audio Alcanza tu bendición con la fuerza de Dios. | Estudios y Sermones

Ads 468x60px

Alcanza tu bendición con la fuerza de Dios.

Alcanza tu bendición con la fuerza de Dios.
Introducción: La Escritura nos enseña que Jesús al resucitar comisionó a su iglesia: “Id, y haced discípulos a todas las naciones”, y por supuesto nos equipó con las herramientas para hacerlo, sin embargo, el reino de las tinieblas procura estorbar y detener la obra del Señor... 


La iglesia es el instrumento de Dios en la tierra para el establecimiento de su reino, él desea que avancemos y alcancemos lo que ha diseñado para nosotros, por eso dijo: “He aquí yo estoy con vosotros todos los días hasta el fin del mundo” y esto es lo más importante, Dios mismo va con nosotros.     

Sermón: Alcanza tu bendición con la fuerza de Dios.

Las tinieblas procuran estorbar la bendición de Dios. 1 Crónicas 20:6a.  

“Y volvió a haber guerra en Gat, donde había un hombre de grande estatura, el cual tenía seis dedos en pies y manos, veinticuatro por todos; y era descendiente de los gigantes”.  

El versículo seis empieza diciendo “Y volvió a haber guerra en Gat” expresión que nos recuerda dos cosas:

El enemigo no abandona su ataque continuo. Varios gigantes habían caído por mano de David y de sus generales, pero un nuevo gigante viene contra el pueblo de Dios. De hecho el nombre satanás desde el hebreo significa en primer lugar “adversario” “uno que se opone”. Hablamos de uno que continuamente procura todos los medios necesarios para estorbar y detener la obra de Dios y el avance de sus hijos. 

La ciudad de Gat estaba bajo el dominio filisteo, por ciertos periodos de tiempo estuvo bajo el gobierno de Israel. Su nombre “Gat” significa: Lagar de uvas, prensa o tina de vino. Aquella era una tierra fértil y había muchos viñedos y prensas de uva. Es significativo que Goliat era de allí, así como éste gigante.

Podemos ver un simbolismo aquí, y es la oposición del enemigo o batalla que éste presenta para estorbar o no permitir la bendición de la tierra para los hijos de Dios. Aquella fértil tierra producía vides abundantes y fructíferas, pero estaba bajo el dominio de los gigantes.

Finalmente éste gigante fue derrotado por Jonatán (versículo 7). Dios es quien nos capacita con su poder y autoridad para vencer. El Señor bendijo a Adán con la bendición de la tierra, pero al desobedecer perdió los privilegios; sin embargo Jesucristo vino a restaurar todas las cosas, y por él podemos no sólo derrotar los obstáculos, sino cosechar las mejores bendiciones.   

(Te invitamos a conocer todos los libros que hemos publicado en Amazon, has clic aquí en: Página de Escritor Pastor Gonzalo Sanabria).  


Conclusión: Como nos enseña el tema de hoy, no hay gigante ni obstáculo más grande que nuestro Dios. Como nos dice la Escritura debemos avanzar “puestos los ojos en Jesús”, él es nuestra inspiración y fortaleza.      

2 comentarios:

  1. Avanzaremos puestos los ojos en Jesús.
    Gozosos en la esperanza
    Pacientes en las dificultades
    Constantes en la oración
    Romanos 12:12
    Q bendición poder leer la palabra De Dios y aprender de sus estudios y libros publicados que son todos buenísimos. El Señor les bendiga pastor y familia

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Sara, tus comentarios son de bendición. Dios te guarde.

      Eliminar