Ads 468x60px

La palabra de Dios limpia el corazón

La palabra de Dios limpia el corazón.
Introducción: La palabra de Dios es una semilla poderosa que genera vida, cuando disponemos nuestro corazón como terreno fértil para la palabra del Señor llevaremos fruto en abundancia. La palabra de Dios convierte el alma, renueva la mente y corrige el corazón de toda maldad…  

La palabra de Dios limpia el corazón.

Exponernos a la palabra de Dios genera limpieza en nuestro corazón, Juan 13:10 y 15:3

“Jesús les dijo: El que está lavado, no necesita sino lavarse los pies, pues está todo limpio; y vosotros limpios estáis, aunque no todos… Ya vosotros estáis limpios por la palabra que os he hablado”.

Jesús está reunido con sus discípulos la en la última cena y allí les enseña entre otras cosas, el poder purificador de su palabra. Ellos han estado escuchando sus enseñanzas, su corazón ha estado recibiendo su palabra y el poder de ésta ha provocado arrepentimiento y renovación de su mente.

Jesús dice: “El que está limpio, sólo necesita lavarse los pies” enseñándonos que la primera y poderosa limpieza es aquella que se produce cuando nos acercamos a Jesús y creemos en el poder de su sangre vertida en la cruz la cual nos limpia de todos nuestros pecados pasados y allí nacemos de nuevo.

Entonces la frase “sólo necesita lavarse los pies” nos recuerda la importancia del convencimiento en el día a día de la vida cristiana que trae el Espíritu Santo a cada creyente para despojarse de todo peso y del pecado que le asedia. Es ese caminar que debemos corregir constantemente en nuestro crecimiento espiritual hasta la venida del Señor.   

En Juan 15:3 Jesús nos dice que la palabra que él habla trae limpieza, el Señor les dijo: “vosotros estáis limpios por la palabra que os he hablado”, exponernos a la palabra de Dios genera limpieza, es decir al escuchar su poderosa palabra ella hace evidente lo que está mal en nosotros por el convencimiento del Espíritu Santo.



Vemos entonces que los dos, el Espíritu Santo y la palabra de Dios trabajan juntos, y en su labor de convencimiento vemos la necesidad de acudir a Cristo quien nos limpia de pecado con su sangre poderosa.    

En la epístola de Santiago se nos dice que la palabra de Dios es como un espejo, en el cual se debe mirar atentamente, no siendo oidor olvidadizo, como el que mira su rostro en un espejo y luego olvida como era, sino que persevera en la palabra siendo hacedor de ella.

Así como al ver nuestro rostro reflejado en el agua y con ella misma podemos lavarnos, la palabra tiene el poder de limpiar nuestro corazón y sus motivos.

Conclusión: La palabra de Dios es viva y eficaz, viva porque genera vida en el corazón humano y eficaz porque cumple aquello para lo cual fue diseñada. Bendita es tu palabra Dios mío, ayúdame a amarla, y guardarla en mi corazón.    

Escrito por Pastor Gonzalo Sanabria.   

Te invitamos a leer: "LA FIDELIDAD ES VALIOSA PARA DIOS"


.

2 comentarios:

  1. Suprema mente interesante este mensaje!!!
    Me gustó mucho!
    Tengo una pregunta: "por qué hay personas que leen la biblia, van a la iglesia cada domingo, pero no se ven cambios palpables de la transformación que debería acontecer en esas vidas?

    Agradecida por su ayuda.
    Abundantes bendiciones sobre su vida y ministerio

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Dios te bendiga Dimaday. Podemos tomar como ejemplo la parábola del sembrador en la que la semilla (la palabra de Dios) cae en diversos terrenos (representa los corazones humanos) y en algunos dio fruto al 30, en otros al 60 en otros al 100 x 100, y en otros ningún fruto, eso depende de la disposición de cada corazón. Oremos por todos para que nuestro corazón sea tierra fértil a la palabra de Dios. Bendiciones.

      Eliminar