audio Tu mente y la palabra de Dios | Estudios y Sermones

Ads 468x60px

Tu mente y la palabra de Dios

Tu mente y la palabra de Dios
Introducción: El reino de las tinieblas procura gobernar o por lo menos influenciar la mente de los seres humanos; con diversas estrategias quiere someter aun la mente de los cristianos o atormentarlos con sus dardos de fuego. La mente es un campo estratégico sumamente importante. Con la palabra del Señor Jesús y el poder del Espíritu Santo podemos rechazar los dardos del diablo y avanzar hacia lo que Dios nos tiene preparado…     


Tu mente y la palabra de Dios.

Dios desea que su palabra ilumine nuestra mente. Ella tiene el poder de renovar, transformar y liberar las áreas cautivas de nuestro proceso de pensamiento.    

Juan 14:26 nos enseña una obra en particular del Espíritu Santo en relación con las palabras de Jesús, el Maestro dijo: “el Espíritu Santo os recordará todo lo que yo os he dicho”. Entonces Jesús no quiere que sus discípulos olviden sus palabras, y el Espíritu Santo nos las va a recordar.

Por eso con frecuencia en diversos momentos de nuestra vida saltan a nuestro corazón pasajes y versículos de la Escritura, esa es parte de la obra del Espíritu Santo en nosotros. Estos pasajes vienen a nuestra mente con fuerza para librarnos de cometer pecado, guardarnos del mal camino o advertirnos sobre los ataques del enemigo.     

La Biblia R.V. nos dice en proverbios 23:7 “Según el pensamiento del hombre, el tal es él”, y la Versión de las Américas dice: “pues como piensa dentro de sí, así es”.  Vemos pues cuan poderoso es el pensamiento, tanto que determina la clase de persona que un ser humano será. De allí que sea muy importante llenar nuestra mente con la palabra de Dios.     

Esto es tan poderoso e importante, que planeando Dios que seamos como su Hijo Jesús, nos dice la Escritura: “Más nosotros tenemos la mente de Cristo” 1 Corintios 2:16.

Te invitamos a adquirir sin costo alguno nuestro libro cristiano, haz clic ahora aquí en: LIBRO CRISTIANO GRATIS
 

Entonces Dios nos ha equipado (con su palabra, con su Espíritu Santo, con la mente de Cristo, con su sangre que limpia de pecado nuestra mente, entre otros) para que nuestro proceso de pensamiento sea sano, correcto, espiritual, puro, para que podamos comprobar y practicar la buena, agradable y perfecta voluntad de Dios. 

Nuestra memoria debemos rendirla a Cristo, debe exponerse al poder de la sangre de Jesús, y al poder de su palabra, la cual renueva, transforma, convierte el alma, etc. No podemos olvidar que la Biblia nos habla en varios pasajes del Nuevo Testamento del yelmo de la salvación (el yelmo era un casco del soldado que cubría su cabeza).

Así pues la verdades de Cristo, lo que somos en él, lo alcanzado en la cruz del calvario, y las riquezas de la gloria en Cristo deben regir nuestra vida, pues no se trata de nosotros sino de Cristo que vive en nosotros, no se trata de lo que fuimos, pues el que está en Cristo nueva criatura es, las cosas viejas pasaron, he aquí todas son hechas nuevas.

Seguramente el diablo lanzará sus dardos de fuego, pero nosotros tenemos el escudo de la fe y dice la Biblia que con él apagaremos aquellos dardos que procuran venir a dañar tu fe en Cristo, tu confianza en sus promesas, e intentarán derribar tu esperanza en las grandes cosas que Dios tiene por delante para ti.

La desobediencia a Dios no paga bien, en contraste cuando seguimos su palabra nos irá bien, pues dice la Biblia: “en todo lo que emprendas prosperarás”.   

Cada día entreguemos a Dios todo nuestro ser, y sobre todo nuestra mente. En oración pidamos al Señor que dirija nuestros pensamientos, y que su palabra inunde nuestro ser. Con amor y diligencia leamos su palabra y permitamos al Espíritu Santo actuar en nuestro corazón y en nuestra mente, renunciemos con la autoridad de Dios a lo oculto y vergonzoso, avancemos con la mente de Cristo.        

Conclusión: Dios desea la restauración de todo nuestro ser, eso implica nuestra mente. Recordemos que la Biblia nos dice que el primer mandamiento es: “Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, con toda tu alma, con todas tus fuerzas y con toda tu mente”.   


Escrito por pastor Gonzalo Sanabria.    

Te invitamos a leer: "DIOS CAMBIA LOS CORAZONES". 


. 

0 comentarios:

Publicar un comentario