Ads 468x60px

LA FAMILIA ES DE DIOS

Introducción: Cada uno de nosotros somos un plan o diseño celestial, estamos en la tierra para cumplir propósitos divinos. También las familias juegan un papel fundamental en los planes de Dios, precisamente por eso las tinieblas atacan los hogares, pero es claro por la Escritura que la familia cuenta con la protección poderosa de Dios. Podemos recordar por ejemplo que cuando vino el juicio sobre las casas egipcias las familia hebreas fueron protegidas por la mano del Señor, de igual manera Dios nos protege hoy y nos conduce en victoria, pues la familia es de Dios…  

LA FAMILIA ES DE DIOS  

1) Los padres deben acercar sus hijos a Dios, Génesis 5:28-29.  

“Y Lamec vivió ciento ochenta y dos años, y engendró un hijo. Y le puso por nombre Noé, diciendo: Este nos dará descanso de nuestra labor y del trabajo de nuestras manos, por causa de la tierra que el SEÑOR ha maldecido”.

Comentario 1: El texto bíblico nos enseña que fue Lamec quien llamó a su hijo Noé, nombre que significa: consuelo, descanso, reposo. Esto expresa la esperanza que ellos tenían en los cambios que el Señor traería, eran pues personas piadosas y con fe en Dios. 

Comentario 2: También podemos concluir que Lamec instruyó a Noé en el temor de Dios. Él sabía que el Señor había declarado maldición sobre la tierra por causa del pecado y enseñó esto a Noé, Génesis 5:29. Noé es bisnieto de Enoc y por tanto de ascendencia piadosa, esto nos recuerda el poder que tiene la influencia de los ancestros en nuestra vida (Enoc engendro a Matusalén, éste a Lamec y el hijo de éste último fue Noé).            

2) Los padres son modelo a seguir, Génesis 6:8-10.    

“Más Noé halló gracia ante los ojos del SEÑOR. Estas son las generaciones de Noé. Noé era un hombre justo, perfecto entre sus contemporáneos; Noé andaba con Dios. Y Noé engendró tres hijos: Sem, Cam y Jafet”.

Comentario: Noé “era perfecto en sus generaciones” esto quiere decir que él era recto e íntegro en su tiempo. Era honesto y justo entre sus contemporáneos. Y añade el texto bíblico: “Con Dios caminó Noé” como su bisabuelo Enoc quien también “caminó con Dios”. Noé desarrolló una gran amistad con el Señor y su corazón era obediente a él, por eso halló gracia ante Sus ojos, y sus hijos daban testimonio de todo esto. La más hermosa enseñanza la escuchaban los hijos de Noé, no por sus palabras, sino con sus hechos en el diario vivir.           

3) Dios fortalece a los padres en medio de la dificultad, Gén. 6:11-12.        

“Y la tierra se había corrompido delante de Dios, y estaba la tierra llena de violencia. Y miró Dios a la tierra, y he aquí que estaba corrompida, porque toda carne había corrompido su camino sobre la tierra”.

Comentario 1: La frase “llena de violencia” también traduce: llena de iniquidad, robo e injusticia. Entonces hablamos de una humanidad malvada e inmoral a lo sumo (después del diluvio podemos recordar por ejemplo las ciudades de Sodoma y Gomorra). Debemos tener presente que Jesús profetizo: “Pero del día y la hora nadie sabe, ni aun los ángeles de los cielos, sino sólo mi Padre. Mas como en los días de Noé, así será la venida del Hijo del Hombre”.

Comentario 2: El tiempo para ese padre de familia fue difícil, como hoy día, sin embargo Noé se comportó y vivió como Dios esperaba que lo hiciera. Seguramente no fue fácil para Noé educar a sus hijos en medio de todo ese ambiente, pero lo hizo y muy bien. De igual manera el Señor espera que eduquemos debidamente a nuestros hijos hoy día en el temor de Dios.   

4) La familia es de Dios y por eso debe seguir su dirección, Gén. 6:13-16, 22.    

Comentario 1: Noé desarrollo una vida de comunión con Dios, su corazón era sensible a la voz divina, no sólo escuchó al Señor sino que hizo lo que él le dijo. Muchas veces hacemos según nuestros propios deseos poniendo en riesgo nuestro matrimonio o familia, o simplemente le pedimos a Dios que bendiga lo que ya hemos decidido hacer. La construcción del arca se llevó de 100 a 120 años, no era un proyecto cualquiera y la participación de la familia era importante. Dios tocó el corazón de todos y aceptaron las palabras y el desafío de Dios.    

Comentario 2: No nos quejemos, ni magnifiquemos los errores o defectos de los demás, oremos los unos por los otros y con la sabiduría alcanzada en esa comunión con el Señor tomemos decisiones acertadas. Derribemos los muros que se han levantado en casa mediante la oración y el perdón. Noé era un hombre de altar, una persona que buscaba a Dios: Génesis 8:20-22. Es la oración que agrada al Señor y que cambia las circunstancias.              

5) La familia es un regalo de Dios, Gén. 7:5-7, 13.  

Comentario 1: Noé representa al varón de la casa, el sacerdote del hogar, la cabeza que es guiada por Dios. Y en estos versículos se menciona a “su mujer” aunque no se revela su nombre, no porque no sea importante, sino porque esto mismo contiene una enseñanza (lo importante en el hogar no es el protagonismo, sino cumplir con el plan del Señor para esa familia, no se trata de alcanzar mis metas sino de llevar la casa a la meta de Dios).

Comentario 2: Debemos recordar aquí la frase de Proverbios: “La mujer sabia edifica su casa”. Noé edificaba el arca y ella edificaba la casa, el hogar, ella instruía a sus hijos en el temor de Dios, les enseñó a respetar a sus padres, también les decía “Dios habla” y por eso cuando Noé compartió lo que Dios le había dicho todos creyeron, y trabajaron juntos. Ella creo yo, tomaba a sus nueras y les hablaba de Dios, les decía como era ser una mujer virtuosa porque ella lo era.       

Reflexión final: Dios desea lo mejor para tu casa, él planeado bendecir tu hogar, y lo que más anhela es que toda tu familia conozca al Señor Jesús. Dios tiene el poder para transformar tu vida y tu casa.    

Escrito por Pastor Gonzalo Sanabria. La familia es de Dios

Te invitamos a leer: “LA SERPIENTE DE BRONCE”. 



0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada