audio Dios nos da fuerzas para seguir | Estudios y Sermones

Ads 468x60px

Dios nos da fuerzas para seguir

Sermones cristianos: Dios nos da fuerzas para seguir
Introducción: (Sermones cristianos) Ante la oposición y las dificultades el creyente puede experimentar la fatiga y el desánimo pero Dios viene con su fuerza y poder para levantarlo, es necesario seguir adelante con la fortaleza del Señor, pues adelante hay una gran victoria por alcanzar…   

Sermón: Dios nos da fuerzas para seguir

El poder del Espíritu Santo nos fortalece para perseverar (Jeremías 20:9).

Y dije: No me acordaré más de Él, ni hablaré más en su nombre: Pero su palabra fue en mi corazón como un fuego ardiente metido en mis huesos, traté de sufrirlo, y no pude.

Comentario: Como podemos ver el profeta Jeremías intentó no predicar más, procuró no profetizar más, pensó en no acordarse más de Dios, pero había en su corazón un fuego ardiente metido hasta sus huesos, fuego que no pudo soportar ni retener, cuando pensó en no seguir adelante aquel fuego del Espíritu Santo le dio la fuerza para perseverar y avanzar hacia lo que Dios le había preparado. El profeta luchaba contra diferentes obstáculos y enemigos:     

a) Los hebreos se burlaban de él (Jeremías 20:7 “Me confundiste, oh Jehová, y fui confundido; más fuerte fuiste que yo, y me venciste; cada día he sido escarnecido; todos se burlan de mí”). Dios persuadió con su amor a su hijo Jeremías para que le sirviera, sin embargo muchos se burlaban de él. Cuando decides seguir a Cristo y servirle el enemigo usará la burla como arma para desanimarte.

b) La misión de Jeremías fue difícil (Jeremías 20:8 “Porque desde que hablo, doy voces, grito: Violencia y destrucción; porque la palabra de Jehová me ha sido para afrenta y escarnio cada día”). El tiempo del profeta Jeremías fue un periodo difícil, pues por la idolatría en Judá Dios permitió la destrucción de Jerusalén por parte del ejército babilónico y los judíos fueron llevados cautivos a Babilonia.

Los mensajes proféticos de Jeremías eran de juicio y proclamaba que la voluntad de Dios era que se sometieran a Babilonia, que debían ir en cautiverio y tener hijos y vivir allá el tiempo que el Señor dispusiera. Por eso los judíos lo tenían por traidor, él experimentaba el rechazo y el menosprecio.            

c) El profeta enfrentó oposición y traición (Jeremías 20:10 “Porque oí la murmuración de muchos, temor de todas partes: Denunciad, y denunciaremos. Todos mis amigos miraban si claudicaría. Quizá se engañará, decían, y prevaleceremos contra él, y tomaremos de él nuestra venganza”). Aún sus amigos lo abandonaron, los reyes y líderes de Judá procuraban deshacerse de él. Enfrentaba aún calumnias y rechazo por parte de sus contemporáneos profetas, quienes profetizaban mal en su contra, no siendo guiados por el Espíritu Santo.

Debemos tener presente que Dios nos manda a orar por nuestros enemigos, bendecir a quienes nos maldicen, Jesús nos enseña a caminar en perdón, y poner nuestros ojos en él, porque ciertamente los hombres nos fallaran, pero aquel que confía en Dios prevalecerá.           

d) Dios está contigo (Jeremías 20:11a “Mas Jehová está conmigo como poderoso gigante; por tanto los que me persiguen tropezarán, y no prevalecerán”). Tiene mucha relevancia la expresión del profeta Jeremías “Mas Jehová está conmigo como poderoso gigante”. Es el único texto en la Biblia donde se presenta a Dios como “poderoso gigante”.

Ya que era Babilonia la potencia mundial de aquel entonces, tenía el más grande y poderoso ejército, la ciudad capital era la más importante y hermosa (de hecho tenía lo que hoy se considera una de las siete maravillas del mundo antiguo: los jardines colgantes de Babilonia). Se destacaban sus altas y gruesas murallas que protegían la ciudad.

El profeta era repudiado por los reyes de Judá, por los sacerdotes y el pueblo en general. Ante toda esa gran oposición y el gran imperio de Babilonia, Jeremías fortalecido por el fuego del Espíritu Santo dice: “Mas Jehová está conmigo como poderoso gigante” él concluye: “quizá la oposición sea grande, tal vez Babilonia tenga mucho poder, a lo mejor arrecie el enemigo, pero Dios está conmigo y como poderoso gigante me defenderá y cumplirá su propósito en mí. El enemigo delante de mí caerá, porque es más grande el que está conmigo”.            

e) No podemos ignorar las maquinaciones del enemigo. El amor por Dios tiene enemigos, las tinieblas procuran traer un ambiente de frialdad espiritual, las excesivas ocupaciones que impiden tener tiempo con Dios, la rutina religiosa que impide renovarse en Dios y por lo tanto viene la fatiga y el desgaste, el desánimo y la duda que estorban la fe en el Señor y en su poder.    

Conclusión: Recordemos aquí la expresión “Mas Dios está conmigo como poderoso gigante” pues nos enseña que aunque vengan gigantes, aunque las tinieblas lancen sus dardos de fuego y el enemigo quiere estorbar la obra de Dios y sus planes, mayor es el Señor y sus propósitos se cumplirán. Permite a Dios renovar el fuego del Espíritu Santo en tu corazón y persevera. El Señor hará cosas maravillosas.   

Escrito por Pastor Gonzalo Sanabria.



Sermón: Dios nos da fuerza para seguir  – Sermones cristianos -  

4 comentarios:

  1. Hermano quiero agradecer primeramente a Dios porque le enseña con su Espiritu Santo ud con su humildad deja almodarse en la imagen de Dios... estoy pasando por un proceso de Sanidad sus estudios me estan ayudando mucho incluso este... un abrazo a ud y su esposa ... le escribo desde argentina cordoba ciudad de cordoba

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por dejarnos tu valioso testimonio. Tus palabras son importantes para nosotros. Dios te bendiga.

      Eliminar