Ads 468x60px

A pesar de todo Dios está contigo

A pesar de todo Dios está contigo.
Introducción: Dios no desecha sus planes, ni se olvida de sus propósitos. A pesar de la debilidad humana, Dios muestra su grandeza y bondad. Grandeza manifestando su poder mediante milagros, maravillas y prodigios a través de aquella persona que se dispone; y bondad pues a pesar de todo los factores humanos, él sigue adelante con sus planes…

A pesar de todo Dios está contigo

Ante la presencia de Dios lo profundo de nuestro corazón se hace evidente. Éxodo 3:6

“Y dijo: Yo soy el Dios de tu padre, Dios de Abraham, Dios de Isaac, y Dios de Jacob. Entonces Moisés cubrió su rostro, porque tuvo miedo de mirar a Dios”.   

Dios se revela como el Dios de sus antepasados, y el Dios de la promesa. La reacción de Moisés “Cubrir su rostro” se debió al miedo que tenía. Moisés tuvo que lidiar con el miedo desde su gestación, pues sus padres tuvieron que esconderlo por miedo al decreto de Faraón, así como en sus primeros meses.

Por miedo al faraón tuvo que huir de Egipto, y se refugió en el desierto de Madián. Ahora tiene miedo de mirar a Dios y cubre su rostro. También observamos que cuando Dios le habla de ser el libertador de Israel expone muchas excusas nacidas en sus antiguos temores.

La Biblia nos dice que el temor pone lazo, entonces son los miedos los que nos impiden muchas veces avanzar en el propósito divino. Con frecuencia el obstáculo más grande a superar no son los poderes de las tinieblas, sino el temor. Pero la confianza en Dios siempre vencerá.

El miedo es un enemigo u obstáculo en el camino de aquel que sigue a Cristo y le sirve. Por eso con frecuencia en la Biblia encontramos que Dios le dice a sus hijos y siervos: “No temas” frase seguida de grandes y poderosas promesas. Palabras que fortalecen e impulsan al hijo de Dios, como por ejemplo lo que el Señor le dijo a Abraham en Génesis 15:1 “No temas, Abram; yo soy tu escudo, y tu galardón será sobremanera grande”.



Al estar en la presencia de Dios debemos aprovechar su amor y poder, con sencillez y sinceridad de corazón exponer nuestras debilidades, las cuales él toma y se hace fuerte en nosotros. Es por Cristo en nosotros que podemos avanzar y vencer. A pesar de todo, Dios está contigo.

Conclusión: Muchos siervos de Dios en las Escrituras enfrentaron el miedo, pero Dios nunca los desamparó ni los dejó solos en aquella lucha, siempre estuvo allí para animarlos y fortalecerlos. Cuando nuestro corazón se decide por creerle a Dios, los resultados son sobrenaturales.

Escrito por pastor Gonzalo Sanabria. 



0 comentarios:

Publicar un comentario