audio Nada puede detener los planes de Dios | Estudios y Sermones

Ads 468x60px

Nada puede detener los planes de Dios

Sermones: Nada puede detener los planes de Dios.

Introducción: El poder de Dios se hace evidente cuando las dificultades o la oposición se manifiestan. El Señor mismo nos ha equipado con su autoridad y poder para avanzar en victoria, entonces esto nos asegura que veremos acciones más grandes que los obstáculos que puedan aparecer…  

Sermón: Nada puede detener los planes de Dios.


El evangelio no puede ser detenido ni encarcelado, Filipenses 1:12 “Quiero que sepáis hermanos, que las cosas que me han sucedido, han contribuido más bien al progreso del evangelio”.

Las circunstancias por las que estaba atravesando el apóstol Pablo (estaba encarcelado) habían servido de un modo inesperado para promover el evangelio en gran manera. Éste progreso se podía observar de dos maneras: el mensaje de Cristo había llegado a la guardia pretoriana y los hermanos se habían animado a predicar el evangelio mucho más y sin temor.

Así pues ésta dificultad se había convertido más bien en una oportunidad para llevar a más lugares y a otros grupos el mensaje de Cristo. Por eso debemos ver en una crisis una oportunidad. En medio de una adversidad Pablo por el poder de Dios pudo progresar.   

Procuremos los motivos correctos para predicar a Cristo, Filipenses 1:15 “Algunos a la verdad, predican a Cristo por envidia y rivalidad; pero otros lo hacen de buena voluntad”.

Vemos aquí que no todos los que predicaban a Cristo allí lo hacían por motivos correctos, a pesar de todo el apóstol se regocijaba porque el Señor era anunciado. Aunque el Evangelio se usará para ventajas personales (lo cual por supuesto está mal), seguía Jesús siendo predicado, y esto era motivo de gozo para Pablo.   

Lo más seguro es que había un grupo de hermanos dentro de la misma iglesia que motivados por la envidia a Pablo y disputando los primeros lugares habían aumentado su labor misionera. Su interés oculto era vencer a Pablo y añadir dolor y aflicción a su encarcelamiento.         

Podemos confiar en Dios, Filipenses 1:20-22 “… En nada seré avergonzado; antes bien con toda confianza, como siempre, ahora también será Cristo magnificado… porque para mí el vivir es Cristo y el morir ganancia. Pero si el vivir en la carne resulta para mí en beneficio de la obra, no se entonces que escoger”.    

Como podemos ver el deseo de Pablo era partir y estar con Cristo, pero ante la necesidad de la iglesia se convenció de que pronto estaría en libertad y seguiría llevando el evangelio por todo lugar y fortaleciendo la iglesia de Cristo. Sería esto también la respuesta a la oración de los filipenses por el apóstol.    

Pablo estaba seguro que Cristo sería magnificado y él no sería avergonzado. Es decir el apóstol sabía que Dios le ayudaría y no lo dejaría abandonado en esa cárcel, y así mismo el nombre de Jesucristo sería exaltado. Para Pablo Cristo era la esencia, fuerza y objetivo de su existencia, por eso dice: “Para mí el vivir es Cristo”.     

Ante la posibilidad de ser liberado o morir, Pablo no toma una clara decisión. Él desea partir y estar con Cristo lo cual es muchísimo mejor, pero ante la necesidad y momento de la iglesia deja todo el asunto en las manos de Dios.   

El cristiano debe procurar una firme perseverancia, Filipenses 1:27-28 “Os ruego que os comportéis como es digno del evangelio de Cristo, para que, sea que vaya a veros o que esté ausente, oiga de vosotros que estáis firmes en un mismo espíritu, combatiendo unánimes por la fe del evangelio y sin dejaros intimidar por los que se oponen”.  

Pablo exhorta a la iglesia a comportarse como ciudadanos dignos del reino de los cielos aquí en la tierra, aunque él mismo esté ausente. No deben intimidarse por aquellos que se oponen, al contrario deben combatir unánimes por la fe del evangelio, cual gladiador en el campo de batalla, pues al final la victoria de Cristo brillará.  


(Nota personal: Quiero solicitarte un favor muy especial e importante para nosotros. Puedes apoyarnos dejando tu calificación y comentarios de nuestros libros en Amazon. Al hacer clic en el vínculo de abajo podrás calificarnos (que bueno con 5 estrellas, haciendo clic en la última a tu derecha) y saldrá allí un pequeño cuadro donde podrás escribir un buen comentario del libro. Muchas gracias por tu apoyo. Recuerda que puedes hacerlo en varios libros, ojalá con cinco estrellas, haciendo clic en la última a tu derecha. Apóyanos entonces ingresando a:   https://www.amazon.com/review/create-review/ref=cm_cr_dp_d_wr_but_top?ie=UTF8&channel=glance-detail&asin=B00TRM613W# ). 

Conclusión: No podemos negar que encontraremos dificultades y oposición en el camino de la fe, pero el bendito evangelio de Jesucristo ha venido cargado de poder y por tanto siempre las tinieblas tienen que retroceder. Mayor es el que está en nosotros que el que está en el mundo.  (Escrito por Pastor Gonzalo Sanabria)









Te invitamos a leer: "JESÚS DERROTÓ AL TENTADOR

9 comentarios:

  1. interesante y de edificacion,Dios les bendiga

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Evelio por tus comentarios y apoyo. Dios te bendiga. .

      Eliminar
  2. Un gran estudio para reflexionar y seguir aprendiendo. Muchas gracias pastor

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Sara. Dios sigue enseñándonos cada día. Bendiciones.

      Eliminar
  3. Ya no va subir predicaciones en video? Son de gran bendición para mi vida . Dios le guarda!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Dios te bendiga Ivan. Muchas gracias por tus palabras. No ha sido posible publicar por el canal de youtube, El tema del domingo puedes escucharlo en nuestra cuenta de facebook, aquí en: https://www.facebook.com/GonzaloyAndreaSanabria

      Eliminar
    2. El código del video es: https://www.facebook.com/GonzaloyAndreaSanabria/videos/1420626811390574/

      Eliminar
  4. Gracias muy buena la enseñanza los bendigo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Dios te bendiga Marina, tu comentario es muy importante para nosotros. Bendiciones.

      Eliminar