Ads 468x60px

Dios es bueno con sus hijos

Dios es bueno con sus hijos.
Introducción: Seguramente hemos pasado por tiempos difíciles, o tal vez estemos enfrentándolos ahora. Pero esa realidad no derriba la verdad de Dios, él es bueno y todo aquello que pasa en nuestra vida tiene diversos propósitos. Cada prueba o crisis nos hace más fuertes y maduros en Cristo, y podemos confiar en él, siempre actúa a nuestro favor y nos llevará al mejor final…    


Dios es bueno con sus hijos.

Nos dice la Biblia en Job 42:10-11 “Y quitó Jehová la aflicción de Job, cuando él hubo orado por sus amigos; y aumentó al doble todas las cosas que habían sido de Job. Y vinieron a él todos sus hermanos… y conocidos, y comieron con él… y se condolieron de él, y le consolaron de todo aquel mal que Jehová había traído sobre él, y cada uno de ellos le dio una pieza de plata y un anillo de oro”.  

Vemos aquí como el Señor restaura a Job. Es interesante la expresión: “cuando él hubo orado por sus amigos” pues nos recuerda la importancia de orar e interceder por aquellos que nos rodean. Y Dios aumentó al doble todo lo que antes tenía Job.

Además el Señor levantó a Job delante de sus hermanos, de sus amigos y de todos los que le habían conocido. Job preparó un gran banquete y cada uno de ellos le dio una pieza de dinero (algunas versiones traducen aquí: “moneda de plata”) y un anillo de oro (seguramente no le alcanzaron los dedos para todos esos anillos).

Dios bendijo el postrer estado de Job mucho más que el primero: Job 42:12-17.

a) Al comienzo del libro de Job nos dice que él tenía once mil quinientas cabezas de ganado, ahora nos dice la Biblia que tuvo veintitrés mil, y de manera implícita el doble de tierra y de criados, requeridos para el cuidado y sostenimiento de todos estos animales.
 
b) La Biblia no nos dice que su esposa hubiese muerto, o que lo hubiese abandonado, por tanto concluimos que estaba aún con él, y le dio diez hijos más, siete hijos y tres hijas. La Biblia nos dice que aquellas hijas eran las más hermosas en toda la tierra conocida, y Job les dio herencia entre sus hermanos.

c) Al considerar el significado de los nombres de sus tres hijas, los cuales la Biblia nos revela, vemos sus virtudes o evidencias de su carácter:

Jemima: significa “Paloma” “Afectuosa”. Nos indica un carácter calmado, cálido y cariñoso.
Cesia: significa “Corteza de la canela”. Nos habla de un carácter dulce, agradable, alegre, como la canela que expide un delicioso aroma.
Keren-hapuc: significa: “Cuerno cosmético” “Niña hermosa”. Hace referencia a la belleza de ella.

En contraste con los hijos anteriores, la Biblia no resalta un mal comportamiento de estos últimos, más bien sus hijas fueron buenas esposas y madres. Dios bendijo a Job con unos buenos hijos.      
   
d) Finalmente la Biblia nos dice que después de esto Job vivió ciento cuarenta años. Tuvo la bendición de gozar de su descendencia hasta la cuarta generación, es decir disfrutó hasta de sus bisnietos. La Biblia Septuaginta dice que Job vivió 240 años.


(Te invitamos a leer nuestro nuevo libro: “La fidelidad de Dios”. Éste libro tiene como objetivo no sólo dar a conocer desde las Sagradas Escrituras la fidelidad del Señor, sino fortalecer la confianza en el cuidado divino, así como afirmar la esperanza del hijo de Dios en un mejor mañana, pues el Señor cumple fielmente sus promesas. Puedes leer éste nuevo libro aquí en: La fidelidad de Dios: Puedes confiar en Dios, él cumple sus promesas.


Creo que una reunión familiar en la casa de Job era impresionante, recordemos que él vivía en una gran hacienda, su corazón y el de su esposa se llenaba de alegría  al ver a toda su descendencia llegar… El dolor del pasado había quedado atrás y ahora disfrutaban la bendición de Dios, pues él es bueno.     
       
Conclusión: Nuestra familia no es un dolor de cabeza, ellos son una bendición de Dios. Quizá vivimos tiempos difíciles, pero el Señor sigue siendo nuestra fortaleza, él llena nuestros corazones con su amor para perdonar y tolerar. Paso a paso Dios hace su obra en nosotros y en ellos.

Persevera con la fuerza y el amor de Cristo, el Señor es quien transforma nuestras circunstancias, y derrama bendición sobre nosotros y nuestra casa.    

Escrito por Pastor Gonzalo Sanabria.

Te invitamos a leer: "CÓMO RECUPERAR EL AMOR POR DIOS"


.

0 comentarios:

Publicar un comentario