audio Depender de Dios es vital | Estudios y Sermones

Ads 468x60px

Depender de Dios es vital

Depender de Dios es vital
Introducción: Con facilidad y tal vez afanados tomamos decisiones, pero debemos cuidarnos de esto; ya que reflexionar y buscar al Señor siempre resultará en bendición. Las decisiones alocadas y apresuradas pueden fácilmente llevarnos a grandes pérdidas. Más los hijos de Dios somos guiados por el Espíritu Santo… 

Reflexión: DEPENDER DE DIOS ES VITAL.


Procura amar a Dios por encima de todas las cosas, fue precisamente esto lo que no tuvo en cuenta Judas Iscariote, según Hechos 1:15-20

“Pedro se levantó… y dijo: el Espíritu Santo habló por boca de David acerca de Judas, que fue guía de los que prendieron a Jesús… éste con el salario de su iniquidad adquirió un campo, y cayendo de cabeza, se reventó por la mitad, y todas sus entrañas se derramaron… porque está escrito en los Salmos: Sea hecha desierta su habitación, y no haya quien more en ella, y… tome otro su oficio”.      

Judas era un seguidor de Jesús y luego llegó a ser apóstol del Señor. Revestido del poder y autoridad de Cristo iba con los demás predicando el evangelio, fue testigo de los poderosos milagros del Maestro y de sus revelaciones. Comía a la mesa del Señor y era uno de sus allegados.

Lamentablemente no amó a Dios por encima de todas las cosas e impulsado por la avaricia, vendió a su Maestro por treinta monedas de plata. No basta con seguir una confesión de fe, o admirados por sus milagros seguir a Dios, es necesario amarlo, ya que el amor por él te da la fuerza para decir no a todo aquello que te quiere apartar de su presencia. Depender de Dios es vital.  

Judas vendió a Jesús y con aquel dinero compró un campo (seguro había sido un anhelo profundo de su corazón y por supuesto que Dios se lo había dado en su tiempo y a su manera, pero Judas consiguió aquel campo de modo incorrecto). En aquel campo Judas se quitó la vida y condenó su ser para siempre.

La parte final del versículo veinte nos dice: “y tome otro su oficio” expresión que nos muestra que hacer las cosas a nuestra manera no produce buenos resultados. La avaricia en éste caso hizo que se perdieran privilegios maravillosos que Dios había entregado. Pero quizá otras cosas como la ira, la envidia, la competencia, la codicia, etc, nos pueden llevar a tomar malas decisiones y afectar lo que Dios nos ha dado.            

Conclusión: Sin duda Dios sabe muy bien lo que hace y sabe a dónde nos lleva, debemos depender de él no sólo para seguir el camino correcto, sino para evitar las trampas del enemigo y superar los obstáculos del camino. Es pues vital depender de Dios.       (Escrito por pastor Gonzalo Sanabria). 

Te invitamos a leer una muestra gratis de nuestro libro: LA ORACIÓN EFECTIVA, principios y ejemplos para orar eficazmente. Haz clic en la imagen para leer la muestra, y sí deseas adquirirlo completo haz clic en el botón inferior "BUY" (comprar):



Te invitamos a leer: "NO RENUNCIES AL LLAMADO DE DIOS"

0 comentarios:

Publicar un comentario