audio Dios nos salva de la angustia | Estudios y Sermones

Ads 468x60px

Dios nos salva de la angustia

Dios nos salva de la angustia
Introducción: A veces Con frecuencia podemos hallarnos luchando contra lo que no sabemos. Podemos hacer guerra espiritual a diestra y a siniestra, pero es necesario además evaluar nuestro corazón delante de Dios, y poder identificar la fuente u origen del fracaso personal y familiar. Cristo ha venido a liberar al cautivo…

Dios nos salva de la angustia y del dolor


Definición de la palabra “aflicción”, Éxodo 3:15-17.  

Dijo además Dios a Moisés… "Ve y reúne a los ancianos de Israel, y diles: 'El SEÑOR, el Dios de sus padres, el Dios de Abraham, de Isaac y de Jacob, se me ha aparecido y dijo: "Ciertamente los he visitado y he visto lo que les han hecho en Egipto. "Y he dicho: Los sacaré de la aflicción (angustia) de Egipto a la tierra del Cananeo, del Hitita, del Amorreo, del Ferezeo, del Heveo y del Jebuseo, a una tierra que mana leche y miel

Nota 1: Desde el hebreo del Antiguo Testamento aflicción se traduce del término “oní” que además significa: depresión, angustia, miseria. Es interesante según el versículo leído que Dios dice: “los sacaré de la aflicción o angustia… a la tierra que fluye leche y miel”.

Es la voluntad de Dios hacer libre a sus hijos de la angustia. Israel estuvo en tierra de aflicción por 400 años. Entonces su vida fue de aflicción y miseria, eran esclavos en Egipto, pero Dios dice: “Los sacaré de la angustia”.  

Nota 2: Desde el griego del Nuevo Testamento aflicción significa: angustia, opresión, tribulación, sufrimiento. Hablamos entonces de situaciones que provocan dolor en el corazón, opresión emocional, y aún miseria y escasez. Dios viene con su poder para traer libertad y bendición. El Señor no quiere que la angustia aflija el corazón de sus hijos, es necesario creer en el poder y bondad de Dios.         

Desechar el consejo de Dios y seguir el camino propio produce angustia, Salmo 107:10-11. 

Moradores de tinieblas y de sombra de muerte, Prisioneros en miseria y en cadenas, porque fueron rebeldes a las palabras de Dios y despreciaron el consejo del Altísimo;

Nota 1: Por la raíz de rebelión en el corazón humano una persona puede decidir seguir su propio camino aun conociendo la voluntad de Dios. El versículo once nos enseña que el resultado de rechazar el consejo del Altísimo y no seguir la palabra de Dios es entrar o estar bajo la sombra de muerte o en tinieblas (nótese que dice “moraban” es decir vivían o permanecían allí). Jesucristo es luz, el mandamiento de Dios es luz, al no seguirlo la persona camina en tinieblas.

Nota 2: La segunda parte del versículo once nos dice: “Aprisionados en miseria y en cadenas”. Aprisionados significa: cautivos, encarcelados en aflicción. “En cadenas” se traduce de una palabra hebrea que indica hierro que corta, de allí hachas.

Entonces hace referencia a una persona en cárcel espiritual de depresión o angustia que aflige su propio corazón por auto lastima o auto condenación. Se provoca heridas en su corazón al no perdonarse o aceptar la condena de otros sin recibir en verdad el perdón de Dios.

Nota 3: Ya que aquí aflicción también significa “miseria o pobreza” hablamos de un corazón oprimido o preso en una mentalidad de pobreza y escasez, lo que le impide soñar o creer en grandes bendiciones del Señor para su vida, y esto hace que se hunda más en la angustia. Gracias a Dios Jesucristo es nuestro libertador él rompe las cadenas de la angustia y derrama bendición y libertad.       

Conclusión: La voluntad de Dios es que sus hijos sean libres, que avancen en fe y alcancen las bendiciones que él ha planeado para sus vidas. Jesús rompe el poder de la angustia y depresión trayendo paz y gozo al corazón de sus hijos. Habla con Dios y deposita las dificultades en sus manos y verás maravillas a tu favor. 

Escrito por Pastor Gonzalo Sanabria.



Dios nos salva de la angustia. 

0 comentarios:

Publicar un comentario