Ads 468x60px

La fe en Jesús

La fe en Jesús
Introducción: Cuando todo está bien no es difícil creer en Dios, es cuando aparecen las dificultades o las pruebas que nuestra fe en Jesús es probada. La fe agrada al Señor, recordemos que Jesús le dijo a Tomás: “Porque me has visto, Tomás, creíste, bienaventurados los que no vieron y creyeron”. Una sencilla fe es mucho más valiosa que muchas palabras devotas o religiosas… 

La fe en Jesucristo


La fe en Jesús derrota el temor (Lucas 8:50).

Y oyéndolo Jesús, le respondió, diciendo: No temas; cree solamente, y será sanada

Recordemos que Jairo ha venido a clamar a Jesús la sanidad de su hija, mientras esto hacía, viene alguien de su casa a decirle “no molestes más al Maestro, tu hija a muerto”. Al escuchar semejantes palabras, sobre Jairo se viene una gran ola de temor, el miedo quiere inundar su corazón y por tanto hacerlo renunciar a su fe en Dios. 

El miedo es el que lleva a las personas a concluir: “Todo se perdió” “ya no hay nada que hacer” “ocurrió lo peor que esperaba” “bueno, que se va a hacer” de manera que se termina aceptando el fracaso o desgracia. A través de la fe el cristiano espera lo mejor de Dios, a través del miedo se espera lo peor.

Por eso antes de que el miedo inunde el corazón de Jairo Jesús le dice: “no temas, cree solamente”. Sólo confía en Dios y en su poder, él sigue haciendo milagros y tiene cuidado de sus hijos. Es la fe la que permite ver las obras sobrenaturales de Dios en nuestra vida. El miedo provoca la acción inversa, es decir el miedo hacer ver la desgracia que vendrá, mientras que la fe ve la obra del Señor.    

La fe en Jesús supera tus sentidos naturales (Lucas 8:52-54).

Y lloraban todos, y hacían duelo por ella. Y Él dijo: No lloréis; no está muerta, sino duerme. Y se burlaban de Él, sabiendo que estaba muerta. Mas Él echó fuera a todos, y tomándola de la mano, le habló, diciendo: Muchacha, levántate.

En casa de Jairo vemos un panorama contrario a la fe de él. Nos dice la Biblia que todos lloraban y se lamentaban por la muerte de la niña. Esto era lo que desde el punto de vista natural se veía, pero los ojos de la fe de Jesús veían un milagro, veían que la niña estaba dormida. La fe ve las cosas como Dios las ve, no como la mayoría de la gente en la tierra las mira.

La fe en Jesús tiene su punto de apoyo en las palabras de Aquel que nunca miente.

Las promesas de Dios son más poderosas y fieles que las realidades que vivimos, pues las cosas o eventos naturales están sujetos a lo espiritual, y en el mundo espiritual es la palabra de Dios la que gobierna y determina todas las cosas. Entonces no son nuestras circunstancias las que determinan nuestra vida, sino lo que Dios dice. La palabra de Dios y su poder están por encima de todo. Es él quien tiene el poder de cambiar la realidad que vivimos y darnos su victoria y bendición.         

Conclusión: Es vital creer en Dios, creer en su palabra, es esto lo que agrada al Señor. Cuida tu fe, mira a Jesús y él hará maravillas en tu vida y familia. Es la fe en Jesús la que te permite ver su obra sobrenatural y soberana a tu favor.

Escrito por Pastor Gonzalo Sanabria.



La fe en Jesús. 

2 comentarios: