Ads 468x60px

Con paciencia Dios nos enseña

Con paciencia Dios nos enseña
Introducción: Para aprender se requiere un corazón enseñable y humilde, difícilmente el orgullo y la soberbia permiten aprender. Por eso Dios mira de lejos al altivo, sólo el corazón que reconoce su necesidad es apto para recibir los tesoros de la revelación de Cristo…   

Con paciencia Dios nos enseña – Reflexión


Dios usa muchos elementos para enseñarnos (Jonás 4:6-8).

Y preparó Jehová Dios una calabacera, la cual creció sobre Jonás para que hiciese sombra sobre su cabeza… y Jonás se alegró grandemente por la calabacera. Más Dios preparó un gusano al venir la mañana… el cual hirió a la calabacera, y se secó. Y aconteció que al salir el sol, preparó Dios un recio viento solano; y el sol hirió a Jonás en la cabeza, y desmayaba; y deseaba la muerte, diciendo: Mejor sería para mí la muerte que la vida.

Nota 1: En este pasaje vemos que “Dios preparó una calabacera” pero también “Dios preparó un gusano” y luego “Dios preparó un recio viento solano”. Nada de esto fue coincidencia todo Dios lo había preparado, así como cuando Jonás fue lanzado al mar y “Dios tenía preparado un gran pez que tragase a Jonás” (Jonás 1:17).

El Señor sabe qué usar para enseñarnos, aunque a veces no somos buenos aprendiendo, pues Jonás vuelve a decir “Mejor sería para mí la muerte que la vida”.  

Nota 2: Vemos la mano del Señor usando ciertas cosas como la calabacera, el gusano y el viento solano, sin embargo el enojo no nos deja ver la obra de Dios, no logramos ver que la dificultad que vivimos es para quebrantar nuestro orgullo y soberbia. Que la dureza del camino no es otra cosa que un reflejo de la dureza de nuestro corazón. Es tan profunda la raíz de soberbia y enojo que requiere varias lecciones.

(Nota especial: Te invitamos a descargar gratis nuestro libro “Cómo hallar la paz interior” promoción del 26 de febrero al 2 de marzo 2017, algunos temas que encontrarás son: ¿Dónde puede mi alma encontrar paz? - No te concentres en la dificultad. - Decide soltar la angustia. - No permitas que el afán te gobierne. - La paz del corazón ayuda a dar mejor solución a los problemas, entre otros. Puedes descargarlo sin costo alguno en: CÓMO HALLAR LA PAZ INTERIOR).


Pacientemente Dios instruye a sus hijos (Jonás 4:9-11).    

Entonces dijo Dios a Jonás: ¿Tanto te enojas por la calabacera? Y él respondió: Mucho me enojo, hasta la muerte. Y dijo Jehová: Tuviste tú lástima de la calabacera, en la cual no trabajaste, ni tú la hiciste crecer; que en espacio de una noche nació, y en espacio de otra noche pereció: ¿Y no tendré yo piedad de Nínive, aquella grande ciudad donde hay más de ciento veinte mil personas que no pueden discernir entre su mano derecha y su mano izquierda, y muchos animales?

Nota 1: Con estas palabras termina el libro del profeta. Vemos entonces como conclusión una profunda enseñanza para Jonás: “tuviste lastima de una calabacera que tu no hiciste y ¿no tendré yo piedad de los hombres que he creado?”. Entonces el enojo nos impide actuar como Jesús lo haría.

Somos barro en las manos de Dios, vasijas en formación en las que el Señor ha depositado sus tesoros, y para que estos brillen con el poder de su gloria es necesario renunciar al orgullo y a la soberbia. Dios no ha terminado contigo, sigues en formación y él ha venido trabajando en ti y lo seguirá haciendo hasta que culmine en ti esa maravillosa vasija que se ha propuesto.

Nota 2: Con paciencia Dios siguió enseñando a Jonás, seguramente después de ésta experiencia el profeta siguió sirviéndole, y lo más probable es que el Señor siguió usando “otros peces y otras calabaceras” para formar en su siervo el carácter de Jesús. Dios usó a Jonás no solamente para profetizar en Nínive, también lo usó para profetizar en Israel, y el Señor lo respaldó poderosamente: 2 Reyes 14:25.


Conclusión: Es necesario reconocer nuestra necesidad de Dios, acudir a Jesús y con sencillez pedir su ayuda y su amor gobernando nuestro corazón. Jesús se sometió a la voluntad del Padre celestial (ir a la cruz por nosotros) y lo hizo con un corazón manso y humilde, y el Padre lo exaltó hasta lo sumo. Rendir nuestro corazón a Dios resultará en las más grandes bendiciones.  

Escrito por Pastor Gonzalo Sanabria.



Con paciencia Dios nos enseña. 

8 comentarios:

  1. Respuestas
    1. Muchas gracias por tu comentario Adalber, Dios te bendiga.

      Eliminar
    2. Dios ,les bendiga Pastor,le conceda y multipliqué abundantemente los deseos de su corazón,gracias por estas enseñanzas,que fortalecen grandemente.bendiciones a todos
      Los que le apoyan.

      Eliminar
  2. Me gustan muchos sus enseñansa pastor sus bosquejos y sermones

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Neftali por tus palabras, y por dejarnos tus comentarios, pues es una manera de apoyar este ministerio. Dios te bendiga.

      Eliminar
  3. Romanos 14:11. Porque escrito está:
    Vivo yo, dice el Señor, que ante mí se doblará toda rodilla,
    Y toda lengua confesará a Dios.

    ResponderEliminar
  4. Dios multiplique su sabiduria en usted pastor

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Evelio, Dios bendiga tu vida y familia.

      Eliminar