró a Pedro y éste saliendo fuera lloró amargamente.

Él se dio cuenta de su gran error. Pedro mismo unas horas antes le había dicho: “Mi vida daré por ti. Aunque me sea necesario morir contigo, no te negaré”. Sin embargo lo hizo, y al darse cuenta de su falla, llora con amargura de corazón.

El corazón de Pedro vivió tristeza, decepción, vergüenza, y por supuesto el desánimo vino sobre él. Después de haber vivido todos esos milagros, aquellas grandes experiencias, tres años y medio de seguir a Jesús en un poderoso e impactante ministerio, ahora niega a su Maestro, y eso derribó la fortaleza de su corazón.       

c) La oposición y la persecución.

En el caso de Pedro y los demás discípulos enfrentaron durante aquellos tres años la oposición y persecución de sacerdotes, saduceos, escribas y fariseos. Fueron criticados todo el tiempo por estos grupos. Y en esos momentos vivieron una férrea persecución, tanto que hasta su Maestro fue llevado a la cruz.

Cuando enfrentamos oposición por nuestra fe o por servir a Dios puede venir con fuerza el desánimo. Algunas veces son los miembros de la familia los que se oponen, o tristemente puede venir esa oposición del interior de la misma iglesia.        

d) La incredulidad.

Cuando una persona se enfrenta a circunstancias difíciles en su vida, y esas situaciones se extienden en el tiempo, y la persona no logra confiar en Dios y en su cuidado, esto es incredulidad, y es allí donde el desánimo encuentra un terreno fértil para germinar y crecer.

La incredulidad le impide a la persona confiar en las promesas de Dios, no le permite fortalecer su esperanza ante la crisis, y por tanto la persona empieza a ver las circunstancias más graves de lo que son, la persona ve tristeza y fracaso por todo lado, pues no logra ver el poder de Dios que se manifestará a su favor.     



2) Herramientas para superar el desánimo. Juan 21:15-17.

a) Disponer el corazón para Dios. La primera frase del versículo quince nos dice: “Cuando hubieron comido”. Según el contexto se nos dice que el Señor Jesús se aparece a sus discípulos quienes pescaban en la mar de Tiberias (el mismo mar de Galilea) y les dio instrucciones a sus fatigados discípulos quienes no habían pescado nada, y ellos sacaron una gran cantidad de peces.

Cuando llegaron a la orilla Jesús les tenía preparado un pez asado y pan, y les dio a comer. Es muy interesante este momento, pues vemos aquí cómo Cristo resucitado se ocupa de sus discípulos, él no los abandonó no los desamparó, más bien todo lo contrario estaba allí con ellos, les ayudó en su pesca y les dio alimento.

En realidad cuando pensamos que estamos solos luchando contra el mundo, es cuando Cristo se hace más evidente, algunas veces no logramos verlo porque la tristeza inunda el corazón, pero él Señor siempre está allí cuidando de nosotros y enviando su provisión, lo que es a su vez parte de su cuidado.        

b) Disfrutar la presencia de Cristo. La biblia nos dice que “Ninguno de los discípulos se atrevía a preguntarle, pues sabían que era el Señor”. Los discípulos no sólo estaban cansados de la pesca, sino que habían pasado por la frustración de no pescar nada toda una noche, y ahora comparten con Cristo mismo, esa sola presencia del Señor ya los estaba renovando.

c) Leer con fe la palabra de Dios. Una de la maneras de buscar la presencia de Dios es leyendo su palabra. La presencia de Dios te renueva y fortalece, la esperanza en sus promesas se hace fuerte y sólida, tu corazón recibe nuevas fuerzas para perseverar. La fe es renovada mediante la lectura de su palabra. Recordemos que lo primero que Jesús resucitado hizo con sus discípulos en el mar de Galilea fue darles alimento, él mismo dijo: “No sólo de pan vivirá el hombre, sino de toda palabra que sale de la boca de Dios”.       

d) Servir a Dios. Como podemos ver en el pasaje de Juan 21:15-17 Jesús saca a Pedro de su condición de desánimo precisamente haciéndolo consciente de su llamado y propósito por el cual estaba en la tierra. Dios lo había diseñado para que fuera un  apóstol y eso debía ser y hacer.
            
Todos estamos en la tierra con un propósito divino, somos el resultado de un plan celestial, entonces el desánimo es un obstáculo a superar en el camino a hacia el plan de Dios para nuestra vida, quizá sea usado también el desánimo por el enemigo para atentar contra nuestro avance hacia aquellas bendiciones que el Señor nos ha preparado. De hecho el desánimo genera parálisis, estancamiento, en cambio la fe nos hace avanzar en pos de las promesas de Dios.      

e) Confiar en la fidelidad y bondad de Dios. Con frecuencia ante los problemas podemos vernos tentados a poner en duda la fidelidad del Señor, quiero decir podemos pensar que las promesas de Dios pueden aplicar para otros pero no para nosotros. De alguna manera el enemigo quiere hacernos pensar que Dios está lejos, y que se ha desentendido de nosotros.

Es entonces allí cuando debemos fortalecer nuestra confianza en Dios quien no miente, sino que cumple a cabalidad con todas sus promesas. Dios es bueno en esencia, Dios es amor, y por tanto todo lo que hace, planea y dice nace en su amor eterno.

Dios procura y busca el bien del ser humano, todo lo que hace, aunque a veces es difícil de entender inicialmente, lo hace con su infinita bondad y por su gran amor. Como el mejor Padre sólo quiere y ha planeado nuestro bienestar.     

   

Conclusión: Seguramente ante ciertos obstáculos podemos luchar contra el desánimo, y éste buscará detener nuestro avance en el Señor. Pero en este camino de la fe no estamos solos, tampoco se trata de nuestras capacidades, sino del poder de Dios. Él ha prometido estar con nosotros todos los días, y así será, pues él no miente. Adelante, el Señor Jesús va contigo.


Escrito por pastor Gonzalo Sanabria.  

Te invitamos a leer: 
.  

10 comentarios:

  1. Parece increíble pero el Señor ha puesto este sermón en el momento justo, hoy me encuentro triste, en cierto modo por cansancio pero también por desánimo de no recibir varias cosas pedidas durante muchos años. Y también por estar separada de la familia. Sé que el Señor está ahí sin dejarme de su mano, porque justo este texto me lo recuerda. Me da ánimo para ponerme a orar en no perder la vista de mi Salvador y Protector. Muchas gracias pastor !! Bendiciones

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que la gracia y el poder del Señor Jesucristo sea sobre tu vida Sara. Dios está contigo y te lleva de su mano al destino que te ha preparado. Dios te bendiga.

      Eliminar
  2. Gloria a Dios, las palabras de Él nunca viene vacía de esperanza todo lo contrario, bello Dios no se queda con nada para llevárte a otro nivel cuándo somos obediente amén

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Dios te bendiga Edegledis. Muchas gracias por tu valioso comentario, y como dices: las palabras de Dios siempre traen esperanza. Bendiciones.

      Eliminar
  3. A Dios sea toda la gloria!!! Este mensaje ha sido propicio a mi vida. En estos momentos me encuentro agotada y fatigada físicamente en mi travesía por el desierto que Dios ha dispuesto para mi en este tiempo Y esta palabra me ha dado nuevas fuerzas y ánimo para seguir el camino con mi Señor y Salvador. Confiando en sus promesas y su gran fidelidad. Gracias pastor y que Dios le bendiga grandemente.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Ana por compartir el testimonio del tiempo que atraviesas, y como dices Dios renueva tu fe y ánimo para continuar hacia el plan que te ha preparado. Bendiciones.

      Eliminar
  4. Hermoso mensaje alabado sea nuestro Dios .q nos da la fortaleza en las dificultades y nos ase avanxar por el.camino correcto .bendiciones pastores que nuestro Dios los bendiga todos los dias .y muchas grasias por estos mensajes son de bendicion para mi vida

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Dios te bendiga Luis, muchas gracias por dejarnos tu valiosos comentarios. Que la gracia y el favor de Dios sean sobre tu vida y familia.

      Eliminar
  5. Buena reflexion me llamo mucho lsd herramientas para combatir con el desanimo, muchas gracias pastor, Dios le bendiga y le guarde. Saludos de Venezuela.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Michael por tus palabras. Dios bendiga tu vida y familia.

      Eliminar