Ads 468x60px

La Oración a Dios

La oración a Dios
Introducción: Los evangelios nos enseñan que el Señor Jesús mantuvo una intensa y fuerte vida de oración, la Biblia nos dice por ejemplo “siendo muy temprano, siendo aún muy oscuro se levantaba a orar” él mismo nos enseñó “entra en tu aposento, y cierra la puerta, y ora a tu Padre que ve en lo secreto y él te recompensará en público”. La oración a Dios promueve los milagros y la obra sobrenatural de su poder…  

LA ORACIÓN A DIOS

1) Abre tu corazón para lo nuevo de Dios, Lucas 11:1.    

Y aconteció que estaba Él orando en cierto lugar, y cuando terminó, uno de sus discípulos le dijo: Señor, enséñanos a orar, como también Juan enseñó a sus discípulos

Comentario 1: Jesús tenía una intensa y constante vida de oración que inspiró a sus discípulos para solicitarle que les enseñará a orar. Ellos querían algo nuevo en su vida de comunión con Dios. Debemos tener en cuenta que los judíos oraban tres veces al día. Es interesante ver que Juan el bautista también tenía una fuerte y dinámica vida de oración era diferente al oración farisea y por eso también enseñó a sus discípulos.  

Comentario 2: Juan el bautista fue un poderoso profeta, de quien Jesús dijo “Os digo que entre los nacidos de mujer, no hay mayor profeta que Juan el Bautista”, fue el precursor o quien con su mensaje le abrió camino al Mesías y lo hizo efectivamente, y al considerar el ministerio de Jesús vemos cuan poderosos y efectivo fue, entonces si sus resultados fueron gloriosos y fueron hombres de fuerte vida de oración, esto quiere decir que la oración a Dios y los resultados tienen una gran relación.  

2) Un bosquejo de oración a tener en cuenta, Lucas 11:2-4.  

“Y les dijo: Cuando oréis, decid: Padre nuestro que estás en el cielo; santificado sea tu nombre. Venga tu reino. Hágase tu voluntad, como en el cielo, así también en la tierra. El pan nuestro de cada día, dánoslo hoy. Y perdónanos nuestros pecados, porque también nosotros perdonamos a todos los que nos deben. Y no nos metas en tentación, mas líbranos del mal”.

Comentario 1: El Señor Jesús confrontó fuertemente la religión de su época, y respecto a la oración dijo: “Y orando, no uséis vanas repeticiones, como los gentiles, que piensan que por su palabrería serán oídos”. Entonces no es por repetir esta oración que seremos oídos, es un modelo de oración. Vemos por ejemplo que la Biblia registra las oraciones del apóstol Pablo las cuales no se ajustaban a ésta oración, eran diferentes.      

Comentario 2: El Padre nuestro como conocemos ésta oración está compuesto por frases que encierran un conjunto de cosas y son motivo de intercesión y adoración. Por ejemplo la frase “Padre nuestro” debe llevarnos a agradecer a Jesús por su sacrificio en la cruz pues en virtud de esto somos hijos de Dios.

También aquí podemos hablar con Dios como un hijo habla con su padre, esto es comunión. Luego vemos la frase “Santificado sea tu nombre” lo que nos habla de adoración por todo lo que él es y hace por nosotros y así sucesivamente cada frase es un tema de oración.   


3) La perseverancia te llevará a alcanzar grandes cosas, Lucas 11:5-8.    

Y también les dijo: ¿Quién de vosotros tendrá un amigo, e irá a él a media noche, y le dirá: Amigo, préstame tres panes, porque un amigo mío ha venido a mí de camino, y no tengo qué ponerle delante; y él, desde adentro respondiendo, dijere: No me molestes; la puerta está ya cerrada, y mis niños están conmigo en cama; no puedo levantarme y dártelos? Os digo, que aunque no se levante a dárselos por ser su amigo, no obstante, por su importunidad, se levantará y le dará todo lo que necesite

Comentario 1: En primer lugar vemos el poder de la perseverancia. Podemos vernos tentados a abandonar la oración por varias razones:

a) Transcurrir del tiempo sin respuesta.
b) Respuestas que no queremos ni esperamos.
c) Complicaciones mayores del mismo tema.
d) Cuando se da lugar a la incredulidad desplazando la fe; entre otros.   

Comentario 2: La perseverancia y la fe van de la mano, pues es imposible perseverar sin creer que Dios hará un milagro. Jesús utiliza la palabra “Importunidad” es la traducción del griego “anaidia” que significa también: insolencia, descaro. Entonces Jesús nos enseña que si la insolente persistencia puede conseguir un favor de un vecino, con toda seguridad la oración ferviente y perseverante recibirá respuesta y recompensa del Padre celestial. Nunca saldrás de la presencia de Dios con las manos vacías.    

4) Promueve el principio causa-efecto, Lucas 11:9-10.

Y yo os digo: Pedid, y se os dará; buscad, y hallaréis; llamad, y se os abrirá. Porque todo aquel que pide, recibe; y el que busca, halla; y al que llama, se le abrirá

Comentario 1: Podemos recordar aquí aquel principio de la física de la Causalidad o, causa y efecto, donde un evento se debe a otro anterior. El Señor Jesús utiliza varios verbos para indicar que la acción humana provoca una respuesta divina, esos verbos son: Pedid, buscad y llamad. A su vez enseña que estas acciones tendrán respuestas: el que pide va a recibir, el que busca va a encontrar, y al que llama se le abrirá.

Comentario 2: Esta última frase es muy importante pues nos indica apertura de lo que está cerrado. En el ejemplo anterior un hombre va de noche a pedirle una ayuda a su amigo, pero la puerta ya estaba cerrada, sin embargo la puerta se abrió. Jesús dijo: “Al que llama, se le abrirá”

¿Qué puertas se te han cerrado? Te preguntas ¿Por qué no se me abren puertas? Tal vez aquellas puertas necesitan la llave de tu oración. Tal vez no es el momento de ir a pedir favores a los hombres, sino de ir ante el trono de Aquel que tiene el gobierno de todas las cosas.       

5) Ora de acuerdo a la voluntad del Padre, Lucas 11:11-13.  

¿Y quién de vosotros, siendo padre, si su hijo le pide pan, le dará una piedra? ¿O si pescado, en lugar de pescado, le dará una serpiente? ¿O si le pide un huevo, le dará un escorpión? Pues si vosotros, siendo malos, sabéis dar buenas dádivas a vuestros hijos, ¿cuánto más vuestro Padre celestial dará el Espíritu Santo a los que se lo pidan?

Comentario 1: Si el corazón del hombre natural desea lo mejor para sus hijos, mucho más lo desea el Padre Celestial. El corazón de Dios es bondadoso, el ama a sus hijos y dará la mejor e indicada provisión para cada uno. La oración a Dios es muy importante.   

Es muy interesante ver que el Señor también usa los términos serpiente y escorpión, animales aborrecidos por el judío, de hecho en relación con los demonios Jesús les dijo en el capítulo anterior: “He aquí os doy potestad para pisotear serpientes y escorpiones y sobre toda fuerza del enemigo y nada os dañará”. Dios desea el bienestar de sus hijos.       

Comentario 2: Es muy interesante ver que en éste marco de oración Jesús dice: “Pidan el Espíritu Santo y el Padre se los dará”. El Espíritu Santo es un don de Dios para sus hijos, para los nacidos de nuevo en Cristo. También nos recuerda la importancia del Espíritu de Dios en nuestra vida de oración. 

Comentario 3: Al convertirnos a Cristo nos convertimos en templo del Espíritu Santo, somos sellados con el Espíritu de Dios. Pero debemos anhelar más de él cada día, por eso Pablo dijo: “No os embriaguéis con vino, antes bien sed llenos del Espíritu Santo”.

Comentario 4: Recordemos que el rey David fue ungido en tres ocasiones: cuando fue llamado por Dios a través del profeta Samuel ante su familia, luego ungido por los varones de Judá como rey de Judá y luego por los ancianos de Israel en Hebrón como Rey de Israel.

La Biblia nos enseña también que después del derramamiento del Espíritu en Hechos dos la iglesia de Jerusalén experimentó otro mover poderoso de Dios en Hechos 4 cuando nos dice la Escritura: “Cuando hubieron orado, el lugar en que estaban congregados tembló, y todos fueron llenos del Espíritu Santo”. Ellos no estaban satisfechos, querían más del Espíritu.         

Reflexión final: Dios ha planeado bendecirte, hoy te llama a la oración. Fortalece tu comunión con Dios y prepárate para las bendiciones del Señor. Lo mejor está por venir.    

Escrito por Pastor Gonzalo Sanabria. – La oración a Dios -

Te invitamos a leer: “EL SEÑOR ES MI FORTALEZA”. 

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada