Ads 468x60px

El rostro de Dios nos transforma


bosquejo: El rostro de Dios nos transforma
Introducción: La Biblia nos enseña ejemplos poderosos de transformación, personas que fueron cambiadas ante la poderosa presencia de Dios, asunto que nos recuerda que todo aquel que se exponga a la presencia del Señor será transformado por su amor y poder…

Sermones cristianos: El rostro de Dios inevitablemente nos transforma.


a)  Podemos recordar aquí aquel refrán: “Cuando el gato no está en la casa, los ratones se pasean”. Sin duda ante la presencia de Dios nos corregimos y cambiamos nuestra manera de comportarnos. Del rostro de Dios sale su poderosa mirada que todo lo ve, y su poderosa palabra que todo lo transforma. Es por eso que ante el rostro de Dios somos inevitablemente trasformados.   

b)  Le pasó a Moisés en el monte Sinaí, la Biblia nos dice que cuando él descendía del monte Sinaí después de haber hablado con Dios su rostro resplandecía. Recordemos según Lucas 9 que mientras Jesús oraba la apariencia de su rostro se hizo otra, su rostro resplandeció como el sol. Cuando nos exponemos a la presencia de Dios somos inevitablemente transformados.

c)   Tanto en el caso de Moisés como en el caso de Jesús ambos rostros resplandecieron, porque el rostro de Dios es luz, y los rostros de ellos cada vez eran más como aquel que miraban. Porque tu rostro termina pareciéndose a aquello que miras.

Por ejemplo los seguidores de un artista o de un cantante terminan imitando su manera de hablar, de vestir e incluso usan ciertos accesorios que usan ellos.


(Te invitamos a adquirir gratis nuestro nuevo libro: Liberación espiritual”. Es Jesús quien da verdadera libertad. Promoción del 13 al 17 de junio 2018. A través de la Escritura veremos como el reino de las tinieblas ataca y aflige al pueblo de Dios, pero también vemos cómo el Señor nos equipa y nos capacita para destruir las obras del diablo y avanzar hacia aquello que Dios no ha preparado. Adquiere este libro sin costo alguno aquí en: GRATIS LIBRO: LIBERACIÓN ESPIRITUAL En ésta misma oportunidad también puedes adquirir sin costo alguno nuestro libro en inglés: “Gratis libro: Messages from God”. Promo del 13 al 17 junio 2018).
   


d)  Por ejemplo muchos cantantes de rock son la inspiración de sus seguidores quienes los imitan en todo, incluso hasta se hacen perforaciones, tatuajes, mutilaciones, modificaciones, etc, en su cuerpo para parecerse más a ellos (esa es la obra de las tinieblas, destruir la imagen de Dios en los hombres, mientras que Cristo vino a restaurar la imagen y semejanza de Dios en el hombre).      

En contraste, cuando miramos a Dios y nos exponemos a su palabra nuestro ser es transformado y restaurado. 2 Corintios 3:18 nos permite ver varias cosas muy importantes:

“Por tanto, nosotros todos, mirando a cara descubierta como en un espejo la gloria del Señor, somos transformados de gloria en gloria en la misma imagen, como por el Espíritu del Señor”.

1º. El versículo nos permite ver dos verbos principales: “mirar” y “transformar”. Pues habla de dos acciones que realizan dos personas diferentes. Nuestra parte es mirar a Dios, mirar su rostro reflejado en su palabra, mirar su rostro en la comunión con él, por eso dice: “Puestos los ojos en Jesús, el autor y consumador de la fe” Hebreos 12:2.

2º. Por consecuencia “somos trasformados de gloria en gloria” es una expresión que nos indica un proceso, vamos avanzando de un nivel de gloria a otro nivel de gloria, es un crecimiento en carácter, en fruto del Espíritu Santo, en sabiduría de lo alto, etc.
  
3º. “En la misma imagen” es decir somos transformados para ser más como Jesús, por eso Pablo decía: “Hijitos míos, por quienes sufro dolores de parto hasta que Cristo sea formado en vosotros” Gálatas 4:19.  

4º. “Por el Espíritu del Señor” en conjunto con la simiente de Cristo en nosotros, con la palabra de Dios, el Espíritu Santo nos ha sido dado para transformar nuestro ser a la imagen de Cristo, y esa obra la está haciendo el Espíritu Santo en nosotros, obra que muchas veces no percibimos, pero él la está haciendo.        

Suscríbete gratis y recibe nuestras actualizaciones, enviándonos tu correo haciendo clic aquí.    

Conclusión: Cuando dejamos de mirar a Dios, cuando dejamos de buscar su rostro, nuestra fe y confianza en Dios empieza a menguar, y nuestra naturaleza se parece más al Adán caído. Pero cuando buscamos el rostro de Dios, y permitimos al Espíritu Santo hacer su obra en nosotros, entonces quien resplandecerá será Jesucristo el Señor. Recuerda el secreto de tu transformación está en tu comunión con Dios.  

Escrito por pastor Gonzalo Sanabria.  


Te invitamos a leer: 

  • .

4 comentarios:

  1. Yo quiero mas y mas de Cristo, yo quiero mas y mas de El,yo quiero mas de su presencia,yo quiero mas y mas de El,Dios les bendiga

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Dios te bendiga Evelio. Que bendición es tener un corazón con anhelo por su presencia, al fin y al cabo es lo más importante. Saludos y gracias por dejarnos tu comentario.

      Eliminar
  2. Pero q precioso estudio. Q bendición haber podido toca el manto del Señor y poder rendir nuestra vida a su presencia. Me siento tan pequeñita delante del Señor y unecesito q pula en mí todavía tantas cosas en las q fallo...
    Bendiciones !!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Sara por tu comentario. Damos gracias a Dios porque él nos tiene en su poderosa mano. Dios te bendiga.

      Eliminar