Ads 468x60px

Puedes confiar en Dios

Puedes confiar en Dios.
Introducción: A veces nuestra vida experimenta situaciones que no podemos comprender, son tiempos que sin duda desafían nuestra fe en Dios. Cuando decidimos confiar en el Señor y perseveramos, Dios mismo nos fortalece para seguir adelante y al final veremos una gran victoria, pues él es fiel…


Puedes confiar en Dios.

Dios sabe lo que hace, aunque nosotros no comprendamos su obra inicialmente (Génesis 40:23 “Y el jefe de los coperos no se acordó de José, sino que le olvidó”).

La Biblia nos enseña que José estaba en la cárcel de los presos del rey, y fueron enviados a aquella cárcel el copero y el panadero del Faraón, y José debió cuidarlos. Ellos tuvieron cada uno un sueño y José interpretó aquellos sueños, y cómo él les interpretó así sucedió. José le pidió al copero que al estar nuevamente en la presencia del faraón intercediera por él, pues no había hecho nada malo para estar en la cárcel.  

Génesis capítulo cuarenta nos permite ver una nueva desilusión que vivió José. Es muy interesante tener en cuenta que en la Escritura el número cuarenta representa “prueba”. Entonces en toda esta situación José está siendo moldeado por las manos del Alfarero divino, él estaba siendo probado.  

Aunque José le solicitó ayuda al copero cuando estuviera nuevamente sirviéndole a faraón, el copero salió de la cárcel y se olvidó de José. Es muy interesante reflexionar aquí en algunas preguntas:

¿Cómo actuamos cuando servimos a otros y estos nos pagan mal?
¿Qué pensamos cuando vivimos aparentes injusticias?

José estaba en la cárcel, se había conducido rectamente en la casa de Potifar, pero por una calumnia estaba allí. ¿Cómo nos comportamos cuando otras personas nos decepcionan? 

Con certeza nos ha ocurrido lo mismo, es decir que habiendo servido y bendecido a otras personas, éstas se olvidan rápidamente de la ayuda recibida. Le sucedió a Jesús, al apóstol Pablo, a Moisés, etc, y seguramente a nosotros; y nuestra repuesta debe ser el perdón, pues Jesús también ha perdonado nuestra ingratitud una y otra vez. Puedes confiar en Dios.    

(Adquiere sin costo alguno nuestro libro aquí en: LIBRO CRISTIANO GRATIS).  


Dios todo lo hace bien en su tiempo.

Génesis 41:1-4, 8-14 “Aconteció que pasados dos años tuvo faraón un sueño. Le parecía que estaba junto al río; y que del río subían siete vacas hermosas y muy gordas… y tras ellas subían otras siete vacas de feo aspecto y flacas las cuales devoraban a las vacas gordas… no fue hallado quien le interpretase el sueño a Faraón. El copero le habló de José a Faraón quien mandó inmediatamente por él”.  

La Escritura nos dice que “pasados dos años tuvo Faraón un sueño”. Todo tiene su tiempo. Es muy importante aceptar la voluntad de Dios y caminar en los tiempos del Señor, es por supuesto algo en lo que debemos ejercitarnos.   

Vemos que aquel sueño fue enviado a Faraón dos años después, no era a los siete meses, ni a los seis años, Dios tenía todo debidamente planificado. Entonces “el olvido del copero” era una parte del cronograma que el Señor había trazado para José. La mano de Dios actúa aún en los pequeños detalles.

Seguramente fueron dos largos años para José, esperó que en las primeras semanas de libertad del copero éste le ayudara intercediendo ante Faraón, pero pasaron los días y nada ocurrió.  

Pero aunque no salía de allí, José siguió siendo diligente, trabajador, dispuesto, obediente a su autoridad (el jefe de la cárcel), hacia sus tareas con excelencia y aprendía cada día más sobre administración de recursos naturales y de recurso humano (todo esto sería necesario y fundamental para ser el segundo en el imperio egipcio).    

Nos dice la Biblia que José tenía diecisiete años cuando fue vendido por sus hermanos (Génesis 37:2), y ahora tiene treinta años cuando Faraón da la orden de sacarlo de la cárcel, Génesis 41:46 “Era José de edad de treinta años cuando fue presentado delante de Faraón rey de Egipto”.

Posteriormente en la Biblia se considera que los treinta años es la edad ideal para el ejercicio de ministerios como el del profeta, el del sacerdote o el del rabino. Es decir éste era el tiempo del Señor para José. Puedes confiar en Dios, él sabe lo que hace.   

Podemos ver aquí que en el tiempo perfecto Dios usa un sueño, un copero y un rey para seguir adelante con su plan. Entonces el
 Señor usa diversas personas y medios para llevarnos al cumplimiento de su propósito. En éste caso el Señor usó a Potifar, al jefe de la cárcel, al jefe de los coperos del rey y luego al mismo Faraón de Egipto. 

Conclusión: Todo es posible para Dios, él se moverá a través de personas, circunstancias, gobernantes, etc, pero al final hará su buena y perfecta voluntad. Nada ni nadie puede detener los planes de Dios, él sólo requiere que le sigamos y perseveremos en la fe, a su tiempo hará cosas maravillosas. Puedes confiar en Dios.     


Escrito por pastor Gonzalo Sanabria.    

Te invitamos a leer: 

.


.

2 comentarios:

  1. Q bendición empezar la mañana leyendo este estudio. Me ha encantado. Esperaré mos en Dios y tendremos presentes las palabras de perdón para emprender el día de trabajo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Sara por tus acertados comentarios y apoyo a este ministerio. Dios bendiga tu vida, familia y te fortalezca con su poder y gracia.

      Eliminar