Ads 468x60px

Dale el primer lugar a Dios

Dale el primer lugar a Dios.
Introducción: En nuestra vida estamos tomando decisiones continuamente, y estas determinan nuestro bienestar o lo contrario. Dios desea lo mejor para sus hijos, y por eso desea guiarnos al lugar de la bendición, es entonces necesario desarrollar un corazón sensible y obediente para alcanzar lo que el Señor nos ha preparado…

Dale el primer lugar a Dios.  

Dios le dice a Isaac: “Habita como forastero en esta tierra, y estaré contigo, y te bendeciré; porque a ti y a tu descendencia daré todas estas tierras, y confirmaré el juramento que hice a Abraham tu padre. Multiplicaré tu descendencia como las estrellas del cielo, y daré a tu descendencia todas estas tierras, y todas las naciones de la tierra serán benditas en tu simiente, por cuanto oyó Abraham mi voz, y guardó mi precepto, mis mandamientos, mis estatutos y mis leyes”. Génesis 26:3-5.

Como podemos ver el mandamiento del Señor para Isaac fue: “Habita en esta tierra”. Es decir habita en Gerar. Isaac tenía que tomar una decisión y él decidió seguir el consejo del Señor. Como resultado de su obediencia Isaac cosecharía múltiples bendiciones:

a) “Estaré contigo” el Señor promete su presencia que es sin duda lo más importante. Qué triste es el paisaje de abundancia de cosas materiales sin Dios, montañas de tesoros sin Cristo, o múltiples logros terrenales sin vida eterna. Quien tiene a Dios lo tiene todo.

b) “Te bendeciré” la palabra hebrea usada aquí es “barak” que traduce además: abundancia. Entonces otra consecuencia de seguir el consejo del Señor es que prosperarás en todo lo que emprendas y será en abundancia.

(Te invitamos a adquirir nuestro nuevo pequeño libro, haz clic aquí en: SERMONES PARA PREDICAR EL DOMINGO).  

c) Nuestra “descendencia será bendecida”. Creo que como padres todos deseamos que nuestros hijos, nietos, y demás descendientes sean protegidos y bendecidos por Dios, y una siembra nuestra para que ellos cosechen eso, es nuestra obediencia al Señor, es nuestra perseverancia en sus caminos.

Por eso vemos que además Dios le dice a Isaac: “Por cuanto oyó Abraham (tu padre) mi voz, y guardó mi precepto, mis mandamientos, mis estatutos y mis leyes”. 

Y por supuesto lo más importante de todo es que el plan de Dios en nuestra vida se cumpla. La desobediencia enreda nuestra vida, estanca nuestro avance, afecta la provisión económica, estorba y detiene el fluir de los dones del Espíritu Santo, y golpea nuestra familia.

Te invitamos a adquirir sin costo alguno nuestro libro cristiano, haz clic ahora aquí en: LIBRO CRISTIANO GRATIS



En cambio al seguir el consejo de Dios su plan sigue adelante en nosotros, sus bendiciones se manifiestan con poder, y nuestra familia es protegida del mal y bendecida con la provisión del cielo. Isaac tenía que tomar una decisión, ir a Egipto como pensaba o quedarse en Gerar, él decidió obedecer al Señor: Génesis 26:6.

Es interesante considerar que “Gerar” significa: permanencia, pues Isaac tenía planes de ir a Egipto, sí permanecía allí en Gerar sería altamente bendecido, esto nos recuerda también la importancia de permanecer o perseverar, la inconstancia es una enemiga de la bendición.


Conclusión: Cuando decidimos seguir el consejo de Dios los resultados son maravillosos, es vital entonces rendir nuestra voluntad al Señor y sólo así experimentaremos la vida en abundancia que Jesús vino a darnos.   


Escrito por pastor Gonzalo Sanabria.    

Te invitamos a leer: 

. 

0 comentarios:

Publicar un comentario