Ads 468x60px

Jesús dio su vida para salvarte

Jesús dio su vida para salvarte.
Introducción: Sin duda la mayor evidencia del amor de Dios por la humanidad fue dada en la cruz del calvario. El Hijo de Dios dio su vida por nuestros pecados, él sufrió el castigo que nos merecíamos por nuestra rebelión. Las últimas palabras del Señor Jesús en la cruz están llenas de gran significado y poder. Por eso él dijo: “Conoceréis la verdad, y la verdad os hará libres”, así pues, acerquémonos a la revelación de la palabra…  





Jesús dio su vida por nosotros.


Veamos el poderoso significado de “Consumado es”. Juan 19:30 nos dice: “Cuando Jesús hubo tomado el vinagre, dijo: Consumado es. Y habiendo inclinado la cabeza, entregó el espíritu”. 

A Jesús le ofrecen vinagre mezclado con mirra inicialmente, bebida que rechazó. Pero en esta segunda ocasión la Biblia nos enseña que Jesús tomó de aquel vinagre sin mirra, bebida que quizá le dio las últimas fuerzas para decir sus últimas palabras. Cuando hubo tomado de aquella bebida, dijo: “Consumado es” y habiendo inclinado la cabeza, entregó su espíritu.                       

La palabra “consumado” se traduce del término griego “teleo” que tiene varios significados y nos revela lo alcanzado por Cristo en la cruz:

a) Completar, terminar. Palabras que nos enseñan que la obra del Señor Jesús había concluido. El Señor había predicado el evangelio del reino en Israel, sanó y liberó a miles de personas, también deja formado el equipo de los apóstoles, había vivido de manera recta y agradable delante de Dios, y finalmente entrega su vida para salvación de la humanidad.

El Señor ha concluido su misión, no fue con aplausos ni con fiesta, fue en un marco de dolor y humillación, Jesús no se defendió ni usó su condición como Dios, más bien en su condición humana sufrió el castigo por nuestros pecados. Todo lo hizo perfectamente.

b) Cumplir. El Señor Jesús siempre tuvo clara la razón de su presencia en la tierra, él vino para hacer la voluntad del que lo envió. Su gozo y motivo de vida fue hacer la voluntad del Padre celestial. Jesús descendió del cielo para cumplir con el plan de Dios, y aunque esto significó dejar su gloria, él cumplió con todo lo que la Escritura decía de él.

Algunas veces hacer la voluntad de Dios es difícil (porque tal vez no está de acuerdo a nuestros deseos o planes, porque no nos gusta el camino que pone delante de nosotros, etc), pero siempre hacer la voluntad de Dios será lo mejor. Tres días después Cristo resucitó con todo poder y gloria, y el Padre lo exaltó hasta lo sumo y le dio un nombre que es sobre todo nombre.

c) Llevar a cabo. Cuando emprendemos el camino de la fe, precisamente habrá desafíos de fe y obstáculos que atentarán contra nuestra confianza en el Señor. “Llevar a cabo” significa superar obstáculos, perseverar, no distraerse, ni renunciar.

Jesús tuvo momentos de tentación, fue rechazado, también se cansó, fue traicionado, calumniado, etc. Experimentó persecución y oposición, pero el Señor se apartaba a orar, y allí se fortalecía en el poder del Espíritu Santo y en el amor del Padre celestial.

El apóstol Pablo también vivió muchas pruebas, dificultades, incomprensión, persecuciones, traición, calumnias y momentos de soledad, pero él dijo: “El tiempo de mi partida está cercano, he pelado la buena batalla, he acabado la carrera, he guardado la fe… El Señor ha estado a mi lado, y me ha dado fuerzas, y me librará de toda obra mala, y me preservará para su reino celestial” 2 Timoteo 4.    

También esta palabra significa “pagar” haciendo referencia al precio de sangre que pagó por nuestra redención. Jesús dio su vida por nuestros pecados.



Conclusión: “De tal manera amó Dios al mundo que dio a su Hijo”, la expresión “De tal manera” nos permite reflexionar en aquella inmensa manera, manera gigante que no cabe en nuestro pensamiento ni en nuestro juicio, pues no sabemos en realidad cuánto costó al Padre nuestra salvación, sólo él, su Hijo y el Espíritu Santo saben en realidad lo que costó. Gracias Dios por tu inmenso amor.   


Escrito por pastor Gonzalo Sanabria.    

Te invitamos a leer: 


.

0 comentarios:

Publicar un comentario