Ads 468x60px

CON DIOS TODO LO PODEMOS

Introducción: Cada dificultad es una oportunidad para ver a Dios. Pero cuando la realidad de la crisis nos golpea podemos bajar nuestra mirada del Señor, pero él bueno y poderoso no descuida a sus hijos, de hecho él prometió “No dará tu pie al resbaladero, ni se dormirá el que te guarda” (Salmo 121:3)…    

CON DIOS TODO LO PODEMOS  

1) Hay obstáculos que nos siguen desde niños, Hechos 3:1-3.  

a) Impedido desde su nacimiento.  

Comentario: Éste hombre era cojo de nacimiento. El término griego para cojo aquí traduce también: paralitico, tullido. Era una dificultad tal le impedía desplazarse por sí mismo. De hecho vemos que en el versículo siete cuando Dios lo sana la Biblia nos añade: “se le afirmaron los pies y tobillos”. De manera que él nunca pudo caminar ni correr y jugar como los demás niños, ésta situación le impidió desarrollar una vida como los demás.      

b) Ésta dificultad lo llevó a vivir como mendigo.  

Comentario: Es interesante ver que él no optó por desarrollar otros talentos o identificar sus capacidades y usarlas. Seguramente su autoestima estaba por el suelo y no vio más allá. Quizá recibió un mal trato en casa; además para el pensamiento hebreo él estaba bajo maldición. No vio otra alternativa para vivir sino pedir limosna, y otros pensaban lo mismo pues “lo ponían cada día… para que pidiese limosna”.     

c) Cada día se sentaba a la entrada del templo.

Comentario 1: Nos dice la Biblia que era ubicado junto a la puerta llamada la Hermosa. Fue tal vez ésta puerta una donación de Nicanor, un judío adinerado de la ciudad de Alejandría, fue construida en bronce de alto valor de Corinto, por eso era la más valiosa de las puertas del templo, teniendo presente que casi todas las puertas del templo tenían una cubierta con láminas de oro y plata.

Ésta puerta tenía 24 metros de alto y 20 metros de ancho, eran necesarios 20 varones para poder cerrarla; y en éste lugar se ubicaba éste hombre, quien además era excluido del templo debido a su condición física. Los ciegos, cojos, gentiles, incircuncisos y otros podían entrar al atrio exterior (no considerado templo).   

Comentario 2: Sin duda entonces ésta puerta indicaba su límite, ésta puerta cada día le decía hasta donde él podía ir. A él lo dejaban allí, sus pies y tobillos no le permitían ir más allá. A veces lo mismo ocurre en nuestra vida hay obstáculos que levantan su voz diciendo: “Hasta aquí puedes llegar” y muchas veces escuchamos y aceptamos esa voz. Pero con Dios todo lo podemos.  
  
2) No hay obstáculo que sea más grande que el poder de Dios, Hch. 3: 4-7

a) Conocer a Cristo es el tesoro más grande.

Comentario: Aquel hombre esperaba una limosna, Pedro le dijo: “de lo que tengo te doy”. Es fundamental compartir con otros a Cristo. Muchos no pueden acercarse a Jesús, están impedidos, atados, ciegos y cojos espiritualmente hablando, debemos ayudarles, muchos están a la puerta pero necesitan ayuda, apoyo y esa misma puerta nos enseña también de Cristo, si aquella puerta era la más valiosa de todas las puertas del templo, cuanto más valioso y glorioso es nuestro Cristo. Conocer a Cristo es la riqueza y el tesoro más grande.      

b) Jesucristo. Nombre que significa: Salvador y Ungido.  

Comentario 1: Su nombre expresa su obra redentora, poder y victoria en la cruz.  El pueblo judío guardaba 3 horas al día dedicados a la oración pública, estas eran: la hora tercera, es decir las 9 de la mañana, al mediodía y a la hora novena, esto es tres de la tarde.
                                                                          .
Comentario 2: Es muy interesante ver que la hora novena fue la misma hora en que el Señor Jesús muere en la cruz del calvario. Y precisamente por ese sacrificio la sanidad vino sobre aquel paralitico. Era la hora novena, nos dice la Biblia la de la oración, era entonces la hora del sacrificio del cordero, y esto nos recuerda a Cristo, porque él es nuestra solución. Con Dios todo lo podemos.  

Comentario 3: Aquel hombre se quedó mirando a Pedro, porque él esperaba regalos y limosnas de las personas, pero aprendió que tenía que mirar a Dios, porque él es nuestro proveedor, por eso dice la Biblia: “¿De dónde vendrá mi socorro? Mi socorro viene de Jehová, que hizo los cielos y la tierra” Sal. 121:1-2.

3) Jesucristo se glorifica en nuestras dificultades, Hechos 3:8-10.

a) Comparte y expresa el gozo por la bendición de Dios.

b) Enseña a los demás el milagro de Dios en tu vida.  

Comentario: Nos dice el versículo diez que: “le reconocían que era el que se sentaba a pedir limosna”, entonces ellos seguramente decían “éste era el cojo, el limosnero, el que durante más de cuarenta años vivió impedido” etc, era para muchos “el pobrecito”, digno de lastima, pero ahora algo nuevo había sucedido, Cristo lo había visitado y ahora era otro hombre, libre, podía alabar a Dios y servirle, y por eso lo primero que hizo fue entrar con Pedro y Juan al templo, algo que durante toda su vida no había podido hacer. 
    
Reflexión final: Con frecuencia la adversidad hace que bajemos nuestra mirada de Dios, y podemos terminar aceptando el hecho de sobrevivir con la crisis, pero lo que el Señor quiere es que éstas nos impulsen y acerquen más a él, Dios hará grandes cosas y todos que él es Todopoderoso.

Escrito por Pastor Gonzalo Sanabria. – Con Dios todo lo podemos -


        

4 comentarios:

  1. Gracias por el mensaje ... esifica nuestro espiritu y alienta nuestra alma!!!!! :-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Dios te guarde Nancy. Muchas gracias por tus palabras. Proverbios 3:5-8 "Fíate de Jehová de todo tu corazón, y no estribes en tu propia prudencia. Reconócelo en todos tus caminos, y Él enderezará tus veredas. No seas sabio en tu propia opinión: Teme a Jehová, y apártate del mal; Porque será medicina a tu ombligo, y tuétano a tus huesos" Bendiciones.

      Eliminar
  2. Gracias por el mensaje ... esifica nuestro espiritu y alienta nuestra alma!!!!! :-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Nancy. Dios te bendiga. Prov. 3: 13-16 "Bienaventurado el hombre que halla la sabiduría, y que obtiene la inteligencia; porque su mercadería es mejor que la mercadería de la plata, y sus frutos más que el oro fino. Más preciosa es que las piedras preciosas; y todo lo que puedes desear, no se puede comparar a ella. Largura de días está en su mano derecha; en su izquierda riquezas y honra".

      Eliminar