Ads 468x60px

La obediencia genera bendición.

La obediencia a Dios actúa como un imán para las bendiciones, y Dios mismo nos fortalece para avanzar en su palabra. La tentación es una oferta del enemigo para hacernos perder la bendición divina y afectar el propósito del Señor...

La obediencia genera bendición.

Introducción: Desde el comienzo de la humanidad Dios procura encontrar corazones obedientes, y cuando los halla la tierra es testigo de las grandes cosas que el Señor puede hacer a través de un corazón dispuesto. Cuando obedecemos a Dios la cosecha será abundancia de bendiciones. 

La Biblia está llena de promesas de bendición como resultado de la obediencia, por ejemplo nos dice Proverbios 3:9-10 “Honra a Jehová con tus bienes, y con las primicias de todos tus frutos; y serán llenos tus graneros con abundancia, y tus lagares rebozaran de mosto”.

Como resultado de obedecer al Señor presentando sus ofrendas, el pueblo de Dios podía esperar la bendición sobre sus graneros y lagares. El granero era el lugar donde se recogía la cosecha de los granos (trigo, cebada y demás cereales), y el lagar era el lugar donde se depositaba la uva (también la aceituna) para exprimirla y obtener su jugo, ambos lugares (el granero y el lagar) rebozarían de la abundancia.    

Nos dice Éxodo 34:24 “Porque yo arrojaré a las naciones de tu presencia, y ensancharé tu territorio; y ninguno codiciará tu tierra, cuando subas para presentarte delante de Jehová tu Dios tres veces en el año”.  

Éste pasaje nos permite ver tres áreas donde Dios se moverá a favor de sus hijos puntualmente:

a)  Yo arrojaré a las naciones de tu presencia”. Habla aquí de los pueblos enemigos en Canaán, aquellos que estaban ocupando la tierra que fluye leche y miel. Dios promete darle la victoria a Israel sobre los enemigos.
 
b) Ensancharé tu territorio”. Es una frase muy interesante desde el significado de los términos hebreos usados aquí. “Ensancharé” se traduce del término hebreo “rakjab” que además significa: ampliar, aumentar; y “territorio” se traduce de “guebul” que además significa: cuerda, frontera, límite. Entonces Dios aumentará tu límite, él ensanchará tu frontera, él te llevará más allá de lo que tú mismo has pensado.   

c)  Ninguno codiciará tu tierra”. Esta frase nos enseña que Dios pondrá una cobertura o protección especial sobre aquella tierra, y por eso el enemigo no la codiciará, ni la deseará para hacer guerra por ella. Entonces será una tierra de bendición y en paz.   

Por envidia y codicia suceden muchas muertes. Otros pagan grandes cifras por brujerías, “rezos”, protecciones, o buscando la buena suerte, pero usted y yo sabemos que todos estos son engaños del enemigo, pues la persona termina más atada a las tinieblas. Estas prácticas son abominables a Dios.




Pero cuando es Dios quien bendice, él también protege y el enemigo no podrá tocar lo que el Señor nos da. Dios derramó su favor y gracia sobre el profeta Daniel y éste en todo prosperaba; sus enemigos (por codicia y envidia) finalmente lo hicieron lanzar al foso de los leones y éstos nada le hicieron. Luego sus propios enemigos fueron lanzados allí por orden del rey, mientras que Daniel fue honrado y prosperado en el reino del rey Darío.

El versículo 24 termina diciendo “cuando subas para presentarte delante de Jehová tu Dios tres veces en el año”, lo que nos recuerda que Dios nos quiere bendecir, proteger y prosperar, pero es necesario que nosotros caminemos con él y en su palabra; hagamos lo que nos corresponde y el Señor hará el resto.

Conclusión: Dios ha establecido sus mandamientos no para molestarnos, sino para preservarnos del dolor y del fracaso. En su corazón siempre está el deseo de bendecir a sus hijos, y cuando le damos a él el primer lugar y seguimos su dirección veremos su respaldo y bendición en todas las cosas.

Escrito por Pastor Gonzalo Sanabria.

Te invitamos a leer: "EL DISEÑO DE DIOS PARA MI VIDA"


.

.

6 comentarios:

  1. La información es muy util y me ha ayudado en mi crecimiento espiritual, y mi apego al Creador es mayor y siempre dependo de ÉL.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Luis por tu comentario, es una bendición. Saludos y Dios te bendiga.

      Eliminar
  2. Muy bueno edifica y fortaleze nuestro espiritu, Dios le bendiga grandemente.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Rudel por dejarnos tu comentario. Dios bendiga tu vida y familia.

      Eliminar