audio Jesús trae salvación a tu casa | Estudios y Sermones

Ads 468x60px

Jesús trae salvación a tu casa

Jesús trae salvación a tu casa.
Introducción: A través de los evangelios vemos que la voluntad de Dios es la libertad de sus hijos, Jesús anduvo haciendo bienes y sanando a todos los oprimidos por el diablo, y el Señor no cambia él sigue salvando, sanando y liberando… 


Jesús trae salvación a tu casa.

¿Qué es lo que realmente hace libre al hombre? Hechos 16:31-34 “Ellos dijeron: Cree en el Señor Jesucristo, y serás salvo, tú y tu casa. y le hablaron la palabra del Señor a él y a toda su casa, y él… les lavó las heridas y se bautizó con todos los suyos. Los llevó a su casa, les puso la mesa y se regocijó con todos de haber creído a Dios”.    

El apóstol Pablo y Silas estaban encarcelados por predicar a Cristo y ministrar su poder, han sido azotados e introducidos en la celda de más adentro. Pero ellos alaban al Señor y Dios envía un gran terremoto el cual abre todas las puertas y rompe las cadenas de los presos. El carcelero sorprendido les pregunta ¿qué debo hacer para ser salvo?
   
Aunque el carcelero estaba libre, en realidad estaba más cautivo que Pablo y Silas ¿Por qué? Porque no tenía salvación.
Porque su destino era la condenación eterna.
Porque los pecados de su pasado afligían su alma.
Porque vivía con muchos miedos, y esa aflicción se hace evidente al ver su deseo de quitarse la vida ante aquella crisis.

(Nota: Adquiere gratis ahora nuestro libro cristiano aquí en: GRATIS LIBRO CRISTIANO).   

¿Qué es lo que en realidad libera al hombre? En el pasaje de hoy podemos ver algunas cosas fundamentales para que el ser humano viva la libertad en Dios:  

a) Reconocer su pecado. La Biblia nos dice que el carcelero dijo: “¿Qué debo hacer para ser salvo?”. Su conciencia solo hallaría paz al venir a los pies de Jesucristo. Sólo la sangre del Cordero de Dios limpia en realidad el pecado del hombre. Sólo la sangre de Jesús hace libre al hombre de la acusación de su pecado.  

b) Creer en el poder de Jesucristo. Pablo y Silas le respondieron “Cree en el Señor Jesucristo, y será salvo, tú y tu casa”. Las buenas obras son buenas, pero no suficientes, sólo la fe en Jesucristo nos da perdón de pecados y vida eterna. Todos lo que reciben a Jesucristo en su corazón, y creen en su nombre son hechos hijos de Dios.

c) Acudir a la palabra de Dios. La Biblia nos dice que ellos le hablaron la palabra de Dios a él y a toda su casa. Cuando abrimos nuestro corazón a Jesús y a su palabra, ésta actúa como espada rompiendo las cadenas, ilumina las tinieblas de nuestro ser, y el ser humano vive la verdadera libertad, pues está escrito “Conoceréis la verdad y las verdad os hará libres”. 

d) Amar a sus enemigos. Al principio el carcelero fue duro y recio, pero Pablo y Silas no se llenaron de resentimiento contra él, y luego él mismo los atendió en su casa, les lavó las heridas y les dio alimento en su mesa. Quizá sea difícil perdonar y amar al enemigo, pero Dios mismo nos ayuda, tal vez sea difícil de comprender pero es mandamiento del Señor, perdonar libera y sana. El perdón trae verdadera libertad.   

Conclusión: Siempre en la peor situación en Jesucristo está nuestra solución. No nos apresuremos a actuar alocadamente. No permitamos que el afán, la ansiedad o la preocupación gobiernen nuestro corazón, vamos primero a Cristo, sigamos su consejo y todo saldrá bien. 


Escrito por pastor Gonzalo Sanabria.    



.  

0 comentarios:

Publicar un comentario