Ads 468x60px

El diseño de Dios es para nuestra bendición


Sermones cristianos: El diseño de Dios es para bendición.
El diseño de Dios es para nuestra bendición. Hechos 2:42 “Y perseveraban en la doctrina de los apóstoles, en la comunión unos con otros, en el partimiento del pan y en las oraciones”.

Como podemos ver en este versículo, la iglesia del primer siglo se destacó por varias facetas muy importantes para nosotros hoy día, pues aquella iglesia primera impactó el mundo conocido por el poder del Espíritu Santo que estaba sobre ella. Los cristianos de la iglesia primera: 

>    Perseveraban en la doctrina de los apóstoles.
>    Tenían comunión unos con otros.
>    Perseveraban en el partimiento del pan.
>    Perseveraban en las oraciones. 


Sermones cristianos: 

La cena del Señor imparte vida, salud y libertad.


La expresión “el partimiento del pan” es una clara y directa alusión a la cena del Señor, entonces la cena del Señor no sólo es una celebración de la iglesia sino una poderosa ministración del poder de Jesucristo a su cuerpo, es decir a la iglesia. Cuando celebramos la cena del Señor suceden varias cosas:     

a) Recordamos el padecimiento, muerte y resurrección del Señor Jesús (Tema que debe mantenerse vigente en la iglesia de Jesucristo, a veces parece que se convierte en un tema secundario u olvidado). El pan representa el cuerpo del Señor y el jugo de la vid representa la sangre derramada en la cruz del calvario. 

b) También recordamos un fundamento de la fe cristiana: Jesucristo vuelve por su iglesia, y vuelve a establecer su reino. Por eso dice la Biblia que debemos celebrar la cena “hasta que él venga”. Entonces la cena del Señor es una ministración que nos mantiene preparados para la segunda venida de Jesucristo.

El mismo Señor en la última noche que tomó la cena dijo: “Os digo que no beberé más de este fruto de la vid, hasta aquel día en que lo beba nuevo con vosotros en el reino de mi Padre” Mateo 26:29.      


c) La cena del Señor es un acto de comunión con Dios y con los hermanos. Somos el cuerpo de Cristo, nos somos miembros aislados. Reunidos fluye una unción corporativa, recordemos que reunidos en la casa del Señor recibimos bendición y vida eterna. En el pensamiento judío la cena implica una comunión familiar. En cristo somos también una familia.   

d) Es un momento para reflexionar en nuestro caminar con Dios, evaluar nuestra vida delante del Señor, por eso dice Pablo: “Pruébese cada uno a sí mismo, y como así del pan, y beba de la copa” 1 Corintios 11:28.

e) Es un momento en el que Jesucristo ministra a su pueblo. Recordemos que en su cuerpo el Señor Jesús llevó nuestras enfermedades, su sangre nos libró del juicio, con su muerte derrotó a los poderes de las tinieblas, y con su resurrección nos da vida hoy, por eso la cena del Señor es también un momento en el que Jesús ministra salud, vida, liberación y restauración a su cuerpo, la iglesia.  

f) En la sangre de Jesús fue sellado el nuevo pacto: Mateo 26:26-29. El pacto antiguo fue sellado en sangre de animales, pero respecto al nuevo pacto la Biblia nos dice que fue sellado con la sangre perfecta de Jesucristo, el nuevo pacto fue establecido sobre mejores promesas, es eterno, es un mejor pacto que permanece para siempre.

En el antiguo pacto sólo una vez al año entraba al lugar santísimo un sacerdote, en este nuevo pacto Cristo nos hizo sacerdotes para Dios su Padre, y al resucitar traspasó los cielos y entró al santuario celestial presentándose por nosotros ante Dios, y nos abrió un camino nuevo y vivo para entrar a la misma presencia divina. Tenemos entonces el privilegio de entrar en su presencia y adorar, y recibir todos beneficios de la presencia de Dios.               

Conclusión: Dios ha establecido el diseño y modelo a través del cual la iglesia le debe adorar. Cuando obedecemos a Dios, su presencia y poder no se hacen esperar. Rindamos nuestro corazón y nuestra voluntad al Señor, y que el haga en nosotros su buena voluntad. Permitamos a Cristo ministrar todo nuestro ser, espíritu, alma y cuerpo.    

Escrito por pastor Gonzalo Sanabria.  


Te invitamos a leer: 
  • .



.

4 comentarios:

  1. Gracias doy a DIOS por el gran y marabilloso ministerio que hay en usted amado pastor

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tus palabras Javier, es un apoyo en este ministerio. Dios bendiga tu vida y familia.

      Eliminar