audio La ira nos aleja de Dios Biblia | Estudios y Sermones

Ads 468x60px

La ira nos aleja de Dios Biblia

La ira nos aleja de Dios
Introducción: (La ira nos aleja de Dios) Cuando la ira o el enojo gobierna el corazón del hombre aun su rostro experimenta cambios. La ira nos transforma y actuamos alocadamente, nos perdemos bendiciones. Por un momento de enojo Moisés se perdió la entrada a la tierra prometida, Dios le dijo: “Por cuanto no me santificasteis delante de los hijos de Israel no meteréis ésta congregación en la tierra que les he dado”. La ira nos impulsa a hacer cosas que no convienen, por eso es tan importante que la paz de Dios gobierne nuestro corazón…      

La ira y el enojo nos alejan de Dios


Texto bíblico: Jonás 4:9 Entonces dijo Dios a Jonás: ¿Tanto te enojas por la calabacera? Y él respondió: Mucho me enojo, hasta la muerte”.

1) El enojo nace por ofensas, decepciones, abuso, maltrato, etc (Jonás 1:1-3).

Nota 1: Nínive era la capital del imperio Asirio, avanzaba con poder sometiendo los pueblos e Israel mismo sería tomado por Asiria algunos años después. Su ejército se destacaba por su gran violencia y maldad. De hecho la historia enseña que fueron los más brutales y sanguinarios (usaban torturas, decapitaciones, descuartizamientos, etc) para mantener la represión sobre los pueblos sometidos.

Nota 2: Tal vez estas acciones produjeron resentimientos en el corazón del profeta y por nada del mundo consideraba que eran dignos del perdón de Dios. A veces, por las ofensas recibidas podemos caer en el error de concluir que los otros no merecen el perdón y deben ser castigados por el Señor. El enojo nos convierte en jueces, y el verdadero juez es solo es uno: Dios, a nosotros se nos ha encomendado perdonar.            
   
2) La ira nos impide ver las cosas como Dios las ve (Jonás 3:10 y 4:1).

Y vio Dios lo que hicieron, que se convirtieron de su mal camino; y se arrepintió del mal que había dicho que les había de hacer, y no lo hizo. Pero esto desagradó a Jonás en gran manera, y se enojó

Nota 1: La Biblia nos enseña que los ninivitas escucharon el mensaje del profeta Jonás y se arrepintieron, ayunaron y buscaron a Dios. Sin embargo el profeta esperaba la destrucción de la ciudad, él no lograba ver las cosas como Dios las estaba viendo. Jonás se llenó de tristeza al ver que la ciudad seguía en pie. Es lo que nos sucede muchas veces, cuando habiendo sido ofendidos esperamos el juicio de Dios sobre aquel que nos ofendió, pero más bien vemos que nada ocurre.

Nota2: La biblia nos dice que el profeta “se enojó”. La voluntad de Dios es la que debe hacerse en nuestra vida, eso lo decimos todos. Algunas veces veremos que su perfecta voluntad no es propiamente lo que esperamos y puede provocar diversas reacciones, pero debemos evitar la murmuración, la ira y el enojo pues Dios sabe lo que hace y todo lo hace muy bien, su voluntad es vida, bendición y reposo para nuestro corazón.    

3) El enojo puede llevarnos a hacer oraciones equivocadas (Jonás 4:2-3).

Y oró a Jehová, y dijo: Ahora, oh Jehová, ¿no es esto lo que yo decía estando aún en mi tierra? Por eso me precaví huyendo a Tarsis; porque sabía yo que tú eres Dios clemente y piadoso, tardo en enojarte, y de grande misericordia, y que te arrepientes del mal. Ahora pues, oh Jehová, te ruego que me quites la vida; porque mejor me es la muerte que la vida.

Nota 1: Nos dice la Biblia “Oró a Jehová” revelando la razón por la que había huido a Tarsis y él no quería que Dios los perdonara ¿Será posible que nuestro corazón en algún momento desee que Dios no perdone a alguien? Sí, lo vemos en éste caso. El corazón del cristiano puede dejarse llenar de enojo tanto que pierde la visión misericordiosa de Dios. Desea tanto la venganza que no contempla la opción del perdón, desea tanto ver mal en el otro que no considera la bendición para él.    

Nota 2: Vemos en el versículo 3 que Jonás le pide a Dios que le quite la vida. Es tal su ira que prefiere morir que seguir viviendo. Algunos comentan que el profeta no quería perder su reputación, pues dirían: “¿cómo es posible que Jonás sea instrumento de salvación para los enemigos?”. El enojo nos lleva a decir cosas que luego nos harán daño (el profeta decía “mejor me es la muerte que la vida”).

4) El enojo y la ira nos hace soberbios y orgullosos (Jonás 4:4-5).

Y Jehová le dijo: ¿Haces tú bien en enojarte tanto?  Entonces salió Jonás de la ciudad, y asentó hacia el oriente de la ciudad, y se hizo allí un cobertizo, y se sentó debajo de él a la sombra, hasta ver qué sería de la ciudad.

Nota: La Escritura no registra respuesta del profeta a Dios cuando le dijo ¿“Haces tú bien en enojarte tanto?”. Jonás estaba enojado porque las cosas no se hacían a su manera. El enojo nos lleva a ser egoístas, impositivos y soberbios y orgullosos. La ira nos puede llevar a pedirle a Dios que castigue a otros, cuando Jesús dijo: “amad a vuestros enemigos, bendecid a los que os maldicen”.

Conclusión: El enojo es ese disgusto interno porque las cosas no se hacen como queremos. La ira es esa expresión manifiesta de enojo y resentimiento que transforma nuestro ser y nos lleva a cometer locuras. Por eso Jesús nos aconseja: “aprended de mí que soy manso y humilde de corazón”. Permitamos que la paz de Cristo gobierne nuestro corazón.

Escrito por Pastor Gonzalo Sanabria.



La ira nos aleja de Dios – Biblia.  

0 comentarios:

Publicar un comentario