Ads 468x60px

Cuidado con las semillas de rencor y rechazo

Cuidado con las semillas de rencor y de rechazo.
Introducción: Hay muchas cosas que ignoramos de nosotros mismos, eventos que marcaron nuestro ser y son desconocidos. Pero el hecho de no conocerlos no descarta su gran influencia en nuestra vida. Es necesario mirar nuestro corazón por el Espíritu Santo y a la luz de la palabra de Dios… 


Cuidado con las semillas de rencor y rechazo.

Nos dice la Biblia en Génesis 25:19-26 que Isaac tomó por mujer a Rebeca, y oró por ella por cuanto era estéril y ella concibió, y los hijos luchaban dentro de ella y dijo: Si es así ¿para qué vivo yo? Y fue a consultar a Jehová, y Dios le reveló que nacerían de ella dos naciones.

1) La ciencia de hoy nos enseña muchas cosas respecto al bebe en el vientre:

Algunas cosas que podemos destacar son por ejemplo:

a) Los órganos de los sentidos se van desarrollando a lo largo de la gestación. Se destaca el oído. Él bebe puede memorizar sonidos, música y aún partituras musicales, y al nacer reaccionar ante éstas.

b) Él bebe experimenta las mismas reacciones que la madre por la sangre que recibe por el cordón umbilical: ansiedad, angustia, tensión, miedo, así como tranquilidad, bienestar y paz.

c) Muchas investigaciones neurológicas y psicológicas concluyen que el desarrollo psicológico del ser humano comienza desde el momento de la concepción.

d) Se puede afirmar que en la gestación, nacimiento y primera infancia se encuentran las raíces de lo que de adultos nos gratifica o nos altera, enferma o perturba.

e) Una madre depresiva, ansiosa o estresada puede influir en el coeficiente intelectual del hijo y predisponerlo para problemas como hiperactividad o déficit de atención.



2) Los seres humanos tienen la responsabilidad de transmitir la vida (no de dar muerte).

Vemos en primer lugar algo significativo aquí según los versículos 19 y 21, y es que el hombre "engendra" y la mujer "concibe". Engendrar se traduce del término hebreo "yalad" que significa además: generar, procrear. Entonces Dios puso en el hombre la capacidad de generar semilla que da vida.

Engendrar desde el latín significa: "introducir el elemento generador en". Esto es muy importante pues la naturaleza, calidad, modo y condiciones en que se pone la semilla va a determinar el fruto.

Mientras que la mujer concibe, esto es quedar en cinta. Desde el latín significa: tomar enteramente, contener. El ovulo abraza acoge, toma enteramente al espermatozoide, y se inicia el proceso del embarazo

La Biblia nos dice que "los hijos luchaban dentro de Rebeca". Era tal esa situación que ella dijo: "Sí es así ¿Para qué vivo yo?" ella no quería vivir más así. La condición emocional de la madre es muy importante para él bebe.

a) No debemos darle lugar a la muerte (ella dijo "para que vivo yo"). Las tinieblas siempre están a la expectativa de hurtar, matar y destruir. Las palabras conceden autoridad y debemos más bien bendecir. En medio de la angustia y de la ignorancia de la palabra de Dios se decide muchas veces abortar no sólo cometiendo homicidio, sino dando lugar a la muerte en la matriz.

Lo que fácilmente genera enfermedades graves, se da lugar a los demonios, autoridad para que las tinieblas atormenten los embarazos siguientes, hay derramamiento de sangre y ésta clama justicia al cielo como cuando Caín mató a su hermano Abel, etc.

b) Es probable que la práctica del aborto natural promueva el aborto espiritual. Quiero decir la persona renunciará con facilidad a los planes de Dios o a las promesas del Señor. Creo que cuando una persona ha sido afectada por el aborto ha sido afectada por la muerte, gracias a Dios Jesucristo ha venido a darnos vida y a deshacer las obras del diablo.

c) Es significativo tener en cuenta que en la antigüedad en muchos cultos a ídolos se exigía el sacrificio de niños recién nacidos (por ejemplo el culto a Moloc). En un país pueden presentarse cientos de miles de abortos por año. El aborto es pues un culto al dios de la muerte.

Algo hermoso y poderoso que nos muestra la Biblia es que Rebeca según el versículo: "fue a consultar a Jehová" quien le dio respuesta a su crisis, y esto es lo que debemos hacer. Es Dios quien revela las cosas más secretas y escondidas en nuestro ser.

3) El rencor entre hermanos y familiares es común.
Estos hermanos crecieron pero a diferencia de muchos gemelos no eran muy amigos. Por el contrario se dedicaron a cosas muy diferentes Esaú era cazador y Jacob habitaba en medio de su familia. Sus propios padres seguramente sin intención promovían la división entre ellos: Génesis 25:27-28.

A tal grado que un día Esaú quería matar a su hermano Jacob, Esaú decía "un día faltará mi padre y yo mataré a mi hermano Jacob". Esa semilla de enojo y rencor desde el vientre, luego fue alimentada en la adultez.

Esto puede ser promovido durante el embarazo cuando los padres dan más afecto al bebe que está por llegar que a los otros hijos. Finalmente unos veinte años después Esaú y Jacob se perdonaron y se reconciliaron. El perdón es fundamental para recibir una genuina sanidad y libertad.

4) David vivió el rechazo desde el vientre (Salmo 51:5).

Al parecer David nace en una noche de infidelidad de su padre lsaí, por eso dice "en pecado me concibió mi madre". Aquella semilla fue puesta de manera incorrecta. Por eso son muy importantes las circunstancias que rodean el depósito de la semilla del varón en la mujer (Nos referimos a una noche de licor, drogas, violencia, abuso, fornicación, infidelidad, perversión, etc. No son marcos apropiados para depositar la semilla de la vida).

David empieza a experimentar el rechazo desde el momento mismo en que su padre se entera del embarazo, no era un hijo planeado ni deseado, también vemos que él fue rechazado por sus hermanos, su propio padre no lo tuvo en cuenta cuando el profeta Samuel llegó a su casa para ungir al que sería rey de Israel.

Aquel rechazo marcó tanto su corazón que cuando David fue padre permitió muchas cosas a sus hijos cuando ellos necesitaban corrección (ejemplos: Absalón y Adonías). Vemos igualmente que el rey enfrentó dificultades en su matrimonio.

Sin embargo David no se escondió en su dolor o tristeza, él buscó a Dios y el Señor transformó su corazón hasta hacerlo conforme al corazón de Dios.


Reflexión final: Dios tiene el poder para restaurar lo que ha sido dañado, él puede sanar lo que está enfermo o ha sido herido, Dios puede romper las cadenas o ataduras que el diablo ha puesto sobre personas desde el vientre o la niñez.


Escrito por pastor Gonzalo Sanabria.    

Te invitamos a leer:  

.

.

2 comentarios:

  1. Poderosa y tremenda palabra pastor...que Dios nos de sabiduria para romper con ese pasado que nos atormenta. Gracias me fue de mucha bendicion.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Val Nu por dejarnos tu comentario. Dios te bendiga.

      Eliminar