Ads 468x60px

La revelación de Dios

La revelación de Dios.
Introducción: Jesucristo vino para dar su vida en rescate por nosotros los pecadores, además vino a enseñarnos cómo vivir para Dios y vivir la plenitud de la nueva vida. No debemos quedarnos sólo con el perdón de pecados, Cristo ha venido a darnos vida y vida en abundancia… 


La revelación de Dios.

La revelación de Dios es dada por la gracia en Cristo Jesús. Mateo 11:27

“Todas las cosas me fueron entregadas por mi Padre; y nadie conoce al Hijo, sino el Padre, ni al Padre conoce alguno, sino el Hijo, y aquel a quien el Hijo lo quiera revelar”.  

Jesús también dijo “Y las revelaste a los niños” la palabra revelación aquí se traduce del término griego “apokalupto” que además significa: quitar la cubierta o velo, descubrir.

Entonces Jesús vino también para dar a conocer a los hombres los misterios (principios y leyes) del reino de Dios, y así pueda el ser humano vivir la plenitud de la vida en Dios. Cuando hay ignorancia o desconocimiento al respecto las tinieblas oprimen a las personas.
        
Cuando Pedro dijo a Jesús: “Tú eres el Cristo, el Hijo del Dios viviente”, el Señor le dijo: “Pedro, no te lo revelo carne ni sangre sino mi Padre que está en los cielos”. También dice al Escritura que “Cosas que ojo no vio ni oído oyó han sido preparadas para los que aman a Dios, y nos son reveladas por el Espíritu Santo, y aquí en el versículo 27 nos dice que Jesús revela al Padre.

Entonces vemos que el Padre revela, el Hijo revela y el Espíritu Santo también, la pregunta es ¿porque vemos a los tres en ésta labor? Porque Dios desea darse a conocer a los hombres y enseñarles los principios de su reino para vivan la salvación y la bendición abundante y plena de la nueva vida en Cristo Jesús.   

Te invitamos a adquirir sin costo alguno nuestro libro cristiano, haz clic ahora aquí en: LIBRO CRISTIANO GRATIS


El Señor Jesús nos enseña además que él es único, no sólo en su naturaleza y personalidad, sino además porque el Padre celestial ha puesto todas las cosas en sus manos y aún tiene la autoridad para impartir revelación a los hombres.

Por eso el ser humano depende de la gracia de Cristo para alcanzar verdadero conocimiento de Dios. Definitivamente Jesús es el camino al Padre, la verdad de Dios y la vida eterna. Todo lo que de Dios podemos saber es por su bondad, gracia y amor para con los hombres. 

Conclusión: Hoy por la gracia de Dios en Cristo Jesús tenemos revelación del Señor y de su obra salvadora. Vemos el amor de Dios y su deseo de darse a conocer desde el comienzo de la creación, por eso podemos concluir que el anhelo profundo en el corazón de Dios es que el ser humano le conozca y sea bendecido con la plenitud de todos los beneficios que esto implica. 


Escrito por pastor Gonzalo Sanabria.    

Te invitamos a leer: 


.

0 comentarios:

Publicar un comentario