Ads 468x60px

EL PAPEL DEL HOMBRE EN LA FAMILIA

Introducción: Dios creó al hombre y a la mujer, cada uno con características propias, con un diseño especial y único. Al considerar las grandes obras de la creación nos maravillamos, lo mismo ocurre cuando consideramos la vida microscópica… Dios también diseñó el matrimonio; el hogar es una bendición del Señor, los hijos son herencia divina, y estableció Dios un modelo y los principios para que la familia funcione y permanezca, él ha planeado bendecir y restaura tu vida… 

EL PAPEL DEL HOMBRE EN LA FAMILIA

A) Funciones del varón:      

1) La mujer debe ser amada por su esposo, Efesios 5: 25, 28.
 
“Maridos, amad a vuestras mujeres, así como Cristo amó 
a la iglesia y se dio a sí mismo por ella. Así también deben 
amar los maridos a sus mujeres, como a sus propios cuerpos. 
El que ama a su mujer, a sí mismo se ama”
 
Comentario 1: El término “amad” es traducido del griego 
“agapao” que es el amor sacrificial, que actúa pensando 
más en el otro que en sí mismo, que da sin esperar una 
retribución. En éste amor el ego u orgullo es desplazado 
para así obedecer el gran mandamiento.
 
Comentario 2: “Se entregó por ella”. La palabra “entregó” 
es traducida del término griego “paradídomi” que significa: 
rendirse, ceder, entregar. Lamentablemente lo que hacemos 
generalmente es lo contrario, pues defendemos nuestra 
opinión personal y no queremos ceder, más bien todo lo 
contrario queremos “ganar”.           
 
Comentario 3: Es fundamental tener en cuenta que la Biblia 
también nos dice: “No amemos de palabra ni de lengua, 
sino de hecho y en verdad” (1 Juan 3:18), entonces el amor 
debe expresarse, Dios mismo lo expresó enviando a su Hijo. 
Como hombres recibimos de Dios la encomienda de amar a 
la esposa y la expresión de éste amor también es muy 
importante, hablamos de:   
 
a) Expresiones verbales: palabras de valoración y reconocimiento, 
1 Pedro 3:7 “Y vosotros, maridos, igualmente, convivid de manera 
comprensiva con vuestras mujeres, como con un vaso más frágil, 
puesto que es mujer, dándole honor como a coheredera de la 
gracia de la vida, para que vuestras oraciones no sean estorbadas”. 
Cuidado con las malas palabras o el maltrato en sus diversas 
formas pues estas cosas, como dice la Biblia “estorban o impiden 
nuestras oraciones”, además de que estaríamos lesionando a 
las coherederas de la gracia, y por tanto el problema es con Dios). 
 
b) Afecto emocional: mediante la compañía, el apoyo (hablamos 
de acompañarla en situaciones como el embarazo, las crisis 
personales, sus proyectos o sueños, apoyar su anhelo de servir 
a Dios, etc).
   
c) Expresiones físicas: caricias, abrazos, besos, contacto material 
(A veces el hombre descuida esto por su naturaleza masculina, 
es decir por creación es más fuerte que la mujer y puede ser 
brusco y ordinario).   


Te invitamos a leer: "El papel de la mujer en la familia". 

 
2) El varón debe dirigir la familia, Efesios 5:23.

“Porque el marido es cabeza de la mujer, así como Cristo es cabeza de la iglesia, siendo El mismo el Salvador del cuerpo”.

Comentario: Consideremos algunos detalles y ejemplos en la Biblia:
                                                          
a) Los patriarcas como Noé, Abraham, Isaac y Jacob, fueron hombres de altar y líderes de su clan o familia. Sobre ellos residía la responsabilidad de tomar decisiones, de defender su familia, de llevarlos a buenas tierras, etc. El papel de hombre en la familia es fundamental. 
 
b) Si bien es cierto que el hombre es cabeza, y recae en él la responsabilidad de tomar las decisiones, el consejo de la mujer es fundamental, y al fin y al cabo son uno solo. Dios ha capacitado a la mujer con una intuición que el hombre no tiene tan desarrollada, por eso caminar juntos y complementarse es vital. No hablamos de un liderazgo tirano e impositivo, sino uno que escucha, atiende y concilia.     

c) Cuando la esposa le quita el liderazgo a su esposo, se ha desplazado el diseño divino para establecer un modelo terrenal, y aun demoniaco pues el espíritu de Jezabel entra a dañar el hogar.       

d) Como líder el esposo debe ser inspiración para sus hijos, y también para su esposa. Como Cristo inspira a la iglesia (hablamos de un hombre cuya familia es testigo al verlo orar, leer la Escritura, servir al Señor, etc).
  
3) Por diseño divino el varón es protector y proveedor en casa, Efesios 5:28-29.

Así también deben amar los maridos a sus mujeres, como a sus propios cuerpos. El que ama a su mujer, a sí mismo se ama. Porque nadie aborreció jamás su propio cuerpo, sino que lo sustenta y lo cuida, así como también Cristo a la iglesia

Comentario: Dios usa la frase “la sustenta y la cuida”, expresión que nos hace concluir que así como Jesucristo cuida su iglesia, Dios espera que nosotros cuidemos a nuestras esposas, así pues hablamos de:
 
a) Cuidado espiritual (el varón debe cubrir en oración su casa, tener en cuenta el consejo de Dios para las decisiones en el hogar, etc).
b) La provisión emocional, es decir animar, consolar, fortalecer a los miembros de la familia, procurar los tiempos de calidad familiar, entre otros.  
c) Cuidado material: Con buenas intenciones no vive nadie. Un buen esposo y proveedor es un varón trabajador, responsable, esforzado y diligente, no perezoso, ni vago, es una persona emprendedora. Que procura el bienestar económico de su casa y se esfuerza por ello.

Comentario: Por diseño divino la mujer requiere una atmosfera de seguridad y aún de protección; entonces cuando el hombre no provee para la familia, fácilmente aparece la decepción en la esposa y surgen las fricciones, pues ellas necesitan un ambiente seguro y que inspire confianza, y es el hombre el equipado por Dios para proveer estas necesidades. 
   
Conclusión: Dios establece su diseño y modelo para bienestar y bendición de los seres humanos. Como Padre anhela lo mejor para sus hijos, permitamos que su palabra ilumine nuestra decisiones y sigamos su consejo, y entonces en todo seremos bendecidos.

Génesis 2:24-25 “Por tanto el hombre dejará a su padre y a su madre y se unirá a su mujer, y serán una sola carne. Y estaban ambos desnudos, el hombre y su mujer, y no se avergonzaban”.

Escrito por Pastor Gonzalo Sanabria. - El papel del hombre en la familia -     


Te invitamos a leer: “LOS DOCE ESPÍAS DE ISRAEL”. 


0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada